Reseña:Megaincendio en Valparaíso. La historia de precariedad y corrupción que devastó al Puerto Principal

El 12 de abril de 2014 un incendio de grandes proporciones consumió buena parte de la zona alta de Valparaíso, dejando a más de 12 mil personas sin su hogar y arrebatando 15 vidas humanas. El libro “Megaincendio en Valparaíso. La historia de precariedad y corrupción que devastó al Puerto Principal” contiene un reportaje periodístico exhaustivo sobre esta tragedia, escrito por la periodista de la Universidad de Chile, Valentina Andrade Lillo.

La investigación busca reconstruir la historia con un relato ágil, al mismo tiempo que persigue explicaciones sobre cómo fue posible que la ciudad y su población se vieran tan vulnerables a un desastre de esta magnitud. En cuanto a ello, las aristas son variadas y diversas; desde condiciones climáticas, urbanas, políticas y hasta históricas, pero presentando un factor común: la pobreza. El texto se sumerge en algunos de los peores y más dolorosos males que presenta nuestro país: la segregación habitacional, precariedad social, inseguridad urbana, desigualdad económica y corrupción política.

Anuncios

Reseña del libro: Memoria, Historiografía y Testimonio.

Memoria, Historiografía y Testimonio.

Pablo Aravena y Walter Roblero (Editores), Universidad de Valparaíso / Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, Santiago, 2015, 125 pp.

2015-libro-memoria

Este libro reúne la mayor parte de los trabajos expuestos en el I Encuentro Nacional de Historia Oral, efectuado en agosto de 2014 en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos y la Universidad de Valparaíso. Esta fue la primera actividad pública de la Red de Historia Oral y Archivos Orales, organización que se venía gestando, en reuniones de un pequeño grupo de investigadores, desde un año y medio antes, animada principalmente por académicos de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, investigadores del Museo de la Memoria y profesionales ligados a las Ciencias Sociales vinculados a ONGs y organizaciones de defensa a los Derechos Humanos surgidas en los 80s (PIDEE, FASCIC, ECO) para hacer frente a la dictadura de Pinochet.

La Historia Oral, como “sub-género” de la historiografía, sigue siendo un campo en gran medida ilegítimo dentro de los lindes de la disciplina. Y no podría ser de otra manera si la centralidad del documento escrito es el puntal en que se afirmó el conocimiento del pasado y el acontecer humano para conseguir su estatuto “moderno”, de manera que la Historia Oral es mucho más que una opción historiográfica, mucho más que una metodología, es un cuestionamiento a la misma historiografía como saber moderno, es, en definitiva, una de las mayores expresiones del momento posmoderno de la disciplina. Su cercanía al estudio de fenómenos que se asocian habitualmente a la pérdida de fe en el progreso y la razón (y por lo tanto a la Historia) no es casual. En aquel lejano momento, en algún recodo de la Europa de los siglos XVI o XVII, como lo ha mostrado Carlo Ginzburg, se hubo de optar por la escritura y dejó de lado el relato oral para así deshacerse de los gestos, los tonos e inflexiones, en fin la particularidad del testimonio, para en cambio propender a lo reproducible idéntico e invariable, era la forma en que la historia se asimilaba al paradigma galileano, a la “razón”. Ya en el siglo XVIII Voltaire condenaría todo lo que viniera de la tradición oral e incluso de aquella escritura que guardara las señas de la oralidad (el lenguaje figurativo). En el siglo XIX la historia se hace con textos y los Estados los apilan en los Archivos Nacionales. Pero los acontecimientos del siglo XX (el más tematizado de todos: el Holocausto o la Shoa y en su estela todas las masacres políticas y coloniales) exigieron de vuelta lo que la historia había excluido en su configuración moderna.

De aquí se podrán entender las diversas discusiones que se pueden derivar de la Historia Oral: filosóficas unas, éticas otras y teórico-historiográficas las más. Todo estudio de Historia Oral no solo implica la dificultad propia a toda investigación, sino un esfuerzo por abrir áreas y campos cerrados o abordados de manera reduccionista por la historiografía tradicional.

Otro tanto se desprende de la opción por los Archivos Orales. Quienes han optado por el trabajo en este marco deben asumir que han abandonado ya la Historia para en cambio alojarse en lo que hasta aquí se había considerado, desde el verosímil del trabajo del historiador, como la “fase previa”. En un archivo se contienen materiales diversos, su jerarquización es siempre problemática y difusa, pues lo que hoy parece insignificante, incluso indigno de archivación, puede tener una magnitud inesperada en el futuro (si es que esta palabra cabe en la sensibilidad archivístico-patrimonial). La opción por el archivo es más radical aún que la de la Historia Oral, es el escepticismo casi pleno afirmado tan solo en el azar, en la posible subjetividad que, en otro tiempo, pueda hacer algo con estos escombros que se arrojan a nuestros pies sin que puedan ya ser ordenados con sentido (para usar la imagen benjaminiana), pero que poseen el potencial de la interrupción.

Paradojalmente este nuevo “libro de historia” está atravesado por el problema que implica seguir en el oficio del historiador, pero sin historia.

Esos problemas de calado epistemológico son abordados en la primera sección, Encuadres, por Mario Garcés y Gabriel Salazar. También parte de estos problemas son abordados, ya a propósito del testimonio de las violaciones a los Derechos Humanos en Dictadura por Nancy Nicholls. Luego se incluyen importantes reflexiones en torno a proyectos de memoria reconocidos en nuestra sociedad, como el Parque Villa Grimaldi, la Casa de la Memoria José Domingo Cañas y los archivos de la Maestranza Barón de Valparaíso y la Casa de los Derechos Humanos de Coquimbo.

El libro puede ser descargado de manera gratuita desde el sitio web del Museo de la Memoria y Los Derechos Humanos, sección Publicaciones:

http://www.museodelamemoria.cl/category/publicaciones/

Reseña del libro “La vía chilena al socialismo. El pensamiento político de Salvador Allende” de Eliseo Lara Órdenes

Este libro de Eliseo Lara Órdenes partió siendo su tesis de grado para optar a Pedagogía y Licenciatura en Filosofía, y de la continuación de sus investigaciones posteriores, dentro de lo que conforma, en la Academia, la filosofía latinoamericana, o sea, los estudios sobre el pensamiento de nuestro subcontinente.

La obra consta de cuatro capítulos: Historia e identidad, Rasgos de la identidad chilena que influyen en la formación del pensamiento político de Salvador Allende, Análisis conceptual de su pensamiento político, y las Conclusiones. Además, consta de una abundante bibliografía, también  digital, y una filmografía.

