Hacia una real calidad en nuestra educación. Por Ricardo López

La “rebelión de los pingüinos” ha provocado una discusión de fondo en nuestra sociedad; la calidad de la educación en Chile.

Todos rasgaron vestiduras. La educación chilena no tiene calidad, dijeron los nostálgicos de la dictadura, la Iglesia señaló el mismo diagnóstico, los neoliberales de ¡a Concertación lloraron sobre la leche derramada, y al final -como siempre- llamaron a conformar una “comisión asesora presidencial” para aplacar el clamor de una gran mayoría nacional que exigía respuestas y soluciones al problema de la calidad de la educación.

Esta comisión, nominada a dedo por los mismos responsables del problema, arribó a la siguiente conclusión: “Si bien !a educación chilena ha experimentado cambios y progresos, ella no está en condiciones de responder a las necesidades de más largo aliento que deben satisfacerse para garantizar el desarrollo sostenido del país” (Resumen Ejecutivo Informe Final Consejo Asesor Presidencial). También esta Comisión concluye en que e! resultado de esta situación afecta y limita la competitividad del país.

La preocupación de los sectores neoliberales pasa única y exclusivamente por constatar que nuestra educación no está garantizando el “crecimiento económico” (maná del cielo prometido por los sacerdotes del templo neoliberal).

¿Cómo es posible que después de 30 años de aplicación dogmática del modelo neoliberal, se nos diga algo que es contradictorio con lo que majaderamente han señalado en estos años? ¿Somos o no los tigres de América Latina? ¿Somos o no un ejemplo de desarrollo en nuestro vecindario?

¿Qué es calidad?

Si vamos a hablar de “calidad” de nuestra educación, resulta imprescindible ponerse de acuerdo en qué es calidad, para ello utilizaré la definición de calidad que establece la Organización Internacional de Estándares (ISO por su sigla en inglés) y que es utilizada en la familia de Normas ISO 9000 que establecen los requerimientos para sistemas de gestión de la calidad: ” La calidad se conforma en todas las características de una entidad que inciden en su habilidad para satisfacer requerimientos específicos”.

Entonces la calidad no es un concepto absoluto sino que relativo al cumplimiento de requerimientos específicos.

Veamos entonces quiénes y qué requerimientos han sido establecidos para nuestra educación desde la dictadura hasta el cuarto gobierno de la Concertación.

Requerimientos que se han impuesto a nuestro sistema educacional en todos sus niveles y generan los pobrísimos resultados en todos los test de medición de nuestra educación. (SIMCE, TIMMS, PSU, entre otros)

Los requerimientos del neoliberalismo

El modelo neoliberal tiene una doctrina, es decir un ADN ideológico. Éste se comienza a conformar en la década de mil novecientos setenta, coincidentemente con un proceso de envejecimiento del modo de dominación capitalista y que gatilla una contraofensiva del imperialismo norteamericano después de tres sucesos históricos: la derrota del imperialismo en Vietnam, el escándalo de Watergate y el golpe de estado del 11 de septiembre de 1973 en Chile.

Es precisamente, en el año 1973, en que e! banquero David Rockefeller da forma y financia la llamada “Comisión Trilateral”, integrada por alrededor de trescientos hombres de negocios, políticos e intelectuales de EE.UU, Europa y Japón. La Comisión trilateral responde a la necesidad de los monopolios transnacionales de disponer de mecanismos de elaboración teórica y formulación política para enfrentar las contradicciones derivadas del proceso de concentración transnacional de la producción y de la propiedad.

El primer informe de esta Comisión Trilateral es publicado en 1975 y se titula: La crisis de la democracia: Informe sobre la gobernabilidad de las democracias para la Comisión Trilateral”.

Samuel Huntington, uno de los integrantes, señala que: “en la década de mil novecientos setenta se había registrado una explosión del igualitarismo democrático encarnado en los múltiples grupos de interés que abrumaban al Estado con demandas por encima de sus posibilidades, situación que repercutía en una sobrecarga impositiva con efectos negativos para la valorización del capital”.

