“Reforma” irresponsable

CENDA rechaza reforma pensiones Piñera

CENDA rechaza terminantemente el proyecto de reforma previsional anunciado al país por el Presidente Piñera mediante ​mensaje publicado el 28 de octubre 2018​. La misma aumenta brutalmente el impuesto al trabajo sin mejorar pensiones, pero duplicando los excedentes apropiados a perpetuidad por los mercados financieros. El modesto incremento en el pilar solidario es de cargo fiscal, agravando la irracionalidad de endeudar al fisco mientras se “ahorran” cotizaciones en inciertos mercados financieros. No mejorar las pensiones y agravar este abuso es una irresponsabilidad que pone en riesgo la frágil legitimidad del régimen democrático en tiempos peligrosos.

1. El incremento propuesto de 4,2 por ciento de las cotizaciones obligatorias sube esteimpuesto desde 12,8 por ciento de los salarios imponibles en la actualidad, incluyendo comisiones AFP y seguro de invalidez (​ver IMACEI-CENDA​), a 17 por ciento de los mismos, un incremento de un tercio en el caso de los salarios formales. En el caso de los honorarios el impuesto adicional es de 17 por ciento de los ingresos puesto que hasta el momento no están forzados a cotizar. Ello afectará negativamente las remuneraciones y también el empleo, como han reconocido el Banco Central, el propio Ministro de Hacienda y la unanimidad de los economistas. Es decir, lo pagarán los trabajadores aunque sea desembolsado por los empleadores.

Fuente de la imagen

2. Este brutal incremento en el impuesto al trabajo no tendrá ningún efecto, nunca, sobrelas pensiones actuales, tampoco mejorará significativamente las pensiones de los futuros jubilados por mucho tiempo, y aún al cabo de tres décadas su efecto en el cálculo las mismas será muy inferior al incremento de las remuneraciones. De este modo, el modesto aporte autofinanciado por “ahorro” en el sistema de AFP, que a agosto del 2018 alcanzó a $143.432 por jubilado (ver ​IMACEI-CENDA​), representará una proporción de las remuneraciones imponibles aún más reducida que el mísero 18,4 por ciento de las mismas que aporta hoy.

3. Aunque dicho incremento no sea administrado por las AFP, será transferidoíntegramente y a perpetuidad a los mercados financieros, al igual la mayor parte de las cotizaciones actuales. En agosto del 2018 el sistema de AFP recaudó cotizaciones por 581.952 millones de pesos, de las cuales destinó sólo 183.824 millones (31,6 por ciento) al pago de pensiones autofinanciado con ahorro, se embolsó 184.770 millones (31,8 por ciento) en comisiones AFP y primas netas de compañías de seguros, y transfirió 213.359 millones (37 por ciento) al fondo de pensiones (​ver IMACEI-CENDA​).

Con la reforma el último excedente aumentará al doble, puesto que el aporte a pensiones no cambia y 4,2 por ciento de salarios adicional habría recaudado 190.241 millones de pesos más ese mes. El fondo de pensiones no será devuelto jamás puesto que sólo se incrementa mes a mes con estos excedentes y beneficia principalmente a los gestores financieros y el gran empresariado nacional y extranjero que lo recibe en forma de reiterados préstamos y aportes de capital accionario.

4. Los modestos incrementos propuestos en el pilar solidario, inicialmente de alrededor de 9 mil pesos mensuales y al final de 36 mil pesos por beneficiario, en promedio, serán pagados íntegramente con cargo al presupuesto general de la nación. Éste desembolsa actualmente cuatro quintas partes del gasto total en pensiones, incluyendo un tercio de las pensiones civiles contributivas, la totalidad de las pensiones civiles no contributivas que son tantas como aquellas, además de las pensiones militares y otras prestaciones previsionales (​ver IMACEI-CENDA​).

5. Es decir, en Chile al igual que en el resto del mundo las pensiones se paganprincipalmente con impuestos corrientes (reparto) y no con ahorro. La diferencia es que el impuesto al trabajo en Chile se desvía en su mayor parte y a perpetuidad a los mercados financieros, que es el verdadero motivo por el cual las pensiones son bajas y el déficit fiscal elevado. El proyecto gubernamental agravará la irracionalidad de endeudar al fisco hoy para pagar pensiones, al tiempo que se “ahorra” la mayor parte de las cotizaciones previsionales en inciertos mercados financieros supuestamente para solventar pensiones futuras.

6. Esta es la verdadera causa de las bajas pensiones y no la demografía, como seargumenta. El aumento en la esperanza de vida no es un problema sino la mayor conquista de la humanidad. Gracias al continuo incremento de productividad los trabajadores activos pueden con jornadas laborales cada vez más cortas mantener dignamente proporciones de adultos mayores muchísimo más elevadas que la chilena, como demuestran todos los países desarrollados.

7. Para mejorar las pensiones el Estado debe terminar con el sistema de AFP y recuperarel impuesto al trabajo que son las cotizaciones, las que permiten duplicar hoy todas las pensiones, reducir la edad de jubilación efectiva de 70 años en la actualidad a la edad legal de 60/65 años para hombres y mujeres, la que se puede mantener hasta fines del siglo, y reajustarlas al ritmo de los salarios, sin subir las cotizaciones hasta la próxima década (​ver propuesta C de Comisión Asesora Presidencial​).

8. Las compañías de seguros, grandes empresarios y gobiernos, nacionales y extranjeros,que se han apropiado de las cotizaciones en forma de “primas únicas” de seguros, y los préstamos y aportes de capital registrados en el fondo de pensiones, pretenden no devolverlos jamás y aumentar las cotizaciones para hacerlo crecer todavía más. Deben devolver íntegramente este dinero y sus ganancias a sus legítimos propietarios, en forma de aporte autofinanciado a sus pensiones. El Estado deberá mantener sólo una reserva técnica razonable para períodos de recesión en que la recaudación de cotizaciones disminuye transitoriamente, como hacen todos los países (​ver propuesta C de Comisión Asesora Presidencial​).

9. Terminar con la llamada “capitalización individual”, que consiste en el abuso de desviaruna parte de los salarios a perpetuidad a los mercados financieros al tiempo que se mantiene a los jubilados con pensiones miserables, es una condición esencial para que el pueblo chileno recupere la confianza en las instituciones democráticas, y frenar de ese modo el peligrosísimo auge del fascismo en el mundo y la región.

Directorio CENDA


Octubre 2018

Referencias:

CENDA 2018.​ Índices Mensuales de Actividad Económica Interna, IMACEI-CENDA​, Disponible en ​www.cendachile.cl​ visitado 28 de octubre 2018.

CAPSP 2015. ​Propuesta C Comisión Asesora Presidencial para el Sistema de Pensiones Disponible en ​www.cendachile.cl​ visitado 28 de octubre 2018.

Anuncios

Consideraciones acerca de la minería del cobre y del litio. Juan Camus A.

Resumen

En este trabajo se presentan conceptos que permitan entender la terminología que se utiliza sobre el cobre y el litio, metales que constituyen una importante fuente de divisas y preocupaciones de diversos medios intelectuales, políticos y mercantilistas de nuestro país.