La novedad que se introduce en este libro, al compararlo con la Tesis de Grado, es la Introducción, en la cual se efectúa un rastreo histórico de las condiciones sociales y culturales chilenas y europeas que influyeron en la creación del pensamiento original del Presidente Salvador Allende.

portada int
Aquí comparecen las huellas y vestigios del liberalismo y del positivismo y de cómo fueron adaptadas a la realidad latinoamericana, para pasar posteriormente a la construcción del imaginario político y cultural de las clases populares y su posterior manifestación en partidos políticos de izquierda, desde el anarquismo de los primeros años, al socialismo y comunismo posteriores. Aquí se hace presente la influencia de Marx y también de los pensadores italianos Antonio Labriola y Antonio Gramsci, así como Adolfo Sánchez Vásquez, lo que conduce al autor a apreciar el pensamiento allendista como una filosofía de la praxis. En este punto se encuentra una de las contribuciones más importantes de Eliseo Lara, cuando escribe: “No se puede comprender la Vía Chilena al Socialismo sin estudiar el pensamiento político de Salvador Allende, como tampoco se puede abordar este último sin comprender los antecedentes socioculturales de la Vía Chilena”.

Otro apartado importante es la referencia a los trabajos sobre la construcción del Sujeto latinoamericano del filósofo argentino don Arturo Andrés Roig, y los aportes que hicieron los pensadores chilenos José Victorino Lastarria, Francisco Bilbao y Santiago Arcos, para comprender las luchas entre liberales y conservadores en los primeros años de la República, que se van concretando en los cambios que introducen los tres presidentes liberales: Errázuriz, Santa María y Balmaceda. Mientras, en los estratos populares surgen las sociedades de resistencia y el movimiento sindical chileno, que empiezan a conmemorar el 1º de Mayo, hasta llegar a una de las cúspides del movimiento progresista chileno, que fue el triunfo del Frente Popular, encabezado por el profesor Pedro Aguirre Cerda en 1938.

De todo este proceso nacional e internacional va surgiendo una síntesis en el pensamiento de Salvador Allende, en cuanto los procesos populares de liberación se pueden obtener a través de vías democráticas, y no sólo a través de revoluciones armadas, y de cómo los gobiernos populares, se pueden dar en pluripartidismo, en pluralismo económico y en pluralismo ideológico. Concepciones originales que lo transforman en el único político chileno de nivel universal. En definitiva, el ideario allendista es siempre libertario, revolucionario y democrático, y participa con la misma fuerza en su universalidad, su esfuerzo constante por la recuperación de las riquezas naturales de nuestro país, por la emancipación de la mujer y de los jóvenes, poniendo la educación al alcance de todos, a través de una verdadera revolución cultural, uno de cuyas cimas más altas fue la producción masiva de libros y revistas por la Editorial Quimantú.

Es esta herencia allendista, la que se hace presente en los diversos cambios progresistas que ha habido en Brasil, con Lula, el primer obrero que llega a ser presidente de la República, en Venezuela, con Chávez, en Bolivia, con Evo Morales en que por primera vez en la historia un indígena, representante de los pueblos originarios, se entroniza legalmente en la presidencia, y lo mismo podemos decir en Chile en relación a la doctora Michelle Bachelet, o a Tabaré Vázquez, médico oncólogo del Uruguay, o a Daniel Ortega en Nicaragua, en Ecuador con Rafael Correa, o al obispo Fernando Lugo en Paraguay, y también es menester nombrar el triunfo del presidente Bharrat  Jagdes en Guyana, y el de Ronald Venetian en Surinam. Todos ellos, al obtener sus victorias han reconocido que las han logrado siguiendo el legado de Salvador Allende.

Esta obra de Eliseo Lara es una valiosa contribución a hacer de éste, que es el porteño más universal, un elemento indispensable en los estudios académicos en Chile, en el esfuerzo por llevar su herencia a la política práctica del país, y a poner su ejemplo a nivel nacional al mismo nivel de que goza en el plano internacional.

Estiba y Desestiba. Trabajo y Relatos del Valparaíso que fue (1938 – 1981)

Presentación al libro

Estiba y Desestiba. Trabajo y Relatos del Valparaíso que fue (1938 – 1981)

de Valentina Leal & Carlos Aguirre

(Facultad de Humanidades, Universidad de Valparaíso, 24 de enero de 2013)

Pablo Aravena Núñez

Buscando algún referente del trabajo que hoy comentamos, es decir, algún otro texto anterior que diera cuenta de la realidad de los estibadores de Valparaíso desde sus propias experiencias, fui a dar con el volumen 18 de la colección “Nosotros los chilenos”, publicado en junio de 1972 por la Empresa Editora Nacional Quimantú, titulado “Así trabajo yo”, en donde la primera parte está dedicada a los estibadores. En primer lugar con esto quiero hacer notar que en cuarenta años no surgió una iniciativa similar, pese a las dramáticas transformaciones de nuestro puerto y el enorme costo humano para los trabajadores y, consecuentemente, para la ciudad. He aquí una primera interrogante: ¿Por qué no se formuló antes un proyecto tal considerando que en Valparaíso coexistieron tres departamentos universitarios de historia? En cambio ¿a qué temas estaban –y están– dedicados nuestros historiadores locales? ¿Qué servicio han prestado en pro de la comprensión de los problemas más apremiantes de la ciudad?

estibadoresPara más, a estas alturas ese texto de Quimantú no nos sirve por sí solo para comprender lo que nos acontece en Valparaíso. En este sentido tampoco es equiparable al que hoy nos entregan Valentina Leal y Carlos Aguirre. Y no solo por las intencionalidades de cada proyecto (las dos políticas, aunque con distinta intensidad): la construcción/afirmación de una identidad proletaria (el primero) y la explicación genealógica de un presente problemático (el segundo). Sino porque el primero, el de Quimantú, ha devenido en “documento para la historia”.

Para el caso, debemos entender que un documento es un texto trasformado en huella y para que esto ocurra deben darse ciertas condiciones en el presente en el que comparecen un “espíritu historiador” (Chatelet) y un  texto. Si la huella es la permanencia de una ausencia, lo que aquí planteamos es que el texto de Quimantú ha devenido huella (documento) en la medida en  que acusamos la falta de ese trabajo portuario que describe. El documento por sí solo no explica nada. Es trabajo irrenunciable del historiador elaborarlo en relación con otras huellas, para así ayudar a explicar el porqué de esa falta hoy. Lo que en ningún caso equivale a justificarla. Todo lo contrario, pues el espíritu historiador remarca siempre lo arbitrario (lo artificial) de toda transformación.

En efecto, aquel texto (en cuya edición tuvieron responsabilidad directa el político e historiador Alejandro Chelén Rojas y el poeta Alfonso Alcalde) dibuja un cuadro del trabajo del gremio de los estibadores que es hoy irreconocible. Este extrañamiento se ve reforzado por los recursos retóricos introducidos que tienen por objetivo reforzar una identidad obrera, afirmando valores como la lucha social, el sacrificio, la valentía, la organización sindical y la filiación del trabajo portuario con el más puro de los linajes proletarios en el imaginario de la izquierda chilena: el proletariado salitrero.