El mismo Huntington ofrece una solución: fomentar el gobierno de las elites, promover la apatía de las mayorías, limitar las expectativas de las capas sociales bajas y medias, aumentar el poder presidencial, fortalecer el apoyo del Estado al sector privado y reprimir a los sectores radicalizados del movimiento sindical. ¿Le suena conocido?

Tras su diagnóstico, la Comisión Trilateral evacua sus recomendaciones:

  • Promover la autocensura, la censura y la manipulación de los mensajes de los medios para fortalecer la autoridad   estatal    y     promover los intereses del capital.
  • Neutralizar la producción intelectual adversa a los intereses del capital, fomentando una “intelectualidad tecnocrática”.
  • Restringir y tamizar el ingreso a la educación superior, y reorientar a la gran masa de la población juvenil hacia carreras técnicas de nivel medio.
  • Cooptar a la dirigencia sindical, desregular la política salarial.
  • Fortalecer la autoridad presidencial.
  • Desactivar la oposición ciudadana a las agresiones militares externas.
  • Garantizar niveles mínimos de subsistencia para los sectores populares desprotegidos.

Masificar el concepto de sociedad de consumo.

Noam Chomsky resume este informe de la siguiente manera: Gobernabilidad sí, Democracia no. ¿Les vuelve a sonar conocido?

Nuestro sistema educacional ha respondido con creces para alcanzar los objetivos planteados por este primer “think tank’! neoliberal.

Debemos entonces considerar que desde e! punto de vista del sector dominante, la educación en Chile es una educación de “calidad”. Estas son las principales recomendaciones que se han impuesto a nuestro sistema educacional, impuestos a la fuerza durante la dictadura y luego con la prometida y no cumplida alegría de la Concertación, apoyada en una política de “consensos” soportada en un alegre apoyo de la derecha económica a través de los medios (TV. radio y prensa), cada vez más concentrados en su propiedad.

El daño causado a varias generaciones es irreversible, hemos estado formando homus oeconomicus. que deriva en capital humano (como acertadamente lo señalan los economistas y educadores neoliberales). De esta forma el sistema y sus mandarines confirman lo que Marx planteara hace ciento cincuenta años: “El ser humano es, y no puede ser otra cosa, para el burgués, que capital variable – una concreción pasajera en una perenne relación de explotación social”.

Los dirigentes de la Concertación no pueden acogerse a! subterfugio de la ignorancia, los resultados son demasiado evidentes y la historia les pasará la cuenta. La derecha económica y política, está en lo suyo.

El proceso de Reforma que viene

La derecha insistirá en su dogmática receta de “más mercado – menos estado” que implica dejar operar a la mano invisible para que operen los ciclos de aceleración de la tasa de ganancia (plusvalía) y de la acumulación de capital. Es decir perpetuar una sociedad inequitativa y con niveles, cada vez mayores, de explotación.

La Comisión Asesora Presidencial establece que el capital humano equivale a ocho veces el producto nacional, en cambio la dotación de recursos naturales equivale a tres veces el producto y el stock de capital físico a 2,4 veces el producto.

Al leer los artículos del MINEDUC, en particular los de su Secretaría Técnica y los artículos de Expansiva, en que la voz cantante la llevan Brunner y Cía., se desprende que el único objetivo es: “formar capital humano para sobrevivir en el siglo XXI”.

¡Como no! Hay más potencial de acumulación en capital humano que en los otros factores clásicos, tierra y capital, ya apropiados.

Estos sectores dominantes, la derecha económica, política y los nuevos administradores del modelo, la dirigencia concertacionista, están, en lo medular, de acuerdo: hay que acelerar la formación de capital humano, nada de humanismo, nada de cultura, nada de solidaridad, nada de ética, nada de divergencia intelectual….

Primera recomendación de la Comisión Asesora Presidencial:

“Para avanzar el país necesita definir y mantener de ahora en adelante una política coherente y efectiva de ampliación y mejoramiento de su capital humano incluyendo de manera integrada las políticas de educación fundamental (preescolar, básica y media), de educación superior y de educación continua, con su triple componente de capacitación laboral educación compensatoria y educación continua.