Introducción

Chile es un país minero, por lo que se deduce que “la minería es el sueldo de Chile” o mejor dicho “ la minería es la viga maestra de la economía chilena”. Ambas aseveraciones se han convertido en verdaderos mitos. La única manera de eliminar estos mitos es con conocimientos, es decir, tener el mínimo de conocimientos que permitan entender el lenguaje que se utiliza a diario en los diferentes medios de comunicación. A pesar del esfuerzo que CODELCO hace por culturizar a los ciudadanos chilenos, a través de páginas instructivas y videos [1-4], es difícil encontrar ciudadanos que se puedan considerar cultos, mineralmente hablando, esto se debe principalmente a la tergiversada información que se presenta a la población a través de los diversos medios de comunicación y a la deficiente formación minera, en la enseñanza básica y media de nuestro país. Las grandes empresas transnacionales son las más interesadas en que no se conozca la terminología, ni los conceptos, ni se divulguen las tecnologías que hacen posible la valiosa utilización de los diversos metales que se producen, a partir de los diversos minerales que existen en nuestro país. Se utiliza terminología para confundir al lector, o simplemente para hacerlo creer que la decisión de privatizar los yacimientos para exportar sólo materia prima, es la panacea y nuestro país no posee ni los medios ni la tecnología para aprovechar sus recursos naturales. La propaganda nos dice que: “Chile es líder en la producción de cobre en el mundo, producimos el 30% del cobre, el 16% de molibdeno, el 6% de plata y el 7% de oro del mundo” [5]. También nos cuentan que “más del 90% de las exportaciones mineras del país corresponden al cobre, y el 55% de las exportaciones totales del país corresponde a productos mineros” [6,7], nos cuentan “que de los 68 mil millones de dólares que el país exportó el 2017, unos 34 mil millones corresponden a exportaciones de cobre y sus derivados”[8], también nos dicen “que Chile exporta cobre en dos formas: 57% refinado y 43% en forma de concentrados”[8]…, etc. Todo esto con la intención de hacernos pensar que somos muy importantes o indispensables para el mundo, debido a la presencia de este metal en nuestro territorio. Pero por otra parte, también nos cuentan que sólo el 31,57% del cobre lo produce la empresa estatal CODELCO [9] y el resto 68,43% lo producen empresas transnacionales, que por cada 1.000 Kg de mineral de cobre procesado, se producen aproximadamente 7 Kg de cobre, actualmente. Que la minería entrega sólo 1 peso de cada 7 pesos recaudados por el Estado. Que solamente existen tres refinerías de cobre en Chile, que la minería aporta sólo el 3% de empleo del país [10]. Luego se dan cifras que deberían preocupar, como por ejemplo: la producción anual de cobre en Chile podría pasar de 5,7 millones a 8,1 millones el 2020, si se ejecutan la cartera de 44 proyectos de inversión extranjera, que significarían 53 mil millones de dólares de inversión en minería y Chile tendría el liderazgo mundial de producción de este mineral” [11] . Para cualquier chileno no debería ser motivo de orgullo recibir enormes capitales, porque por ejemplo, las cuentas dicen que desde 1990 hasta 2016 (26 años) la inversión en minería fue de 19.000 millones de dólares y que sólo el 2016 los inversionistas se llevaron utilidades por 20.000 millones de dólares, es decir, en un año recuperaron la inversión de 26 años.

Desarrollo.

  1. El caso del cobre.

Intentaremos hacer un aporte que permita contribuir a aumentar la cultura minera de nuestro pueblo, para ello iremos analizando algunos conceptos y profundizando algunos temas.

Muchos compatriotas confunden conceptos básicos, entre ellos el concepto de “mineral” y por ejemplo, cuando se refieren al “cobre”, lo asemejana un mineral. El concepto de “mineral” es simple, es “una sustancia sólida cristalina, natural, inorgánica, con una composición química definida. Se encuentran en la superficie o en diversas capas de la corteza del planeta, formando rocas” [12]. Es decir, la calcopirita (CuFeS2 ) es un mineral, cumple con la definición. Es un mineral de cobre, porque tiene 36% de cobre y 34% de Fe, es decir, tiene mayor proporción de cobre, es un mineral de cobre. ¿Cómo podemos sacar al cobre de esa roca? Aparentemente es simple, deberíamos chancar y moler esa roca, pero resulta que este mineral esta asociado con otros minerales, la fórmula mineralógica nos indica la proporción de cada elemento: Cu: Fe: S pero no nos entrega información sobre su composición química real. Entonces, cobre es un metal y podría ser considerado “mineral” sólo si se encontrara en estado metálico puro en la naturaleza, y en ese estado es escaso. Por este motivo es más correcto recordar que el mineral de cobre es un producto de la naturaleza,donde el cobre se encuentra acompañado con otros elementos químicos. Con un mineral de cobre no se puede producir un alambre. En cambio el cobre metálico, es el que se produce en una refinería de cobre, ya sea fundiendo un concentrado o electrodepositandolo en un cátodo.

La gran minería del cobre en Chile la lidera La Escondida, cuyos dueños son BHPBilliton, Rio Tinto PLC y Jeco , que aporta el 22,2% del total nacional en la producción de cobre [13]. La Escondida y todas las divisiones juntas de CODELCO están catalogadas como “gran minería”, son las que realizan el mayor aporte al erario nacional en calidad de impuestos. ¿Cuál es el aporte neto al fisco, de esta actividad económica? El aporte al fisco de la minería del cobre (estatal y privada) se reduce año tras año: el 2006 el aporte al fisco fue de 34,3%, el 2010 fue de 20,5%, el 2014 fue de 9,1% y el 2016 fue sólo de 1,7 % [14].

¿Qué es lo que realmente estamos comercializando? COCHILCO nos informa que “entre los años 2006- 2016 la producción aumentó de 2,1 millones de toneladas de cobre fino en concentrados en promedio, en torno a 7,65 millones de toneladas métricas secas de concentrados, a alrededor de 3,4 millones de toneladas de cobre fino en concentrados, aproximadamente 12,5 millones de toneladas métricas secas de concentrado…”[15]. Descifrando esta información quiere decir, que el 2006 se comercializaron 7,65 millones de toneladas de concentrados con 27,4% de cobre y el 2016 se comercializaron 12,5 millones de toneladas de concentrados con 27,2% de cobre. Es decir, no estamos comercializando cobre, sino “concentrados de cobre”, en otras palabras, estamos comercializando materia prima semielaborada, para que en otro país, se extraiga el cobre de ese producto y otros metales que contiene ese concentrado.

El 2016, la empresa estatal CODELCO, estaba exportando prácticamente el 40% del total de su producción, en forma de concentrados y la empresa privada el 70%, el 2016. El 2017 prácticamente el 50% del total de exportaciones de productos cupríferos se comercializó en forma de concentrados, es decir, como “graneles”. Cochilco informa que al 2020 Codelco comercializará un 88% en forma de concentrados [16].

¿Qué son los concentrados de cobre?

Los concentrados de cobre, se obtienen producto de la extracción del cobre a partir de los minerales sulfurados de cobre, separando el producto metalizado del mineral de la ganga (producto no metalizado del mineral), mediante un procedimiento físico-químico llamado“flotación”. Por ejemplo, después de someter un mineral sulfurado,(con una ley de aproximadamente 1%) a flotación, se extrae un concentrado que contiene: 30,11% de calcosita (Cu2S); 21,02% de enargita (Cu3As S4 ); 7,25% de calcopirita (CuFeS2) y 4,80% de bornita(Cu5FeS4), este conjunto de minerales de cobre se encuentra mezclado con minerales que no contienen cobre, que pueden contener el mineral molibdenita, de alto valor comercial y otros que no tienen valor comercial y que constituyen finalmente el relave. Esquemáticamente este proceso se puede representar de la siguiente manera:

Es decir, por ejemplo, si se parte de un mineral con una ley de 1% (contiene 1% de cobre), después de la flotación, en el concentrado puede haber 30% de cobre, el contenido de cobre puede aumentar si se realiza una flotación más eficiente.