Ese trabajo portuario, tan real como imaginado del que da cuenta el texto de Quimantú, se caracteriza por las conquistas, por los derechos adquiridos, en una palabra,  por su calidad. Hoy sabemos: el trabajo humano en las labores del puerto es cada vez más marginal y de una precariedad compartida con otras actividades laborales del Chile neoliberal.

            El presente libro trabaja con documentos (fundamentalmente prensa local de la época), pero también posee el mérito de provocar hoy testimonios para producir documentos originales. Ante todo, estos poseen el valor de ser testimonios de antiguos estibadores que organizan su recuerdo teniendo como centro de gravedad el mismo presente desde el que los autores se preguntan, junto con tantos otros ciudadanos porteños: ¿por qué Valparaíso está como está? ¿Qué fue de ese “Valparaíso que fue”?

            En la primera parte del libro los autores desarrollan, como he señalado arriba, una explicación genealógica de la actual ruina de la ciudad. Una ciudad por sobre la que transitan millones de dólares anualmente, derivados de su actividad portuaria, de los que no queda en ella ni un dólar. Nuestros gobernantes y sus financistas de campaña antes de modificar la ley y procurar algún grado de tributación local, han preferido en su lugar la invención de patrimonio para impulsar el turismo y maquillar el asunto con iniciativas de “responsabilidad social” de la empresa portuaria.

            La realidad de la ciudad no fue siempre esta. Hubo un tiempo, no tan lejano (la década de los 60 y 70’), en que la ciudad recibía de algún modo parte de la riqueza que se movía en el puerto. Un tiempo en que en Valparaíso había trabajo, no solo en el puerto, sino que derivado de esta misma actividad, en diversas industrias y comercios. Una época que desapareció no del todo “naturalmente”, sino a partir del momento en que la organización de los trabajadores ya no pudo influir más en el aparato del Estado, quedando éste a disposición, primero, de las antiguas fortunas nacionales y los nuevos empresarios que asumían las funciones de un Estado en desmantelamiento y, luego, a disposición de los grupos económicos trasnacionales. Ese momento se inicia en septiembre de 1973.

            Existe un extendido mito, incluso en los mismos trabajadores portuarios, acerca del carácter inexorable del destino de cesantía que se avecinaba desde fines de los 70’: la introducción de las nuevas tecnologías y modos de empacar la carga, tarde o temprano, terminarían por prescindir del trabajo humano. El cálculo es cierto solo en la medida que la organización del gremio estuviese anulada. Así se lo puede entender luego del siguiente hecho registrado en 1978: el 26 de julio visita Valparaíso William H. Chester, dirigente gremial estibador norteamericano (y antiguo colaborador de Martin Luther King), quien quiso reunirse con los trabajadores para intercambiar experiencias, instancia en la que indicó un importante dato: el impacto de los containers en los puertos de Estados Unidos no había provocado cesantía, no cobró ni un solo puesto de trabajo (p. 45).

            Otra mistificación es posible constatar a partir del habitual juicio condenatorio de las prácticas informales de subcontratación por parte de los estibadores en posesión de “matrícula”, sistema conocido comúnmente como de “medios y cuartos pollos”. Es cierto: el pago por el turno de trabajo era tan elevado que un trabajador podía ofrecer a otro sin matrícula el turno pagando la mitad de la remuneración, e incluso éste subcontratado podía contratar a un tercero (un cuarto pollo). Si bien es posible constatar una micro relación de abuso, también es cierto que ese dinero iba a parar directamente a la ciudad (vía comercio, por ejemplo) y alimentaba una vida social bullente. No otro es el origen de la bohemia del barrio puerto (hoy inútilmente hecha resucitar vía turismo). La supuesta solución a este abuso, esto es, la sustracción del derecho a matrícula y la usurpación del derecho a autorizar el trabajo por parte de los sindicatos, no hizo más que amplificarlo. Los beneficiarios cambiaron y se redujeron: ahora ya no serían los obreros dueños de matrícula, sino los empresarios, ya que se pagarían menor sueldo (menos de la mitad del antiguo) y los trabajadores no tendrían derecho a voz ni a voto respecto al destino del puerto.

            En septiembre de 1981 los gremios agrupados en la Comach (Confederación Marítima de Chile) quisieron pedir la intervención de Augusto Pinochet para que éste pudiera modificar algunos aspectos de la Ley N° 18.032. En esa carta expresan:

“Que esta ley despoja totalmente a los trabajadores marítimos de sus legítimos derechos, destroza totalmente su estructura gremial, genera cesantía para todos aquellos que han dado toda su vida en este trabajo, crea crisis económico social del difícil solución, fomenta el odio entre trabajadores, discrimina hasta el punto de que ni las garantías del plan laboral les son dadas a los trabajadores marítimos pues no tenemos derecho a negociar y perdemos todo lo que teníamos en aspecto remuneracional, logrado con sacrificios de más de 50 años”.

            La carta no tuvo respuesta. Con seguridad porque lo que se pretendía con la ley era precisamente lo que los trabajadores exponían a Pinochet como un efecto no previsto.

De este modo se interrumpió también la inyección de dinero del puerto a la ciudad y se desintegró la sociabilidad popular porteña (el resto lo hizo el toque de queda). Si a ésta sociabilidad los autores del presente libro han llamado “esencia porteña”, estamos en condiciones de decir que Valparaíso hace ya tiempo no tiene esencia. Nos hemos conformado a cambio con la cáscara patrimonial, con la cosmética de los edificios antiguos y una particular actividad cultural de clowns, malabaristas, batucadas y carnavales.

            estibadores1 estibadores2 Porque este es un libro capaz de generar todas estas y más disquisiciones en quien lo lea, pero sobre todo porque posibilita una mejor comprensión de lo que nos pasa, es que es una lectura imprescindible para cualquier ciudadano que haya descuidado su memoria. También para recordarle algunas cosas a los que no quieren recordar o recuerdan mal. Pero sobre todo para una nueva generación para los que Valparaíso no es más que una postal, un mero escenario ad-hoc para desplegar la melancolía propia de los sin futuro. Quizá si comprendieran cómo llegó a ser el estado actual de cosas podrían representarse el presente no como un destino fatal, sino como el lugar en que se construye el futuro. Como siempre: arriesgando, peleando y asumiendo.

La “Tercera” MEGA, Una empresa Internacional

Tres son los momentos a considerar cuando se habla de la obra de Marx. En primer lugar, el momento de la redacción que tiene que ver con las motivaciones que precipitaron tal o cual escrito; luego, el momento de la publicación, siempre retardado, muchas veces por el propio Marx, o porque la inmensa mayoría de su obra quedó abandonada, porque el interés que los había suscitado, había cambiado, o porque la ocasión había pasado; y finalmente el momento de la recepción, momento particularmente delicado en el caso de Marx, porque las recepciones siempre han caído en medio de enconados debates políticos.