En el tránsito hacia la sociedad global de la información y una economía basada en el uso intensivo del conocimiento, ésta debe ser la primera y absoluta prioridad de la sociedad y el Estado, compartida por el gobierno; la oposición, los trabajadores y empresarios, los sostenedores y docentes, las familias y los alumnos” (sic).

Segunda recomendación:

“Es urgente reponer este círculo virtuoso en un nivel tecnológicamente más alto de la economía y en nivel superior de capital humano para empujar otra vez hacia arriba: sostenidamente, la productividad y competitividad del país.

Las recomendaciones son trece pero estas dos primeras generan el marco ideológico: se requiere continuar acelerando el proceso de valoración del capital, sin importar como se reparta. La variable sigue siendo la misma: el crecimiento económico.

Si la Presidenta Bachelet considera estas recomendaciones, es muy probable que tengamos en el Congreso un proyecto de Ley que asegure la continuidad de una calidad de nuestra educación, basada en requerimientos impuestos por los sectores dominantes, asegurando así un específico sujeto social que permita cumplir los objetivos del modelo: acelerar la concentración y crecimiento de las utilidades del gran capital.

El sujeto social del neoliberalismo

El sistema neoliberal requiere de un sujeto social muy particular. Desde la óptica formativa, éste puede ser explicado con el modelo desarrollado por W. Perry, el cual establece cuatro etapas de desarrollo en el funcionamiento cognitivo.

La primera etapa, el extremo más frágil y necesitado por el modo de dominación neoliberal, se denomina de dualismo (conocimiento receptivo) y sus características principales son:

El significado tiene sólo dos valores: bueno o malo, correcto o incorrecto. La validez del conocimiento es cuestión de autoridad. Lo que no es éxito, es fracaso. Los sistemas de valores pierden potencia e importancia en la sociedad. El principal regulador de la vida en la sociedad civil es el mercado. Se establecen en el modo de vida, la fragmentación, la incertidumbre, la falta de sentido y el hedonismo.

No hay criterios para hacer proyectos. La herencia cultural de esta etapa es conmovedora: todo es consumible, todo es renunciable, la norma es vivir al día, no existe la trascendencia, no hay proyecto de vida.

Las etapas intermedias denominadas de multiplicidad (conocimiento subjetivo) y relativismo (conocimiento procedimental) son estadios del funcionamiento cognitivo, que aún tienen falencias graves: pero que avanzan en el logro de formar seres humanos íntegros.

La cuarta etapa, el extremo de formación de mayor desarrollo, denominada de compromiso (conocimiento construido) tiene las siguientes características principales:

El conocimiento es subjetivo e implica un compromiso personal con ciertos valores. La diversidad es válida e implica hacerse responsable de su posición. La herencia cultural de esta etapa es la de generar ciudadanos racionales: éticos y estéticos.

Es obvio que el tipo de sujeto que requiere e! sistema neoliberal es el de primera etapa: un sujeto irreflexivo, no solidario, acrítico y amoral. En cambio, el sujeto comprometido, aquel que construye conocimiento, es peligroso para el sistema, pues incrementa la disposición a luchar por un cambio cualitativo, es capaz de rebelarse frente al robo, la injusticia y la exclusión social, económica y política.

El sistema de educación chileno viene por muchos años entregando a nuestra sociedad generaciones de estudiantes-profesionales duales, necesarios para el modelo neoliberal, pero de un nivel precario e insatisfactorio para construir un país más democrático, justo, solidario e independiente.

¿Qué hacer?

Si queremos una educación de calidad, debemos ser capaces de remover los “requerimientos específicos que han establecido los sectores dominantes el capital transnacional, los capitales monopólicos nacionales la oligarquía nacional, los poderes fácticos, los administradores de la herencia dictatorial. Debemos avanzar en el proceso de poner a las mayorías nacionales, sus organizaciones políticas y sociales, en condición de imponer nuevos requerimientos para nuestra educación.