Comercializar el concentrado de cobre es un pésimo negocio para el dueño de los minerales, porque a partir de los concentrados se pueden obtener valiosos metales, más valiosos que el cobre mismo. Además, el “relave o ganga” es un pasivo ambiental, que se deposita en lugares cercanos al yacimiento abandonándolo generalmente, sin ningún tipo de cuidado por el suelo ni las poblaciones aledañas [17].

Calculando a mano alzada, 100 toneladas de concentrado de cobre, pueden costar 59.943 dólares y las 29,69 toneladas de cobre que hay en ese concentrado pueden costar 203.406 dólares (calculado considerando un concentrado con 29,69% de Cu a 3,10 dólares la libra), es decir prácticamente se triplica el valor, sin considerar los subproductos (oro, plata, molibdeno, renio, platino, paladio, azufre, etc.) que contiene el concentrado.

Además, al comercializar el concentrado se consideran ocho elementos “penalizables”, es decir, si estos elementos (As, Sb, Bi, Zn, Pb, F, Cl, Hg) aparecen en los concentrados, se multan y hay que descontar considerables montos, de acuerdo a una “negociación”[…] Lo increíble es que los elementos “pagables” son sólo tres: Cu, Au y Ag, no se cuentan entre los pagables, todos los demás elementos que contiene el concentrado: Pd, Pt, Mo, Re, Ni, Se, Te, S y otros en menor proporción, que al ser millones pueden sumar: kilogramos o toneladas [18-19].

El concentrado debe ser sometido a fundición para convertirlo en metal rojo, este metal sale de los hornos con altos porcentajes, sobre el 95%. Como el concentrado contenía azufre, este sale en forma de gas (SO2) que puede ser transformado en ácido sulfúrico. Esquemáticamente este proceso se puede representar de la siguiente manera:

El cobre obtenido se llama “cobre Blister” o “ cobre ánodos”, que puede ser refinado mediante electrolisis, para obtener un cobre de la más alta pureza, para ser utilizado en las industrias eléctricas y electrónicas. Es en la celda de electrolisis, donde se separan los metales nobles que contiene el cobre que sale de los hornos. Esquemáticamente este proceso se puede representar de la siguiente manera:

Es decir, cuando nos informan que estamos exportando concentrados de cobre, debemos recordar que este material en polvo grisseo, contiene diversos sulfuros de cobre y molibdeno más otros metales asociados, que se encuentran en menor proporción, pero que son más valiosos que el cobre mismo [20]. Es decir, contiene 30% de cobre y 70% de diversos elementos, varios de los cuales tienen alto valor comercial. Por ejemplo, si convertimos a unidades similares los precios de estos metales y metaloides (como el Selenio y Teluro), que acompañan al cobre en los concentrados, y los comparamos con el preciodel cobre, a 3 dólares la libra, observamos que es el menor del listado [21] .

Una mención especial merece el metal llamado Renio (Re), es considerado, como de la “familia de los metales nobles”, tiene una importancia vital en la industria, por ser utilizado en la producción de aleaciones especiales y catalizadores. Este metal se obtiene a partir del concentrado de molibdeno.

Esquemáticamente este proceso se puede representar de la siguiente manera:

Los concentrados de molibdeno (“molibdenita”) contienen entre 0,2-3,0% de Renio. Lo que sabemos es, que nuestro país aporta el 50% de la producción mundial de este valioso metal. La transnacional Molymet produce en Chile unas 18.000 Kg de molibdenita al año (la producción mundial es de 50.000 Kg/año) [22].

En suma: ¿Cuánto cobre produce Chile actualmente?

La pregunta parece ser simple, pero ¿“Chile” es Codelco o la Transnacional Escondida, “Cobre” es concentrado de cobre (30% Cu) o cobre electrolítico (99,99% Cu)?. Es decir, nos interesa saber lo que de este territorio sale hacia el resto del mundo o los ingresos al fisco chileno.

¿Cuáles son los principales productos comerciales que se obtienen a partir de los concentrados de cobre?

La respuesta es simple, el listado es el siguiente, en orden de valor comercial:Cátodos Cu electrolítico (99,99%), Cobre Blíster y Ánodos (99,8%), Cobre Refinado a Fuego (99,5), Barros anódicos y subproductos (Au, Ag, Pd-Pt, Se, Te, Ni…), Ácido sulfúrico.

Fundición squemáticamente este proceso se puede representar de la siguiente manera:

  1. El caso del litio

El Litio (Li) es un metal alcalino, que como su nombre lo indica fue descubierto en rocas. El Li se encuentra debajo del hidrógeno, en la Tabla Periódica de los Elementos, es muy liviano y su átomo es muy simple, tiene sólo tres electrones y en su núcleo, fuera de los tres protones puede tener entre tres y ocho neutrones. Esta característica le permitió al litio “militarizarse”a partir de 1943, cuando se desató la carrera armamentística y se pensó en la fusión de átomos ligeros, para generar calor principalmente, y ser utilizado para producir bombas termonucleares. Es decir, interviniendo el núcleo de este simple metal se puede generar enorme cantidad de energía. Por este motivo, no es de extrañar que sea la Comisión Chilena de Energía Nuclear (CCHEN), la que tenga la más importante responsabilidad sobre este preciado metal. Ocurre que nuestro país está adscrito al Tratado de No Proliferación Nuclear, es decir, forma parte de los 190 países del mundo que se han comprometido ante las Naciones Unidas, desde 1970 a la restricción de la posesión de armas nucleares “para impedir la proliferación de armas de destrucción masiva”. En otras palabras, la CCHEN, a partir de 1990, debe obligatoriamente darle trazabilidad a cada gramo de litio que salga de nuestro territorio, contenido en cualquier producto que se comercialice. Sin embargo, la historia del Li en nuestro país empezó en 1968 cuando se gestó una asociación estatal –privada entre Corfo (37,5%) y la Sociedad Chilena del Litio (Anglo-Lautaro) (62,5%). La SCL produjo en el año 1984, 11.800 ton de carbonato de litio (Li2CO3 ), que transformaba esta sal en litio metálico en su planta de Nevada, EEUU. Posteriormente esta empresa fue comprada por Foote Mineral Co. y luego traspasada a Rockwood, la que actualmente es propiedad de Albemarle. Por su parte Corfo creo la empresa Soquimich para explotar los salares que en 1971 se nacionalizaron yCorfo mantuvo el control del 100% de la explotación de los salares, hasta 1973. En 1983 Corfo sede su propiedad a SQM, empresa privada que actualmente produce Li2CO3 , LiOH, LiCl y por su lado Albemarle sigue produciendo Li2CO3 y LiCl.

Se estima que Albemarle y SQM podrían llegar a producir unas 300.000 ton de Li2CO3 por año.