Porque es solo una leyenda aquello de la formación del pensamiento de Marx como un proceso ascendente, rectilíneo sin vaivenes ni incertidumbres, que comienza con sus primeros escritos y culmina con el Capital. Al contrario, Marx fue siempre, hasta los últimos días de su vida un pensamiento en acto, despierto, abierto y dispuesto frente a las incertidumbres; ajeno a aquella satisfacción efímera que proporcionn las certezas; inquieto frente a las alternativas que surgían a un costado de lo que parecía ser su línea central de pensamiento.

Por eso, el conocimiento de la obra de Marx ha sido siempre un acto inacabado, lleno de sorpresas, y que siempre, en lo que se refiere a la recepción de esta obra, ha estado vinculado a complicadas y complejas encrucijadas políticas de índole internacional. Desde la gran esperanza revolucionaria europea de  1848, hasta el desaparecimiento de la URSS y el llamado “socialismo real”. Esto explica que la historia de ola lectura de Marx haya sido un proceso ritmado por reiteradas “crisis” del marxismo, sucesivos anuncios de muerte para Marx, a los que han seguido otras tantas resurrecciones.

En lo que sigue vamos a referirnos lo que han sido los intentos por publicar su obra completa, junto con las obras de Federico Engels. Iniciativa que se conoce popularmente con la sigla MEGA (sigla que viene de la expresión alemana, Marx, Engels – Gesamtausgabe)

El primer intento por publicar las obras completas de Marx y Engels, (la Marx-Engels-Gesamtausgabe (MEGA) se debe en gran medida al esfuerzo apasionado de un ruso, David Borisovich Riazanov, a partir de los años ´20. En 1900 éste va a la sede del Partido socialdemócrata en Berlín a buscar archivos para su trabajo de investigación. Encuentra todo en desorden, la biblioteca de Engels que acaba de llegar desde Londres es sólo parcial porque Bernstein se ha apoderado de una parte. Cuenta Riazanov:

«Me acuerdo que en 1900 yo había visto en Berlín esa biblioteca dispersa sin ningún orden en varias habitaciones (…) Así es como desaparecieron miles de obras pertenecientes a los creadores del socialismo científico. Ni siquiera se tomaron el trabajo de verificar si no contenían, al margen, notas de lectura, algunas huellas del trabajo intelectual de Marx o de Engels… Una parte de los manuscritos que, normalmente, habría debido ser despachada a los archivos del Partido Socialdemócrata en Berlín fue conservada por Bernstein, y la correspondencia de Engels y la parte más importante de las obras que permanecen desconocidas hasta la actualidad quedaron en Londres.»[1]

En 1910 Kautsky, conoce a Riazanov y lo hace su secretario, encargándole la tarea de reconstituir la correspondencia de Marx en vista de su publicación. Así, los archivos de Marx pasan al cuidado de un ruso que sí se interesa y mucho en ellos. En 1913 Riazanov publica en Berlín un primer conjunto de cartas con abundantes cortes que Eduardo Bernstein y Franz Mehring le obligan a practicar, “porque no todo puede ser puesto en todas las manos”.

En 1918 funda el Centro de Archivos donde reúne los documentos del socialismo ruso y alemán. En la Academia socialista dirige la sección de marxismo, la que luego se transforma en el Instituto Marx Engels, en donde deposita todo lo que trajo de Alemania y Francia. En países todavía en guerra, vuelve a Alemania por un mes y trata de conseguirlos manuscritos de Marx y Engels que quedaban en el Partido socialdemócrata o en casa de Bernstein. Más tarde cuenta estas peripecias: «Tuve que invocar todas las fuentes impresas que conocía, y sólo después de varios días de discusión me mostró la segunda parte del manuscrito. El resultado de mi viaje a Berlín efectuado con este fin… (es que)…con mucho trabajo logré finalmente sacar a la luz toda la Ideología Alemana, y tengo una copia.”

Ya por esa fecha se había acordado con los alemanes la publicación de la obra de Marx y Engels, pero acontecimientos ligados al asesinato de Rosa Luxemburgo, lo impiden. En 1920 el instituto marx-Engels de Riazanov publica bajo el título de “Libro V del Capital”, notas dispersas de esta obra y fragmentos escogidos de la correspondencia de Marx y Engels. En ese año vuelve a recorrer Europa buscando y recuperando material. En 1922 publica integralmente los textos de las cartas que recuperó.

En febrero de 1931 es detenido y en 1932 el Instituto que él había creado comienza a publicar la primera MEGA que también él mismo había preparado. Muere en el campo de confinamiento en 1939. Sin embargo, las depuraciones estalinistas de la década de los treinta del siglo pasado afectaron también a los principales estudiosos comprometidos en esa empresa, y el advenimiento del nazismo en Alemania, interrumpieron bruscamente esa edición.

El siguiente intento por reproducir todos los escritos de ambos pensadores, la que se llamó la MEGA 2, comenzó recién en 1975 pero también fue suspendido, y su publicación quedó incompleta, esta vez debido al derrumbe del mundo del “socialismo real”.

La segunda MEGA fue iniciada en los años 70 y preparada de acuerdo a rigurosos principios histórico-críticos. Esto explica que la nueva MEGA haya decidido continuar lo hecho por la segunda. En efecto, ya cuando en los años 60 se estaba planeando la publicación de la MEGA 2, la exigencia técnica era imprescindible. Desde ese instanmte se le dio al método computacional un papel relevante. La composición tipográfica de los primeros volúmenes debía comenzar en 1971. Tres volúmenes estaban planificados para 1972, cinco para 1973 y la suma de ocho volúmenes para 1974. Desde 1975 en adelante se esperaba que fuera posible producir unos diez volúmenes por año. Este segundo empeño que fue producto de los esfuerzos realizados por el Instituto Marx-Engels de Moscú, se interrumpe con el fin de la URSS.

En octubre de 1990 se funda la International Marx-Engels Foundation (IMES), que decide continuar la empresa anterior pero reestructurándola, y se decide usar para ello lo más nuevo en materia de computacional. Después de haber alcanzado un acuerdo inicial en 1992, en una conferencia que se llevó a cabo en Aix-en-Provence, y que revisó las pautas para la nueva edición. En esta  nueva empresa participan franceses, rusos, japoneses, chinos, italianos, alemanes

La nueva edición es publicada por una fundación internacional, con base en Amsterdam. Cinco instituciones forman parte de esta Fundación Internacional Marx-Engels (IMES): el Instituto Internacional de Historia Social (ISH) de Amsterdam, La Academia de Berlín-Brandenburgo para las Ciencias y Humanidades (BAW), la  Casa Carlos Marx de Trier, como parte de la Fundación Friedrich Ebert , y dos institutos rusos.

Este tercer intento tiene las siguientes características. Es, a diferencia de los dos intentos anteriores de índole fundamentalmente académica; es una empresa global que no está circunscrita a países precisos, ni a orientaciones principalmente políticas. De hecho en la preparación de los nuevos volúmenes están participando investigadores de Amsterdam, Berlín, Nápoles, Paris, Moscú, Nueva York.  Además para que fuera realmente global el principal elemento de contacto entre los investigadores de diferentes países es uso de la técnica computacional al más alto nivel.