Debemos pasar de una educación, exclusivamente digitada por la variable de crecimiento económico, a una educación que responda a requerimientos de la sociedad chilena, formada y discutida sin exclusiones, donde las partes interesadas tengan real participación.

Una educación que permita en nuestra sociedad avanzar en la creación de valor social y valor medioambiental. Una educación que construya cultura nacional, una educación que genere sujetos que construyan conocimiento, solidarios, críticos, éticos y estéticos.

Una educación que nos permita generar un desarrollo justo, no sólo con los humanos, sino también con toda la biodiversidad ambiental, que proteja, para generaciones futuras, el planeta.

El sistema educacional, así como el bombardeo mediático son herramientas de dominación, ambos son decisivos en la formación del sujeto que el neoliberalismo desea. Debemos comprender que la actual democracia representativa no es tal, en realidad es una democracia sustitutiva, los sectores dominantes no nos representan, nos han sustituido y nos excluyen de todas las decisiones importantes, incluida la educación que queremos para nuestros hijos y que nuestro país necesita.

Somos parte interesada, en un proyecto de educación de calidad para la sociedad chilena: los académicos, los profesores, los alumnos, los trabajadores, los padres de familia, la comunidad científica, los creadores, los micro y pequeños empresarios, y debemos dar lo mejor de nuestros esfuerzos por participar e incidir en la generación de nuevos requerimientos para nuestra educación. La organización y movilización de estas partes interesadas es vital para generar un proceso de discusión, a nivel nacional, que imponga los nuevos requerimientos y asegure los recursos para lograr una verdadera calidad en nuestra educación.

LOA AL ESTUDIO

¡Aprende lo más simple! Para aquellos

Cuyo momento ha llegado

Nunca será tarde.

Aprende el abecé. No bastará.

¡Pero apréndelo! ¡Que   no te desalienten!

¡Empieza ya! ¡Debes saberlo todo!

Tendrás que asumir la dirección.

¡Aprende, hombre en el exilio!

¡Aprende, hombre en la cárcel!

¡Aprende, mujer en la cocina!

¡Aprende, muchacho de dieciséis!

Tendrás que asumir la dirección.

¡Busca la escuela, tú el sin techo!

¡Consigue conocimientos, tú el con frío!

Tú el con hambre, toma el libro: es tu arma.

Tendrás que asumir la dirección.

No temas preguntar, compañero!

Que no te envuelvan con palabras!

Averigua por ti mismo!

Lo que no sabes por ti mismo

Es que no lo sabes.

Revisa la cuenta,

Tú eres quien la paga.

Pon tu dedo en cada suma y pregunta:

¿De dónde viene esto?

Tendrás que asumir la  dirección.

Bertolt Brecht (1398-1956)

Anuncios
This entry was posted in Agentes Sistema Educacional by Cuadernos de Educación ISSN 0719-0271.. Bookmark the permalink.

About Cuadernos de Educación ISSN 0719-0271.

Como grupo de académicos de izquierda mantenemos desde hace un tiempo una reflexión acerca de la educación superior en Chile. En conocimiento de que otros colegas han estado preocupados por una problemática similar, y han elaborado trabajos al respecto, les invitamos, por medio de esta hoja a debatir en conjunto. Esperamos que este sea el embrión de una futura discusión que no dudamos será enriquecida gracias al debate. Por supuesto que para que este debate rinda frutos, debe incluir a todos quienes estamos por un nuevo sistema universitario, razón por la cual desde ya invitamos a contribuir en números posteriores a quienes entiendan la Universidad de manera no funcional al actual modelo económico. Esperamos que esta publicación sea un aporte para quienes vivimos con entusiasmo y espíritu crítico el quehacer universitario, y ojalá también ella contribuya a instalar en el ambiente académico una discusión que permita resolver profundas contradicciones que todavía se arrastran desde la dictadura, como son los problemas globales de la educación en nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s