Llama la atención que al Litio se le trate comúnmente como un “mineral”, en lugar de “metal”, incluso en la literatura que pretende difundir conocimientos, por ejemplo, “El litio se ha convertido en un mineral de enorme interés a nivel mundial”…parte diciendo un documento de Cochilco [23]. El Instituto de Ingenieros de Minas [24], presenta un interesante documento donde propone estrategias para el desarrollo del litio y recuerda que este metal no es susceptible de concesiones mineras. Entre las importantes medidas que propone tomar, están las siguientes: “ -cualquier empresa puede solicitar concesión sobre los salares para explotar algún mineral, pero debe informar si encuentra litio.- los materiales atómicos naturales  y el litio extraídos y los concentrados, derivados o compuestos de aquellos y éste, no podrán ser objeto de ninguna clase de actos jurídicos sino cuando ello se ejecuten o celebren por la Comisión Chilena de Energía Nuclear, con ésta o con su autorización previa. Si la Comisión estimare conveniente otorgar la autorización, determinará a la vez las condiciones en que ella se concede”.- la parte más importante y relevante del Salar de Atacama es de propiedad del Estado de Chile a través de Corfo, que posee 32.768 pertenencias mineras que ocupan una superficie de 1.638,4 km2 (55% del área total) la cual cubre la parte más relevante y primordial del núcleo del Salar de Atacama, donde están las mejores reservas y concentraciones de litio y Potasio.- dedicar tiempo a revisar y fiscalizar como ha sido la explotación del litio y del potasio por estas 2 empresas (SQM  y Soc. Chilena de Litio) que operan en el Salar de Atacama.-  los acuíferos geotermales  que se exploten en Chile para la generación de electricidad, producirán como subproducto aguas  con contenidos de litio y otros elementos químicos como boro, potasio, cesio y rubidio y, por lo tanto también debería  aclararse la situación legal respecto a la extracción, recuperación y comercialización de estos productos, ya que algunos serán considerados de interés nuclear (cesio por ejemplo) y otros no concesibles (caso del litio). Revisar y realizar las siguientes actividades:- la condición de “interés nuclear” y de “no concesible” del Litio mencionados en la Ley de creación de la CCHEN y en el Código de Minería respectivamente.- Los Contratos Especiales de Operación Litio (CEOL)[25] para saber si es realmente la herramienta que se necesita en Chile para desarrollar nuevos proyectos de litio, en el corto y mediano plazo”.

 La propuesta del actual gobierno de crear la CEOL, ha sido ampliamente debatida [26], en un documento de la Casa de la Paz se expone que:licitar yacimientos de litio bajo la forma de “Contratos Especiales de Operación”, vulnera la Constitución, la legislación minera, que define este mineral como estratégico, no concesionable y busca premeditadamente eludir el debate parlamentario para entregar, por vía directa, la explotación del litio integralmente a privados. La explotación de los salares, debiera ser parte de un debatey una modificación a la legislación minera resuelta por el Parlamento y no a través de un subterfugio inspirado en un decreto de la época de la dictadura.

¿Cómo se produce el carbonato de Litio (Li2CO3) ?

El Li es un metal alcalino que proviene de minerales, entre los cuales los más importantes son alumino-silicatos (espodumeno y petalita), principalmente. Estos minerales son explotados en EEUU, Canadá y Australia. El concentrado que se obtiene de estos minerales contiene 7,20% de Li y cuesta 750 U$/ ton.

El carbonato de litio que se produce en el norte de nuestro país tiene un 99,5% de pureza y llega a costar 6.600 U$/ton. La explotación a partir de las salmueras es definitivamente más ventajosa que a partir de minerales y consiste en concentrar las salmueras por evaporación solar, aprovechando las condiciones ambientales de los salares. La salmuera contiene inicialmente 0,23% de litio, proveniente de profundos pozos, una vez extraídas las sales( Sulfato de calcio, cloruro de sodio, cloruro de potasio, cloruro de magnesio) que acompañan al Li, en las pozas de evaporación, las aguas madres, que contienen 5,8% de litio, pasan a la planta de purificación, donde son tratadas con carbonato de sodio para producir finalmente el carbonato de litio, que contiene 18,7% de Li.

¿Cómo se produce el carbonato de Li?

Esquemáticamente este proceso se puede representar de la siguiente manera:

El inmenso depósito salino del salar de Atacama, de 100 Km de largo por 80 Km de ancho, posee el 25% de las reservas mundiales de Li, bórax y sales de potasio. Sin embargo, se debe recordar que los salares son ecosistemas extremadamente frágiles y la sobreexplotación podría destruir su equilibrio y arruinar su vida útil.

La única estrategia de defensa de este importantísimo recurso natural es declarando su calidad de “elemento estratégico”, es decir, como la única material prima para la producción de Tritio, indispensable en el desarrollo de bombas termonucleares. En otras palabras, es un metal indispensable para generar la energía eléctrica que requiere el planeta, pero debemos considerar que pudiera caer en las manos de quienes desean utilizarlo para fines bélicos.

El costo de la producción de una tonelada de carbonato de litio se estima en unos 370 dólares, en tanto que una tonelada de esta sal cuesta U$ 6.600 y el valor de una tonelada de Li metálico es U$ 12.000 pero, una batería de Li para un automóvil eléctrico actualmente puede llegar a costar unos U$ 20.000 . Por otro lado, el costo de los isótopos de litio están en el orden de U$10.000 el Kg de Li-6 y U$ 6.000 el Kg de Li-7.

Definitivamente comercializar litio como carbonato de litio es un pésimo negocio, para los dueños de los salares del norte de nuestro país.

J. Camus

El principal atractivo del Li, es su uso para la fabricación de baterías de ión-Li, sin embargo, todas las sales de este metal alcalino, son extraordinariamente importantes, extendiendo su uso desde lubricantes hasta medicamentos para trastornos de bipolaridad.

¿Cómo se produce el Li?

Esquemáticamente este proceso se puede representar de la siguiente manera:

La producción de carbonato de litio, y de Li metálico, no constituyen la implementación de tecnologías de alto costo. La producción de baterías de Li (para almacenar energía) o su uso para generar energía (fusión nuclear) tienen, definitivamente asociadas tecnologías de punta y de alto costo.

Linkografía

  1. https://www.codelco.com/codelcoeduca-presenta-web-para-educacion-tecnico-profesional/prontus_codelco/2011-02-24/102736.html
  2. https://www.codelcoeduca.cl/site/edic/base/port/lleva_tus_clases.html
  3. https://www.youtube.com/channel/UCSiq6qW24A8XbgHYUeiyVMw
  4. http://www.minmineria.gob.cl/glosario-minero-c/concentrado-de-cobre/
  5. https://www.codelco.com/codelco-informa-2014/prontus_codelco/2014-04-15/130207.html

6. https://dev.consejominero.cl/chile-pais-minero/

7.https://www.direcon.gob.cl/2018/01/informe-direcon-prochile-exportaciones-2017-alcanzan-us68-mil-millones-y-crecen-13/

8. http://www.elclarin.cl/web/opinion/economia/3967-comercializacion-del-cobre-como-concentrado.html

9. https://www.codelco.com/produccion-2017/prontus_codelco/2018-05-16/130208.html

10. https://www.aminera.com/2017/04/06/sonami-nivel-empleo-la-mineria-mas-los-ultimos-siete-anos/

11. www.saladehistoria.com/PowerPoint/PPT/0074_PSU-actividad-mineria-en-chile.ppt

12.http://conceptodefinicion.de/mineral/

13. http://diario.latercera.com/edicionimpresa/escondida-lidera-alza-de-produccion-de-cobre-y-se-acerca-a-codelco/

14. http://www.emol.com/noticias/Economia/2017/04/12/853855/Cobre-deja-de-ser-el-sueldo-de-Chile-Aporte-al-Fisco-cayo-a-17-en-el-ultima-decada.html

15.https://www.cochilco.cl/Mercado%20de%20Metales/2017%2009%2020%20Proyecci%C3%B3n%20de%20producci%C3%B3n%20esperada%20de%20cobre%202017%20-%202028.pdf

16. http://www.mch.cl/2016/03/08/codelco-apuesta-por-concentrados-de-cobre-e-invierte-us-100-millones-para-optimizar-logistica-de-ventas/

17. https://tbinternet.ohchr.org/Treaties/CESCR/Shared%20Documents/CHL/INT_CESCR_CSS_CHL_20605_S.pdf

18.http://www.ecometales.cl/procesar-concentrados-de-cobre-en-chile-dificil-o-inconveniente/

19. http://www.chilesustentable.net/exportacion-de-concentrados-de-cobre-deja-de-ser-buen-negocio-por-alto-grado-de-impurezas/