Esta edición, que piensa llegar a 114 volúmenes,  de los cuales han aparecido ya 52, se vam a ir publicando de acuerdo a las siguientes cuatro secciones:

1)    La primera, que comprende las obras (excepto El Capital), los artículos y los discursos de Marx y Engels, en sus distintas versiones, así como en las traducciones hechas por ellos mismos.

2)    En la segunda contiene junto con El Capital en todas sus ediciones, los trabajos preparatorios, y la totalidad de los manuscritos que Marx escribió antes y después de 1867.

3)    La tercera sección comprende la correspondencia ordenada cronológicamente pensada en 35 volúmenes, de los cuales ya han aparecido 12. Se trata tanto de las cartas escritas por ellos, como de las que le dirigieron a ellos.

4)    En la cuarta sección se publicarán extractos, apuntes y notas escritas al margen de los libros que leían o consultaban. En esta sección se piensa editar los 220 cuadernos de Marx, redactados en griego clásico, alemán, inglés, francés, y ruso.

Vivimos un momento de actualidad de Marx, sectores nuevos, no tradicionales, se han dedicado a leerlo en estos años, se dice por ejemplo que ahora son los banqueros de Wall Street quienes lo están leyendo, a raíz de la crisis económica internacional que se está viviendo. La pregunta que cabe hacer con respecto a este nuevo empeño por publicar la totalidad de la obra de Marx y Engels es acerca del Marx que va a aparecer. Cuánto este nuevo conocimiento va a afectar a la imagen que hasta ahora se tiene de él.  Creemos que los debates que la lectura de estos materiales, muchos de los cuales son inéditos, va a provocar, no van a estar exentos de sorpresa.

.  .


[1] Riazanov  cit por, Attali, Jacques, Karl Marx o el espíritu del mundo, FCE, Buenos Aires, 2007, p. 369

Cuadernos de Educación 2011 SEP-NOV (año V) nº18

Cuadernos de Educación 2011 JUN-AGO (año V) nº17

Recensión del libro “Nacionalismo y Autoritarismo durante el siglo XX en Chile. Los orígenes, 1903-1931” de Luis Corvalán Marquéz . Por Pablo Aravena Núñez

 Hace poco tiempo solicité el texto de presentación de un breve libro de mi autoría al filósofo español Manuel Cruz, quien en un gesto amable y condescendiente escribió: la lectura del libro de Pablo Aravena “me planteó un problema no sé si de fácil solución. ¿Qué añadir a lo ya expuesto?”. En esta ocasión debo escribir lo mismo, pero como evidentemente la relación es inversa, es decir, como ahora el presentado es un prolífico historiador y el presentador un profesor joven e historiador advenedizo, no hay condescendencia sino mas bien angustia (cuando no impotencia). A lo que habría que agregar que el libro hoy en cuestión es un estudio aplastante de 461 páginas. Pero como traté de zafarme dos veces de la invitación de su autor y éste insistió, me obligo entonces a articular algunas ideas que no traten de ser el mero resumen del libro. Como les gusta decir a los burócratas “autoevaluadores”, en adelante trataré de “convertir mis debilidades en fortalezas”. Lo que para el caso debe ser entendido como la novedad –la perspectiva diversa– que pudiera aportar la lectura que del presente libro hace un profesor de 34 años –que además fue alumno atento del autor– frente a temas que requieren bastante más tiempo de formación, trabajo, elaboración y, sobre todo, experiencia. Que todo libro, por científico u objetivo que quiera pasar, guarda la huella indeleble de su autor, no es nada nuevo. Lo que aquí puede ser interesante es comenzar planteando de qué huella se trata. Porque el presente libro que nos entrega Luis Corvalán, al igual que sus anteriores obras, es ante todo un intento de explicarse y explicar, o mejor dicho de comprender y hacer comprender (sin justificar) dos fenómenos que cruzan la subjetividad de buena parte de una generación que aún se considera “de izquierda”: la extrema e impune violencia experimentada en nuestro país a partir de 1973 y el descalabro de la utopía que insufló el espíritu revolucionario chileno. Se trata de una perplejidad máxima que de modo muy entendible nos envía a la historia, pues como anotó Nietzsche: lo insoportable no es el dolor, sino su falta de sentido.

En la presente obra el acento está puesto en el primer componente de esta perplejidad: la violencia política desatada, pero también su no despreciable grado de legitimidad apelando a una lógica en que se articulan seudoargumentos que suenan hasta hoy.  Imagino que la escucha cotidiana (en la calle, en la micro, en el metro e inclusive en la universidad) de frases como “… pero si siempre ha habido ricos y pobres”, “la raza es la mala”, “Dios sabe por qué hace las cosas” o “el trabajo dignifica”, deben ser aún más lacerantes en los oídos de personas como Luis Corvalán que para uno que, a fin de cuentas, no pasó por lo que ellos, o pasó de otra forma. Porque del tradicionalismo y el nacionalismo (ideologías de cuya recepción emana gran parte de la violencia y autoritarismo chileno, según Corvalán) no tengo más experiencia directa que mis doce años de educación marista a cargo de curas franquistas por la década de los ochenta, es decir, en plena dictadura. Una educación que se planteó rectificadora del ser nacional en los siguientes términos (y citó aquí el texto de introducción a los Programas Transitorios que imperaron desde 1974 hasta 1981):

 “Todos los canales que confluyen en el hacer docente del país han sido puestos al servicio de una causa única y clara: lograr la superación de las limitaciones nacionales mediante una adecuada formación de las generaciones emergentes. Todo ello dentro de cánones estrictamente chilenos, asegurando el manteni­miento de las virtudes propias del ser nacional y rectifi­cando aquellas conductas que casi siempre por influencia foránea, pudieran constituirse en freno del proceso reconstructivo”.

 Y es que si uno sigue el libro de Corvalán cae en la cuenta que este componente tradicional-nacionalista estuvo hace mucho presente en Chile –desde inicios del siglo XX, como sostiene el autor– y que la violencia desatada en contra de un enemigo internono debió esperar la doctrina de Seguridad Nacional difundida en el contexto de la Guerra Fría. Así se puede constatar, de otro modo a partir de una anécdota referida por el poeta Armando Uribe en su ensayo “El Fantasma de la Sinrazón”:

 “Poco después del Golpe de Estado de 1973, el presidente Frei Montalva, que lo fue hasta 1970, le explicó así el 74 en Nueva York e un ex ministro suyo que era alto funcionario de Naciones Unidas: «Toda la historia de Chile consiste en evitar que los indios atraviesen el río Bío-Bío (la frontera de guerra con los araucanos); con el gobierno de Allende y la Unidad Popular, los indios lo atravesaron; ¡por eso se produjo el Golpe!»”.

