José Carlos Mariátegui. Por Osvaldo Fernández

Mestizo, hijo de un descendiente de familia criolla vasca y de una familia indígena, José Carlos Mariátegui nace en Moquegua, Perú, el 14 junio de 1894. Su oficio, su universidad y el principal instrumento de su intervención política fue el periodismo.

En 1918 funda, con César Falcón, la revista Nuestra Época. Este es un período significativo de la historia peruana, cuando se produce el paso de la sociedad tradicional a la moderna. En el plano sindical, la huelga de los obreros textiles de Vitarte por las 8 horas triunfa en la Capital Se constituye la Federación Obrera Regional de Lima, y el 15 de enero de 1919 el gobierno debe reconocer la jornada de 8 horas.

Mariátegui, en otro periódico. La Razón, critica al gobierno de Leguía (1919-1929) desde su comienzo. Nunca creyó que este representante de la oligarquía civilista pudiera ser una alternativa política para el Perú. Es por eso que, a causa de las presiones de la Iglesia y del gobierno en agosto del mismo año. La Razón deja de aparecer, y sus fundadores, Mariátegui y Falcón, deben partir al exilio. En octubre de 1919 Mariátegui se embarca hacia Europa.

Así termina su formación política peruana. Con el exilio iba a comenzar su formación europea, pues fue en Italia donde conoció los escritos de Marx, e impactado por los efectos de la revolución rusa y la figura de Lenin, se hizo marxista.

En Italia asiste a la fundación del Partido comunista en el Congreso de Livorno. Presencia también la génesis del fascismo. Era el momento de la ascensión de Benito Mussolini. La otra fuerza, cuyo ascenso conoce a través del movimiento obrero italiano, en especial el de Torino, es la comunista. Mariátegui veía en el marxismo la otra fuerza portadora de mitos sociales, que también reemplazaba la “democracia burguesa.

Regresa al Perú a comienzo del año 23 y a los pocos meses participa en la Universidad Popular Manuel González Prada, donde dicta, entre junio de 1923 y enero de 1924, una serie de conferencias acerca de la crisis mundial. La audiencia estaba compuesta por los representantes de aquellos sectores sociales que en aquel tiempo emergían políticamente. Mariátegui se dirigía a ellos como la “…parte del proletariado más combativa y consciente, más luchadora y preparada…”

Desde su regreso había alimentado la idea de crear una revista. Trágicas circunstancias permitieron que ésta fuera una creación colectiva. El origen de Amauta, así llamó a la revista, hay que buscarlo en las reuniones diarias que se hacían en su casa, donde Mariátegui, amputado de una pierna, recibía en un sillón de ruedas, a lo más granado de la dirigencia política e intelectual de entonces. Cada número de la revista cobró cuerpo a través de la acción del grupo. Tuvo la facultad de reunir varias tendencias. En ella confluyeron: la influencia literaria de la vanguardia europea, la herencia indígena, las ideas marxistas, el empeño intelectual anti-oligárquico, la renovación cultural de los tiempos de la reforma universitaria. Por eso Amauta puede ser definida, al mismo tiempo, como revista de vanguardia, indigenista y socialista. Era a la vez que un espacio de debate, una revista de intervención político-cultural.

Se pueden distinguir en Amauta dos etapas:

La primera, de septiembre de 1926 a septiembre de 1928, está marcada por los artículos que Mariátegui destina a la interpretación de la realidad peruana. Es el marco político e ideológico en que se gestan los 7 Ensayos de interpretación de la realidad peruana. Fue la intención dominante durante el primer período de la revista.

La segunda etapa se inaugura con el N° 17 y va de septiembre de 1928 hasta 1930, fecha de la muerte de Mariátegui. Coincide con el rompimiento con Haya de la Torre, y la revista se hace eco de la polémica que había comenzado con los apristas. Este hecho va a apurar, por una parte, la fundación del Partido Socialista del Perú y, por otra, va a determinar que a partir de este momento Mariátegui declare la revista como una revista socialista.

En 1928 Mariátegui publica su obra más importante. Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana. La peruanidad propuesta en estos ensayos no es su única novedad: contienen también la búsqueda de una identidad, junto a la intelectualidad joven con la cual colabora y polemiza. El Perú de los años veinte era el Perú de la crisis del estado oligárquico y de la cultura civilista. Exponerlo suponía, no sólo asumir esta crisis, sino también encontrar una respuesta que se convirtiera en alternativa política frente a la clase dominante. En su artículo “La tradición nacional” Mariátegui afirma que el Perú, “…es todavía un concepto por crear. Mas ya sabemos que este concepto no se creará sin el indio.”

En la misma obra se interroga por el indígena. Un sujeto que la sociedad criolla había abandonado, y que Mariátegui recupera, amplía e introduce en cada fenómeno actual. El pasado incaico se integra a la idea de la nación. Se convierte así en un concepto clave, no solo para enfrentar al nacionalismo criollo y disputarle el patrimonio de la tradición, sino también para unir la vanguardia con el indigenismo. El problema del indio pasa a ser definido como el problema general del Perú, y su solución no sólo tenía que ver con las comunidades indígenas, sino con toda la sociedad, con su futuro y con la posibilidad de establecer una sociedad socialista.

Murió el 16 de abril de 1930, a raíz del mismo virus que le había significado la amputación de una pierna en 1924. Dejó este mundo con un amplio haber político y teórico a su favor. Además de los treinta números que alcanzó a publicar de Amauta, había fundado la revista Labor, el 10 de noviembre de 1928, y creado el Partido Socialista del Perú en el mismo año.

Con ocasión del segundo aniversario de Amauta. Mariátegui dijo a propósito del

socialismo, lo siguiente:

«No queremos, ciertamente, que el socialismo sea en América calco y copia. Debe ser creación heroica. Tenemos que dar vida, con nuestra propia realidad, en nuestro propio lenguaje, el socialismo indo-americano. He aquí una misión digna de una generación nueva.»

Anuncios
This entry was posted in Agentes Sistema Educacional by Cuadernos de Educación ISSN 0719-0271.. Bookmark the permalink.

About Cuadernos de Educación ISSN 0719-0271.

Como grupo de académicos de izquierda mantenemos desde hace un tiempo una reflexión acerca de la educación superior en Chile. En conocimiento de que otros colegas han estado preocupados por una problemática similar, y han elaborado trabajos al respecto, les invitamos, por medio de esta hoja a debatir en conjunto. Esperamos que este sea el embrión de una futura discusión que no dudamos será enriquecida gracias al debate. Por supuesto que para que este debate rinda frutos, debe incluir a todos quienes estamos por un nuevo sistema universitario, razón por la cual desde ya invitamos a contribuir en números posteriores a quienes entiendan la Universidad de manera no funcional al actual modelo económico. Esperamos que esta publicación sea un aporte para quienes vivimos con entusiasmo y espíritu crítico el quehacer universitario, y ojalá también ella contribuya a instalar en el ambiente académico una discusión que permita resolver profundas contradicciones que todavía se arrastran desde la dictadura, como son los problemas globales de la educación en nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s