20. https://cuadernosdeeducacion.wordpress.com/2012/03/19/los-concentrados-de-cobre-un-tema-en-discusion-permanente-juan-camus-a/

21. http://www.gesmatic.com/sempsajp/precios.asp

22. https://www.cochilco.cl/Paginas/Estadisticas/Bases%20de%20Datos/Producci%C3%B3n-Minera.aspx

23. https://ciperchile.cl/pdfs/litio/estudio_cochilco.PDF

24. http://www.minmineria.gob.cl/licitacion-ceol/

25. http://www.iimch.cl/index.php/galeria/496-comision-del-litio-iimch-estrategias-y-politicas-para-el-desarrollo-del-litio-en-chile

26. https://acuerdos.cl/columna/el-estado-debe-explotar-el-litio-en-chile/

jcamusarancibia@gmail.com

Editorial (CdE nº47)

Durante la elaboración del presente número, nos alerta un nuevo triunfo de la derecha en América Latina, con un poco más del 55% de las preferencias, Jair Bolsonaro, ex militar y quien abiertamente durante su campaña realizó apologías de la dictadura que sufrió el vecino país, se convierte en el nuevo presidente de uno de los países claves para el crecimiento económico de la región como es Brasil. Si observamos este triunfo, junto a los alcanzados por la derecha en países como Argentina, Perú, la decepción vivida con Moreno en Ecuador, y sumamos a un Donald Trump como orquestador, resulta preocupante el cerco o gran pinza que se está originando para estrangular a Venezuela, Bolivia y otros procesos progresistas de la región.

Esta tendencia, se puede ver como un fenómeno internacional de votar y elegir a ultraderechistas como Gobernantes, Presidentes, Legisladores, Alcaldes, etc. donde pareciera que los pueblos sufren de lo que podría llamarse, “la atracción del abismo”, ante tanta frustración por promesas incumplidas, por la política en la medida de lo posible, o por los escándalos de corrupción que atraviesan los distintos sectores y colores políticos, y que traen consigo, la nula o insuficiente atención a las necesidades y demandas que posibiliten garantizar una mejor calidad de vida para la clase trabajadora.

En este nuevo escenario histórico ( y familiar) para América, se fortalece y expande a nivel mundial el capitalismo, el cual utilizando como herramienta el fascismo instala no solo post-verdades sino también el miedo a todo lo que sea “distinto a la norma”: pobres, inmigrantes, homosexuales, etc. con el solo objetivo de sostener su hegemonía regional, y con esto, el control y apropiación de enormes y ricos yacimientos de petróleo, de gas y otros estratégicos recursos naturales, para que sean explotados por los grandes consorcios neoliberales, en su propio beneficio y no de los pueblos soberanos, dueños de tales riquezas naturales.

Esto nos convoca a preguntarnos, ¿Han sido suficientes los análisis sobre las debilidades de la izquierda para disputar y lograr hegemonía sostenida en el tiempo? ¿Cómo aporta a esta disputa la academia?, y es en este cuadro de corrupción, descomposición y degradación social, donde precisamente el quehacer académico podría alzarse como un ejemplo para lograr todo lo contrario, fortaleciendo e instalando gobiernos democráticos en sus instituciones, robusteciendo la transparencia, la honradez y solidaridad científica, incorporando el paradigma de los Derechos Humanos como base de su proyecto de formación y diseños curriculares; una academia proba, leal, cumplidora con el desarrollo de los pueblos en lo intelectual y en lo manual, donde el “grado” visible no sea signo de superioridad, sino que facilite el juicio, que permita distinguir lo “sano” de lo “enfermo”.

Como decía nuestra gran Gabriela Mistral por el 1933, “el pueblo cree en estos capitanes de la inteligencia que vienen a cubrir los viejos cuadros de generales, cleros, banqueros y terratenientes, pasaron a la inteligencia el halo no sólo de la autoridad, sino de la espiritualidad (…) y soñaron otros estados, otras vidas, otras conciencias colectivas en cuyo seno vivirían más felices”.

La función de la educación sexista en la reproducción del modelo económico. Carla Aguayo Huerta

Con la llamada “ola feminista” en universidades y educación secundaria a lo largo del país durante este primer semestre, se ha instalado en la discusión pública y política temas tales como la violencia de género, acoso y abuso sexual e igualdad de género, a través de demandas que se resumen en la exigencia de una educación no sexista y en protocolos donde las instituciones deben definir cómo abordar y prevenir el acoso, abuso y actos discriminatorios en contra de las mujeres. Difícilmente es posible mantenerse al margen de esta discusión, y el sentido común podría hacernos pensar, que no estar a favor de estas demandas es un acto antidemocrático ¿quién podría negar la violencia hacia las mujeres, la desigualdad con las que pueden ejercer sus derechos básicos como salud, educación, trabajo, los estereotipos que cotidianamente se reproducen y cosifican el cuerpo femenino reduciéndolo principalmente a un rol maternal y reproductivo? ¿quién podría negar que el sistema de educación en sus distintos niveles produce y reproduce desigualdad de género? Estudios, cifras y ejemplos abundan (basta con revisar los Informes Sombra de la CEDAW)“ por lo que no reconocer esta realidad es ante todo una decisión política e ideológica.

Lamentablemente, llegar a consensos sobre cómo poner fin a esta realidad es más complejo de lo que parece. Porque el fin de la educación no sexista es que la educación tiene que estar al servicio de una sociedad en la que se fomente un trato igualitario y libre de violencia entre hombres y mujeres. ¿cómo entonces, se puede exigir igualdad de género cuando el sistema educativo mercantil carece de una estructura de base que asegure un acceso igualitario entre hombres y mujeres de distintas clases sociales o cuando el sistema educativo violenta al excluir a aquellos que no pueden pagar por su educación, indistintamente del género? Y es aquí donde entramos a una discusión clave entre las distintas corrientes del feminismo ¿es posible lograr una igualdad de género si es que se mantiene un sistema económico que genera desigualdad?

Si profundizamos aún más, actualmente la educación, tanto en su administración como en su diseño curricular, facilita la reproducción de un sistema de clase donde los sectores privilegiados pueden acceder a educación de calidad y seguir manteniendo su estatus social, mientras los sectores más vulnerables reproducen su pobreza, y un sistema sexista que asigna roles a hombres y mujeres funcionales a un sistema de clase ¿qué relación existe entre el sistema económico capitalista y el sexismo?

Silvia Federici, militante feminista y escritora, concluye en su investigación “Calibán y la bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación primitiva” que el capitalismo en tanto sistema económico-social está necesariamente vinculado con dos sistemas de dominación: el racismo y el sexismo. Por tanto, en la sociedad capitalista, el cuerpo es para las mujeres un lugar de explotación y de resistencia “en la misma medida en que el Estado y los hombres se han apropiado del cuerpo femenino, forzado a funcionar como un medio para la reproducción y la acumulación del trabajo”. Vale decir, el sistema capitalista a través de sus instituciones, la educación como tema convocante, reproduce roles en donde la mujer cumple una función meramente reproductiva de la fuerza de trabajo (los trabajadores), naturalizando la familia nuclear en desmedro de la familia extendida que colectivizaba su producción, en donde existe una dependencia económica hacia el hombre o donde el trabajo femenino es considerado un “aporte” a la economía del hogar pudiéndose justificar un menor salario, y por tanto, al tener las mujeres la responsabilidad de llevar la crianza y el cuidado de los niños, el sistema capitalista se asegura una mano de obra, y en consecuencia, acumulación del trabajo. En este sentido, la subvaloración de las mujeres y la instrumentalización de su cuerpo– que pasa a entenderse como un bien público– fue extremadamente necesario para que se produjese la transición de una sociedad feudal agraria a una sociedad capitalista industrial. En otras palabras, el capitalismo se funda en la división sexual de trabajo y en estereotipos que relegan a las mujeres a una condición inferior y relacionada con el mundo doméstico.