 “El gobierno” es entendido como medio para la mantención de un orden natural puesto en peligro por un “enemigo” interno no-chileno, en este caso los salvajes, categoría que abarca desde aquellos que Frei llama “araucanos” hasta los comunistas y marxistas en general. He aquí el puntal de la lógica tradicional-nacionalista en su traducción chilena, en la voz que se supone más conciliadora y ecuánime de la historia política del siglo XX chileno.

De una facción de la elite que se resistía a la emergencia de las masas media y proletaria, a las mismas capas medias en su pugna política, para pasar a los sectores populares subalternizados, así me represento el trayecto de la ideología que con todo detalle aborda el libro de Luis Corvalán. Pero previo a ese trayecto está el momento de recepción de la lógica tradicional-nacionalista formulada –para martirio de sus sostenedores– foráneamente. Habrá que recordar en este punto la ironía que deslizaba Borges en “El escritor argentino y la tradición” (1951): «El culto argentino del color local es un reciente culto europeo que los nacionalistas deberían rechazar por foráneo». En efecto,  es impensable el trayecto ideológico de la elite chilena sin lo que el autor llama “la mutación cultural finisecular”, momento en que el pensamiento europeo –en un pliegue aristocratizante– se rebela en contra del liberalismo, la democracia, la política de partidos, el parlamentarismo, como de su doctrinarismo abstracto, racionalista y universalista. El diagnóstico es el de una civilización burguesa en decadencia, que da paso –en la vertiente predominante– a la reivindicación de las estructuras tradicionales (naturales, étnicas si se quiere), como también a posturas heterodoxas de un socialismo que ha revisado su composición ilustrada e incorporado elementos románticos, como la postulada por Mariátegui en que no se podía pensar la revolución sin la tradición (pero que no forma parte del objeto del presente libro).

Por mi particular ocupación –la filosofía de la historia– hay propuestas del presente libro que me provocan más que otras. El autor lo hace bastante explícito: la relación entre los postulados políticos del tradicionalismo y nacionalismo (tanto europeos como en su versión local) implican una particular concepción de la historia. Lo relevante en este punto es que todos vivimos teniendo como supuesto una idea (auque sea “mediana y vaga”) de la Historia, que actúa como matriz interpretativa de los acontecimientos y, en seguida, nos abre paso a las valoraciones que de ellos hacemos y a adoptar unas decisiones en vez de otras. La matriz general de tal concepción, como se sabe –y Karl Löwith fue el mayor sostenedor de esta tesis– nos viene de la cultura bíblica: un solo proceso, universal, con un inicio y un fin, un proceso cargado de sentido “si se lo considera moralmente”, como sostuvo León Dujovne, pues –pese a los vaivenes y pruebas- se impone la conciencia de que “el desarrollo de la vida de la humanidad conduce a un futuro ‘mejor’”.[1] Sabido es también que la concepción judeo-cristiana dejaba escaso margen (real, pues siempre se la reivindicó discursivamente) a la libertad humana tras la idea de Plan de la Providencia, versión temporal de la idea de Orden Natural que caracterizó al pensamiento político medieval. En este concierto el humanismo del quattrocento fue abriendo paso a la figura del hombre como sujeto agente y cognoscente, es decir como lector y constructor del mundo y de él mismo. No cabría pensar los procesos políticos autoconstituyentes sin el humanismo como sustrato. Según la interpretación de Alain Finkielkraut, la consigna revolucionaria francesa de una “igualdad” sin diferencias de títulos, funciones ni linajes significaba, más allá de lo evidente, que “todas las determinaciones empíricas se veían fuera del juego”. La nueva Nación francesa “nacía” –y valga bien esta redundancia– afirmando radicalmente la autonomía de sus “asociados” “liberándoles de toda adscripción definitiva”. “El poder mismo que soportaban hallaba origen y legitimidad en la decisión de vivir juntos y de concederse unas instituciones comunes”[2]y no por el mero cumplimiento de unas leyes que determinan el orden de la sociedad. Pero es este un “nacionalismo cívico”, ilustrado, libertario y humanista. Claramente no es el recurso al que echarán mano las clases dominantes.

Ante los ojos conservadores y tradicionalistas, los revolucionarios franceses reeditaban –pero ahora por mera voluntad y decisión– un pacto asumido por aquellos sectores como natural “en el origen de la sociedad”. Radical será la sentencia de Joseph de Maistre: “Una asamblea cualquiera de hombres no puede constituir una nación. Una empresa de ese género merece alcanzar un lugar entre las locuras más memorables”. La Nación no se “construye” sino que la “encontramos”, es ella quien nos constituye y, de acuerdo con esta conformación, adoptamos la legalidad más acorde con la Nación. La Nación guarda un cuerpo de leyes que preexisten a las leyes humanas. Tal como ha sostenido Althusser a propósito del componente tradicionalista-feudal de Montesquieu: “Si hay leyes antes de las leyes, se comprende que no hay ya contrato, ni ninguno de esos peligros políticos a los que arrastra a los hombres y a los gobiernos la sola idea de contrato”. Montesquieu “reemplaza por el contrato entre iguales, por una obra de arte humano, lo que los teóricos feudales atribuían a la naturaleza y a la sociabilidad natural del hombre”.

Lo que para mí resulta interesante a partir de los planteamientos de Corvalán es el planteamiento de dos preguntas: ¿cuánto de nuestra idea de la historia se halla a estas alturas anclada en postulados tradicional-nacionalistas? y ¿de dónde nos vienen y a qué nos predisponen como comunidad política? Esas frases sacadas del rumor de la calle, a las que aludía al comienzo, nos pueden ayudar a hacernos una idea. Otro tanto lo sabemos quienes nos dedicamos a la enseñanza de la historia en la educación secundaria e inicial universitaria, por nuestras dificultades diarias. Y es que este oficio –cuando de verdad se ejerce– adquiere la forma de un combate en contra del sentido común. El libro que hoy comentamos sin duda es una invaluable herramienta para esta ardua labor.

Pero permítaseme una última observación, ahora sobre el específico proceder historiográfico de Corvalán. Erudición y habilidad interpretativa, manejo de la historia factual y sólida formación teórico-filosófica, suelen ser cualidades que se encuentran por separado en el medio historiográfico chileno. O se es historiador o se es filósofo, sociólogo o cientista político. No nos es extraño el dato de que hasta el día de hoy en algunos centros académicos se descartan ciertos proyectos de tesis por considerarse más sociológicos, antropológicos, politológicos o filosóficos que propiamente historiográficos. Pero ¿qué podría ser la historiografía “a solas”, en el conservador concepto de sus defensores? Pues nada, o algo muy elemental. Tal como lo entendió Claude Levi-Strauss, no podría ser más que el ordenamiento cronológico de los hechos, es decir, la fase previa al trabajo de toda ciencia social. Pero frente a esta afirmación, que cimentó el prejuicio frente a la historiografía durante el predominio del estructuralismo, se levantaron “desde dentro” otras voces: las de aquellos que se formaron en la tradición de Vico, Hegel, Marx, Febvre y Bloch. En el concepto que Pierre Vilar recogió de Febvre, si la historia debe ser entendida como un conocimiento científico, lo es a semejanza de la medicina que reúne conocimientos necesarios de distintas ciencias para resolver sus problemas (que son siempre problemas de vida o muerte): “un médico no es un químico, pero ¿puede ignorar todo acerca de la química? […] Saber mucho es necesario para el especialista, comprender suficientemente los diversos aspectos de lo real resulta indispensable para aquel que se entrega a un esfuerzo de síntesis y es justamente este esfuerzo el que se le pide al historiador”. Concepto que sólo podría completarse en el siguiente planteamiento de Michel de Certeau (que es para mí una cita recurrente por su belleza): “El pasado es, ante todo, el medio de representar una diferencia. […] la figura del pasado conserva su valor primero de representar lo que falta. Con un material que, por ser objetivo, está necesariamente ahí, pero es connotativo de un pasado en la medida en que, ante todo, remite a una ausencia, esa figura introduce también la grieta de un futuro. Un grupo, ya se sabe, no puede expresar lo que tiene ante sí –lo que aún falta– más que por una redistribución de su pasado”.

Recensión del Libro “Se derrumba un mito: Chile reforma sus sistemas privatizados de educación y previsión” de Manuel Riesco Larraín . Por Gustavo Quintana Muñoz

El autor, Ingeniero Civil  (U.de Chile),Vicepresidente  de Cenda en Chile y Coordinador externo de investigación  de UNRISD  ,director de la revista Encuentro  XXI,  que ha desempeñado  diversos cargos administrativos y docentes en universidades chilenas y  norteamericanas, consultor habitual de diversos gobiernos y del Parlamento, y que  ha escrito extensamente sobre el  desarrollo social de Chile y América Latina,   nos ofrece en este libro un análisis de los efectos de la ola privatizadora  en la educación y en la previsión , con el rigor al que nos tiene habituados.

El título de esta obra,  incomprensible para muchos, se aclara ya en el prefacio,  al igual que las razones   para que este libro aparezca en el momento en que se edita.  Allí se indica que son los efectos sociales,  consecuencia de  las privatizaciones en ambos ámbitos,  los que proporcionan el nexo de unión,  y que son los acontecimientos sociales producidos en los años 2006 y 2007, que son analizados con gran clarividencia,  casi   premonitoriamente,  por el autor, los que señalan que el  fracaso de las privatizaciones  abre   finalmente  la posibilidad del  inicio  de una reforma  de los sistemas privatizados de educación y previsión.

¿Qué representa el año 2007 como fecha de edición?   En Diciembre de 2006 la presidenta  Bachelet   envía al Congreso un proyecto de ley   con un amplio programa de reformas al  sistema privado de pensiones y días después recibe el informe de la comisión asesora presidencial para la calidad de la educación  que,  si bien solo llega  a resultados concretos limitados o nulos,   tiene el mérito de sacar a la luz pública un vigoroso movimiento de reforma  de las privatizaciones desarrolladas  en ambos sectores,  principalmente  el movimiento  de los pingüinos, que empuja a la comisión citada a plantear por primera vez  en 25 años la derogación de la legislación que  rige a la educación desde Pinochet.   En suma,  el profundo descontento por los efectos de las privatizaciones en ambos sectores abre un proceso  de reforma de los sistemas sociales privatizados  cuyos resultados finales  dependerán del  desarrollo del movimiento contra  el proceso privatizador y la forma  como crezca la movilización social contra él  durante los próximos años.  Cuatro años después de  la edición de este libro no sólo  se mantiene  este movimiento de reformas sino que incorpora nuevos sectores  que exigen su participación en los asuntos públicos y generales del país,  entre los cuales el enorme movimiento contra las represas en  Aysén   es el mejor ejemplo.

Antes de analizar más detalladamente  la magnitud del  fracaso del proceso privatizador,  tanto en educación como en previsión,  el autor ensaya someramente el  ubicar las políticas sociales  chilenas en el  contexto histórico de un  siglo, dividiendo este lapso en dos partes: de  1924 a 1973  y   de  1973 hasta hoy ,  señalando  las dos grandes estrategias  desarrolladas por el Estado en la transición  del país a la era moderna,  y expresando su opinión de que en este instante  el país experimenta otro gran giro en su estrategia de desarrollo.

El 11 de Septiembre de 1924, en un marco de movilizaciones sociales, una junta  militar de corte progresista toma el poder  y promulga la primera  legislación social, creando las instituciones  económicas  y políticas básicas del Estado chileno moderno,  incluida una nueva constitución política.  La estrategia de desarrollo que se adopta, cuyo guía es el Estado, tiene  como norte  el progreso tanto económico como social  y se desenvolverá  de manera ascendente a lo largo de medio siglo,   impulsada por gobiernos democráticos de variada orientación ideológica, culminando en las profundas reformas democráticas del presidente Frei  Montalva  y  alcanzando su climax revolucionario  durante el gobierno del presidente Allende. Esta estrategia  deja al país un capital cultural social y económico  inmenso y alcanza en el ciclo económico 1958- 1971 una tasa de crecimiento del  PIB  que no volverá a repetirse  hasta los años  90.  Un golpe militar de extrema derecha, encabezado por Pinochet,  pone término violentamente  a  esta  estrategia   e instaura una nueva  sobre los principios del neoliberalismo,  las privatizaciones   y el mercado como único ordenador .

En las tres décadas durante las cuales el país se ha desarrollado con una orientación neoliberal  se distinguen  dos períodos de aproximadamente 17 años cada uno.  Los primeros corresponden al régimen dictatorial,  preocupado de crear un ambiente económicamente amistoso a los negocios de corto plazo y de un manejo de los asuntos públicos mayormente en  interés del empresariado, de las trasnacionales y de la minoría de altos ingresos de la población,  en contrapartida  con un retroceso brutal de todo lo que el país había desarrollado en materia de avance social.  Si se puede establecer alguna diferencia entre ambos períodos , lo  es la persecución sangrienta de los opositores a la dictadura,  frente  a una lenta transición hacia la democracia en el segundo período,  junto  a una lentísima recuperación  de los derechos sociales perdidos.    En lo demás,  sólo más de lo mismo.  Un ejemplo de esto  es el resultado de que un puñado de empresas  mineras, casi todas extranjeras,  que en 2006 remesaron a sus casas matrices unos  veinte mil millones de dólares, cifra del mismo orden de magnitud  que el presupuesto total del Estado chileno.