Por tanto, la normalización de las prácticas sexistas en el aula y los espacios educativos, y el acoso y abuso al que están expuestas las estudiantes, tanto por sus pares como por el cuerpo docente, es expresión de un entramado cultural que sostiene las relaciones económicas a nivel mundial. Prácticas sexistas que son avaladas por parte del Estado y los sectores más conservadores de la sociedad chilena, que se oponen sistemáticamente a una educación sexual que se centre en la afectividad y el derecho al placer o lisa y llanamente a seguir avanzando en una legislación que asegure un ejercicio pleno de los derechos sexuales y reproductivos. Ejemplo clave de esto, es el ataque a tres mujeres en la marcha de este 25 de julio en Santiago de Chile por un aborto libre y seguro, las cuales fueron agredidas por grupos fascistas que se oponían a dichas demandas a vista y paciencia de Carabineros².

Aquí vemos, cómo demandas que se concentraban en un espacio de la sociedad, como son las escuelas y las universidades, y que levantadas por un grupo determinado –mujeres estudiantes– se amplían a otras esferas y puedan convocar a 50 mil personas a nivel nacional, recogiendo demandas históricas del feminismo en Chile y de gran parte de Latinoamérica: el derecho a decidir sobre el propio cuerpo.

Este fenómeno, se da por dos motivos concatenados: uno, porque la base ideológica detrás del sexismo es el patriarcado, entendida como el orden social donde el poder recae en el padre de familia, y donde las mujeres se encuentran es una situación de subordinación hacia la figura masculina, y, por tanto, acabar con el sexismo implica la construcción de un orden social que carezca de un sistema de dominación por género. Este sistema de dominación patriarcal, construido históricamente a lo largo de los siglos (que en terminología marxista podríamos ubicar en la supraestructura) es sostenido, y a su vez sostiene, las condiciones materiales donde se produce la explotación. Así, los principales aliados durante el siglo XIX del capitalismo que permitió su expansión a través de la colonización de los territorios africanos y asiáticos, fue el sexismo y el racismo. Necesariamente había que erradicar otras formas de relaciones entre hombres y mujeres e instalar la división sexual del trabajo.

Por ende, acabar con la desigualdad de género va más allá de exigir una educación no sexista, (aunque sea un gran paso problematizar una situación normalizada), es construir una nueva sociedad no capitalista y no patriarcal.

En segundo lugar, el generar un cambio en el sistema patriarcal y/o avanzar hacia relaciones más igualitarias entre hombres y mujeres, necesariamente debiera significar un avance tanto en el derecho a decidir de las mujeres, como en el derecho de las mujeres a decidir sobre el propio cuerpo. Sin embargo, en la medida en que esto no se ligue a un cambio de las relaciones económico-laborales, y a la construcción de un nuevo modelo económico o infraestructura que sostenga un orden social y cultural diferente, nos seguiremos enfrentando a grupos minoritarios con el derecho a agredir a las mujeres (y/u otros grupos no dominantes como los mapuches o LGBT+) que se niegan a cumplir con dictámenes que esta sociedad impone.

Volviendo a la pregunta ¿es posible lograr una igualdad de género si es que se mantiene un sistema económico que genera desigualdad? Tomaremos nuevamente las palabras de Silvia Federici:

“resulta, por lo tanto, imposible asociar el capitalismo con cualquier forma de liberación […] Si el capitalismo ha sido capaz de reproducirse, ello se debe al entramado de desigualdades que ha construido sobre el cuerpo del proletariado mundial y de su capacidad de globalizar la explotación. La diferencia radica en que hoy en día la resistencia al capitalismo también ha alcanzado una escala global”.

1 Desde la ratificación de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (o en sus siglas en inglés, CEDAW) en 1979 por parte de los Estados, estos deben elaborar un Informe cada 4 años en el que dan cuentas de las medidas que se adoptan para cumplir Convención. Paralelo a ello, se presentan los Informes Sombra que corresponden al monitoreo y evaluación que realizan distintas ONG’s del país a fin de complementar lo expuesto por el Estado así como mostrar las debilidades e incumplimiento de las políticas públicas en relación a los derechos hacia las mujeres.

2 Según relato de Valentina Fieguera, estudiante de derecho y feminista agredida.

José Carlos Mariátegui: intelectual orgánico de nuestra América. Gonzalo Ossandón Véliz

José Carlos fue parido en tierra incaica (hace 124 años) un 14 de junio de 1894 en Moquegua. Como es habitual en algunas familias de este continente, él murió sin saber con exactitud la fecha de su nacimiento.

Mestizo de cuna. Fue criado junto a sus hermanos por su madre, Amalia La Chira, indígena descendiente de Cacique. Su padre Javier Francisco, proveniente de una familia criolla vasca, tan sólo le dejó el apellido pomposo, ya que éste ni siquiera se molestó en reconocerlo legalmente. Es por ello que pese a estar casada la señora Amalia, por muchísimo tiempo gustaba de presentarse mejor como viuda.

De formación autodidacto, su adolescencia la vivió laburando y escalonando por distintos oficios del periodismo, acompañado siempre de su inseparable cojera de la pierna izquierda heredada desde los 9 años.

En ese ambiente, se va acercando a personajes de la época como el poeta Abraham Valdelomar quien integraba el conocido grupo Colónida y a Manuel González Prada.¹

Cuando el mundo entero se estremeció con el triunfo de la Revolución Rusa, Mariátegui ya había leído a Marx y andaba curioseando en una verdadera ensalada de lecturas gracias a su amigo Víctor Maúrtua quien lo motivó a leer a Hegel y a Bergson, entre otros.

“Desde 1918, nauseado de política criolla, -como diarista, y durante algún tiempo redactor político y parlamentario conocí por dentro los partidos y vi en zapatillas a los estadistas- me orienté resueltamente al socialismo, rompiendo con mis primeros tanteos de literato inficionado de decadentismos bizantinismo finiseculares, en pleno apogeo todavía.”²

Es así como en 1918, el 22 de junio. Aparece la revista Nuestra Época, la cual funda junto a César Falcón y que estaba dirigida principalmente al emergente movimiento obrero de Lima y del Callao. Su breve existencia (hasta tan solo su segundo número) se debió a conflictos generados con el diario El Tiempo -en donde ellos trabajaban y además imprimían la revista- por motivo de la publicación de un artículo anti-armamentista de Mariátegui titulado “El deber del ejército y el deber del Estado”, el cual desató las iras de los oficiales de la guarnición de Lima, los que se manifestaron violentamente en la instalaciones de la imprenta El Tiempo y le propinaron una desvergonzada y desproporcionada golpiza a su cojo autor.

Dicho episodio, desprovisto de todo recato y sigilo, se convirtió en todo un escándalo, tanto así que tuvo que renunciar el Ministro de Guerra de turno de la época, un tal no sé cuantito, militar cobarde que no vale la pena ni nombrar.

Pese a ello no claudicó y durante el mes de mayo de 1919 junto a César Falcón y Humberto Águila -entre otros- funda el diario La Razón. Trinchera desde la cual critica al gobierno de Leguía –oncenio de gobernanza engañosa en la que en su comienzo a algunos progres encandiló- desde sus inicios por ser un representante más de la oligarquía civilista. Impulsó y patrocinó desde ahí también la campaña por la Reforma Universitaria y apoyó acérrimamente al movimiento obrero.