La paradoja entre el crecimiento durante este período  (2,3 veces entre 1990 y 2005) y el aumento del gasto público (2,8 veces en el mismo período) y  el creciente descontento  que explotó en 2006 y que sigue aumentando, sólo se explica  por una de las distribuciones  de  ingreso más desiguales del mundo, lo que hace que el aumento del gasto público sólo represente  1/5   del   PIB,  lo que se refleja en  un aumento de los salarios ( 53 %  de 1990 a 2004 ) menor  en un   50%  del incremento   del  PIB  en el mismo período,  y  que recién en 1999 volvió a los niveles   que estos tenían justo antes del golpe.   Esta situación  afecta especialmente a los profesores  que,  a pesar de recibir un aumento del mismo orden que el PIB,  aun no recuperan los niveles de sueldo que poseían antes del golpe.

Finalmente,  Manuel Riesco  entrega los elementos de análisis que muestran irrefutablemente que el modelo neoliberal de sociedad,  el mercado regulador absoluto  y  las privatizaciones como freno de  la acción del Estado son la causa  del fracaso  de los sistemas de educación y previsional .

 Un millón de estudiantes secundarios estremecieron Chile en 2006,  con la mayor manifestación social  desde las protestas de los años 80,  exigiendo la derogación de la  LOCE,  motor del  sistema de privatización de la educación, siendo prueba palpable de que el aumento  del presupuesto  de la educación  en 4,4 veces  (1990 – 2005) no basta para  detener  el deterioro constante después de 25 años.  La desregulación de todo el sistema responde a la falta de objetivos confesables  de país,  reemplazados por un vago anhelo de llegar al desarrollo,  lo que lleva a Chile a solicitar su ingreso  a este mundo  desarrollado (OECD). Este solo hecho,  que obliga a comparar la educación de los nuevos socios con la nuestra sólo sirve para exponer nuestra miseria  educacional . Contrastando así nuestro sistema de pobre aporte fiscal a la educación, de acelerado proceso de privatización,  segregación vergonzosa y educación de dos calidades ,para pobres y para ricos, y la caída en la calidad de la educación superior :  sólo 11 de 60 universidades acreditadas por investigación,  con las características del  de  los nuevos socios.  Estos tienen una  estructura mayoritariamente pública (88% en OECD,92% en U.E de aporte estatal) con fuerte participación del estado en la educación superior (25% del aporte estatal total OECD promedio,  con ejemplos que lo  superan (Canadá con un 40% , EEUU,38,6%,Corea , 33,4%, Finlandia , 28,9% y unos 8 a 10 países más).  El objetivo que realmente persigue nuestro modelo es preservar, por una parte,  la calidad de la educación para una elite ideológica y de poder, restringida a no más del 10% de la población dejando  a cerca de un 50%  sin ningún otro tipo de formación que una mala educación secundaria  Para el resto de los estudiantes sólo quedan  ofertas publicitariamente atrayentes,  pagadas y de calidad discutible,  que permiten  muy buenas ganancias a los dueños  de estas universidades,  en el marco de una actividad que legalmente no tiene fines de lucro (el único milagro del nuevo modelo).

Si La  privatización relega  al desarrollo al papel de un falso objetivo ¿Qué hacer ? Punteemos a lo menos  las principales proposiciones del profesor Riesco:

  • Devolvamos  al profesor su calidad, su dignidad y el papel  que tuvo en la sociedad hasta 1973.
  • Reconstruyamos el sistema nacional de educación pública,  partiendo por la recuperación  de la propiedad que le pertenece  y las funciones de gestión docente  de todo lo que financie completamente( subvenciones al 90% de los estudiantes de Chile),  sin perjuicio de continuar su política tradicional de  apoyo financiero a las instituciones educacionales particulares sin fines de lucro , que así  lo ameriten

En suma,  la base de una reforma es que el Estado aporte el financiamiento suficiente y en las modalidades más adecuadas (volver al 7% del P.I.B.,  contra el 3 a 4 % actual).

Finalmente,  Manuel Riesco analiza la segregación social  y el deterioro en las pensiones  de  los sectores  medios, producto de la privatización de la previsión,  así como el enorme costo para el Estado y los enormes beneficios para los mayores grupos económicos y compañías de seguros.

A pesar de que el Estado aseguró en la reforma previsional  una pensión básica para la mayoría de los cotizantes de las AFP con capacidad de ahorro  insuficiente,   mantuvo como pilar único de las pensiones de los sectores  medios la capitalización individual, que entrega  a estos sectores pensiones muy inferiores  a las que aun se otorgan a la mayor parte de los adultos mayores jubilados con el sistema  antiguo ( 3 pilares de financiamiento).

El sistema chileno destina la totalidad de los descuentos previsionales  al mercado de capitales y a la mantención de las propias  AFP  y de las compañías de seguros relacionadas, a diferencia del resto del mundo,  donde sólo una porción menor de las cotizaciones  se destina al mercado de capitales.  En suma,  la privatización del sistema de pensiones  de 1981, es un verdadero embargo  sobre las contribuciones de los asalariados a la seguridad social, principalmente en beneficio directo de los mayores conglomerados  económicos.

Lo más incomprensible de este modelo de previsión es que el principal recaudador de cotizaciones de seguridad social del país, el Estado,  entregue estas a las AFP  y posteriormente tenga que asumir el pago de la mayor parte de la pensión de los adultos mayores (unas   ¾ partes de los 1.594.000 adultos mayores ), pagando las AFP, con los fondos acumulados,  las pensiones de unos 70.000 adultos mayores   y  la quinta parte de las pensiones mínimas garantizadas,  siendo finalmente  los únicos cotizantes beneficiados con la privatización del sistema a lo sumo los sectores perteneciente al quintil de  mayores ingresos.

Queda pendiente aun  investigar a fondo la administración que de los  fondos de pensiones  han hecho las AFP,  pues las cotizaciones,  en un tránsito muy alambicado,  son invertidas en gastos administrativos  de las AFP , traspasos a las compañías de seguro, que a su vez pagan algunas pensiones ( de por vida, e incapacidades),  inversión en el mercado de capitales,   préstamos al Estado (nunca más allá de un 25% del total),  recuperación de parte de estos préstamos por nuevas cotizaciones  al fondo de pensiones, etc.  En estos vericuetos es fácil  aparecer con gastos inexistentes, falsear las ganancias y presentar contabilidades  discutibles  o  fraudulentas.

Ante la interrogante de qué  hacer, sugerencias  muy simples,  tales como acoger la modalidad que la mayoría de los países  han adoptado,  con presencia activa del Estado sobre la base de tres pilares de financiamiento:  pensión básica, financiada por el Estado, ahorro o capitalización con parte de la cotización y reparto anual.

¿Qué niveles debiéramos esperar?  No inferiores a los que entregaba el sistema anterior a 1973 y que es el que aun reciben los  antiguos pensionados y los que no pudieron integrarse  al sistema de AFP.

La recuperación por parte del Estado (hoy en día administrador más eficiente que las AFP) de todos los fondos que recauda para las AFP  y asunción de la potestad que tuvo en el pasado. No es algo imposible, y países como Polonia y Hungría ya lo hicieron tras experimentar el modelo que Chile les había vendido y que resultó ser un pésimo negocio para el Estado.