Como consecuencia de su reiterada insolencia frente a la autoridad, el 8 agosto de 1919, La Razón deja de ser impreso a causa de las presiones del gobierno gatopardista y el arzobispo de Lima, forzando a sus fundadores a aceptar un exilio camuflado bajo la forma de una beca forzada. Las críticas de Mariátegui iban incomodando cada vez más a Leguía, quién ante sus oponentes adoptó el hábito de relegarlos o bien exilarlos. Es así como César Falcón es designado a España y Mariátegui a Francia, quién una vez ahí porfiadamente decidió instalarse en Italia:

“De fines de 1919 a mediados de 1923 viajé por Europa. Residí más de dos años en Italia, donde desposé una mujer y algunas ideas. Anduve por Francia, Alemania, Austria y otros países. Mi mujer y un hijo me impidieron llegar a Rusia. Desde Europa me concerté con algunos peruanos para la acción socialista. Mis artículos de esa época, señalan las estaciones de mi orientación socialista. A mi vuelta al Perú, en 1923, en reportajes, conferencias en la federación de Estudiantes y la Universidad Popular, artículos, expliqué la situación europea e inicié mi trabajo de investigación de la realidad nacional, conforme al método marxista.”³

Método dialéctico del materialismo histórico. Concepción materialista de la historia que virtuosa y creativamente aplica en la realidad concreta de su Perú y de Nuestra América, permitiéndole así develar las relaciones sociales de producción que provocan las principales problemáticas que padecemos los y las explotados/as, oprimidas/os y dominadas/os en este continente.

En 1928, publica sus Siete Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana. En donde a pesar ya de tener la fama de herético, sorprende organizando el relato de sus ensayos ortodoxamente aplicando el “Edificio del Cuerpo Social” propuesto por Marx en el célebre prólogo a la Contribución de la Crítica a la Economía Política.

Es así como los primeros tres ensayos: “Esquema de la evolución económica”, “El problema del indio” y “El problema de la tierra” dan cuenta de la Estructura de la sociedad peruana, buscan caracterizar su modo de producción. Mientras que los restantes cuatro: “El proceso de la instrucción pública”, “El factor religioso”, “Regionalismo y centralismo”, “El proceso de la literatura”, están dedicados a profundizar en los elementos constituyentes de la Superestructura.

El carácter central que el autor otorga al indígena en el proceso de formación económica y social del Perú y América Latina desde la conquista hasta su época resulta destellantemente esclarecedor, sobretodo para aquellas testas contaminadas por positivismos manualizados o por gradualismos seudoeurocentristas que les gusta jugar a la política de salón, la de mantel largo. Aquella que acá en Chile es de gusto de los nietos de Aylwin: La política de contención de masas… en la medida de lo posible.

Debido a nuestra historia de permanente invasión, conquista y sometimiento (antes con armas y a caballo, ahorita de cuello y corbata y aplicando su hegemonía) criollo-foráneo que no respeta fronteras nacionales necesariamente, es que resulta que solo a través de un proceso revolucionario de transformación radical –la política para resolver lo deseable, lo necesario- es posible de satisfacer las fundamentales necesidades de nuestros pueblos, sobretodo de aquellos que cohabitan en un mismo territorio mallamado nación.

La interpretación sobre su realidad por supuesto que no culmina ahí, busca de modo original y sin pautas la transformación, pretende intervenir en ella, buscando contribuir a la plena realización de un sujeto social históricamente condicionado.

Con Los 7 Ensayos, El Amauta nos propone las bases suficientes para la realización de un proyecto político genuinamente latinoamericano, consistente y convincente. Herramienta útil para disputar la hegemonía imperante, proponiendo relaciones sociales

de nuevo tipo, verdaderamente emancipadoras y coherentes con su propia historia. En ese sentido, convicto y confeso, nos muestra como el sometimiento del Indígena y la expropiación de la Tierra fueron fundantes para la acumulación de capital y apropiación de la propiedad privada en nuestros territorios, lo que es determinante para comprender la conformación social de su Perú actual.

Es por ello también que se esmeró en defender este patrimonio práxico de los pueblos del mundo, tanto de las desviaciones ideológicas provenientes de la socialdemocracia y el reformismo, como de los dogmatismos axiomáticos contemporáneos a él y bautizado por Stalin como marxismo-leninismo. Y para que no fuese tan literal su apología, es que acude al belga Henri de Man para dejarlo como estropajo.

Es en la revista Amauta, fundada por él, la que emplea como trinchera y a la vez como laboratorio de traducción y creación iconoclasta del marxismo… Creatividad desatada pero a la vez profundamente conectada con su realidad.

En su N°17, publicado en septiembre de 1928, inicia la publicación de los 16 ensayos que componen su Defensa del Marxismo, coincidiendo con la explicitación de dicha revista con respecto a su orientación socialista, lo que también contribuiría meses después a la conformación del Partido Socialista del Perú.

Estas dos grandes obras literarias que les invito a leer, más la caudalosa cascada de ensayos que escribió son aportes nutritivos para la confección de propuestas convincentes capaces de persuadir a millones. Material provocador y literatura infaltable para aquellas y aquellos que andan en búsqueda de combustión para encender sus pajarillas.

Mariátegui nos afirma con frescura de época, la vigencia y necesidad de un pensamiento revolucionario enraizado en su praxis histórica, sin pretender ser calco ni copia de nada, tan solo creación heroica que estimule verdaderos procesos de liberación e independencia de nuestros pueblos.

Notas

¹El ensayo titulado “Nuestros Indios” de González Prada es considerado todo un hito dentro del movimiento indigenista peruano de finales del siglo XIX. El autor en dicho escrito se pregunta si el indio sufre más en la República que en la Colonia, denuncia la explotación del indio al interior de una República que fue construida sin el indio y contra él. En síntesis, para el intelectual peruano el problema del indio es un problema económico.

²Mariátegui, J.C. “Fragmento de una carta a Samuel Glusberg del 10 de enero de 1927”. Texto publicado en “Itinerario y trayectos heréticos de José Carlos Mariátegui”. de Fernández, O. (2010). Santiago de Chile. Ed. Quimantú. pp. 214.

³Mariátegui, J.C. “Fragmento de una carta a Samuel Glusberg del 10 de enero de 1927”. Texto publicado en “Itinerario y trayectos heréticos de José Carlos Mariátegui”. de Fernández, O. (2010). Santiago de Chile. Ed. Quimantú. pp. 214.

Algunas consideraciones sobre el fetichismo. Osvaldo Fernández Díaz

El Capital, no es un tratado de economía. Es fundamentalmente la crítica de la economía política, entendiendo por tal no solo la crítica de la economía política burguesa, sino, principalmente, la crítica del sistema capitalista en su conjunto. Las dos categorías centrales de esta crítica son las de fetichismo y plusvalía. Por eso es preciso leer El Capital en clave de fetichismo y de explotación, siendo la eliminación del fetichismo la base del desaparecimiento del modo capitalista de producción.


Porque el fetichismo deforma, invierte y oculta la real naturaleza de las relaciones sociales.
Como tal el fetichismo es un concepto que afecta y es inherente a casi todas las relaciones económicas y sociales de las sociedades en donde rige el modo capitalista de producción. De esta manera lo que empieza como el fetichismo de la mercancía, está presente también en el dinero y culmina en el concepto de capital.

I. Antecedentes del fenómeno ideológico en la obra de Marx.
1. El complejo fenómeno ideológico que falsea las relaciones sociales de la sociedad captalista, está presente en Marx desde sus escritos más tempranos. Heredados de Hegel, vía Feuerbach, los conceptos de alienación y reificación (o cosificación) se incorporan al discurso crítico de Marx y no lo abandonan, incorporándose a la crítica de la economía política que éste pone en obra en El Capital.

2. Por eso se puede afirmar que el examen del fenómeno fetichista, que se expone en El Capital, venía preparado por los conceptos de alienación, reificación, e ideología en general, que aparecen en las obras tempranas de Marx, tales como los Manuscritos económico-filosóficos de 1844 en La Ideología alemana de 1845, y en las Tesis sobre Feuerbach.

3. En los cinco cuadernos donde Marx fue consignando sus primeras lecturas acerca de la economía política, y que en 1931 se publicaron como los Manuscritos económicos y filosóficos de 1844, se confronta ya con la “fórmula trinitaria” y la crítica de la economía política se despliega mediante el concepto de trabajo enajenado, que desbarata la armonía que los economistas pretendían ilustrar mediante esta fórmula que habla de un equilibrio armónico de la sociedad burguesa. Según esta idea las tres clases que distingue la Economía política, los capitalistas, los terratenientes y los trabajadores, poseen una fuente de riqueza (respectivamente el capital, la tierra y el trabajo). Estas fuentes les proporcionan, a su vez a los capitalistas su ganancia, a los terratenientes la renta del suelo y a los trabajadores su salario.

4. En un desarrollo tripartito del concepto de trabajo enajenado, aparece el concepto de alienación. Que es la pérdida de sí mismo que el obrero experimenta en el proceso del trabajo, y la reificación, cuando el producto de su trabajo se alza como un poder frente al trabajador. Hay en estos conceptos un fuerte acento ético y de denuncia de la sociedad capitalista.

5. En La ideología alemana, Marx utiliza y desarrolla el concepto de ideología para calificar el pensamiento de los filósofos neo-hegelianos, pero también explora los vínculos que existen entre la presencia de la ideología en la conciencia común, y el poder de la clase dominante, hasta llegar a la proposición de que la ideología que se impone, será siempre la ideología de la clase dominante

6. Estos conceptos de alienación y reificación, vuelven a aparecer en los intersticios del proceso de fetichización tal como es expuesto en El Capital. Por ejemplo, la reificación alude al hecho que en el capitalismo, lo que es una relación entre personas se presente, y adquiera la dureza de una relación entre cosas.

7. O cuando Marx aclara que sólo la costumbre de la vida cotidiana hace posible la banalidad de esta mistificación, aludiendo a los efectos ideológicos del fetichismo tanto en la conciencia común, como en la mente de los economistas.

8. De modo que este sesgo crítico ético que el examen del fenómeno del fetichismo tiene en El Capital, proviene, como una herencia, de los primeros escritos sobre la economía política de Marx. De ahí que haya que considerar que la crítica de la economía política, reiteradamente anunciada por Marx, contiene este sesgo de denuncia ética que está presente en sus escritos tempranos. Esta es por lo demás la fuerza y el alto grado de atracción que los Manuscritos del 44 siguen teniendo.

9. En el prólogo de la Contribución a la crítica de la economía política, que aparece en 1859, Marx junto con diseñar lo que puede ser la estructura de la sociedad capitalista, a través de la metáfora de un edificio, presenta, dentro de este marco tanto el lugar como la significación de la ideología. La primera referencia a este fenómeno en el prólogo, se hace para señalar el lugar secundario, o casi sin importancia determinativa que juegan las “formas ideológicas” en la sociedad. Se está refiriendo a «…las formas jurídicas, políticas, religiosas, artísticas o filosóficas, en una palabra las formas ideológicas en que los hombres adquieren conciencia de este conflicto y luchan por resolverlo.» Queda, sin embargo abierta la pregunta de por qué esta conciencia de los hombres tiene una representación deformada de la realidad. La respuesta va a proporcionarla en El Capital, con el concepto de fetichismo.

10. Antonio Gramsci al analizar este texto en los Cuadernos de la cárcel, comienza aceptando la escasa verdad que trasmiten estas formas ideológicas de la conciencia social, pero señalando, al mismo tiempo, que es ésta la única forma como los hombres, « adquieren conciencia del conflicto real y luchan por resolverlo».

Con lo cual invita a reexaminarlas desde esta otra perspectiva que lejos de minimizar las formas ideológicas las revitaliza relacionándolas como un mismo bloque histórico con las relaciones estructurales.

11. Respondiendo a varias cartas, donde jóvenes intelectuales y políticos le planteaban interrogantes acerca de este prólogo a la Contribución, Engels aclara, precisa, e introduce modificaciones a este texto, las cuales precisan el papel y la significación de las superestructuras. En primer lugar mediante la fórmula de que la base material determina “sólo en última instancia”, lo cual abre una reciprocidad causal, una cierta posibilidad de reversión, otorgándole a las formas ideológicas de la conciencia social, la posibilidad de influir también en la base material. De esta manera restablece nexos, tanto entre ellas como de la manera que pueden influir sobre la base.

II. Cómo y por qué el fenómeno del fetichismo aparece sólo en El Capital.

12. En el Capital, el tema del fetichismo se abre con el apartado cuarto del primer capítulo destinado a la mercancía, que habla del “carácter fetiche de la mercancía y su secreto”. En el tercer tomo aparece en la sección séptima sobre “las rentas y sus fuentes”, en el capítulo 48 que Marx destina a “La fórmula trinitaria”.

13. El fetichismo forma parte de la crítica a la economía política, a) tanto por la forma como estas categorías aparecen a la superficie de la sociedad falseando todas las relaciones sociales y humanas, como b) por la manera como la economía política la trata.

14. En el capítulo que Marx destina a la fórmula trinitaria, hablando del comportamiento teórico de los economistas vulgares, Marx dice lo siguiente:

«En verdad, la economía vulgar, no hace más que interpretar, sistematizar y defender de manera doctrinal las ideas del agente del capital que está sometido a las relaciones de producción burguesas. Nada asombroso, entonces, que ella se sienta perfectamente cómoda entre las formas alienadas del sistema, con sus absurdos y sus contradicciones; pues toda ciencia sería superflua si la apariencia de las cosas coincidieran directamente con su esencia.» De esta proposición se desprenden varias consideraciones:

a) En primer lugar, que el fetichismo es un fenómeno estructural ligado al proceso de reproducción del sistema capitalista. En efecto, mientras más oculta esa relación interna, más natural y evidente se hace su fetichismo.

b) Luego, captar la fuerza del impacto reificador sobre las relaciones sociales, supone el concurso y la intervención de la ciencia contenida en la crítica de la economía política. Marx propone para ello un método que comienza su recorrido yendo de lo concreto a lo abstracto para luego de terminado este primer recorrido reanudarlo desde lo abstracto a lo concreto; hacia otro concreto, que llama “concreto de pensamiento”. Este proceso presupone el despeje de todas las capas ideológicas que encubren las relaciones económicas reales. Este proceso está desarrollado en El Capital.

15. El fetichismo, no es un accidente, o algo transitorio, de la mercancía o de otra categoría. Es, al contrario, un aspecto constitutivo y concomitante a la reproducción del sistema capitalista, y como tal está presente y es inherente a todas sus categorías centrales. Es una deformación de base que constituye y acompaña la génesis de las categorías económicas, particularmente a las categorías de mercancía, dinero y capital.
Marx define este fenómeno como una inversión del proceso productivo, que acaece desde que todo el proceso productivo comienza a regirse por el mercado.

16. El fetichismo es un proceso de inversión y de suplantación a la vez, en donde las relaciones sociales de producción, que suponen una relación básica de personas es trastrocada por una relación entre cosas. De tal manera que aquello que en la base constitutiva de las categorías era una relación entre productores aparece como ahora como una relación entre aquellas cosas que son sus productos.

17. Mientras más se desarrolla el capitalismo, mas aumenta la forma como sus categorías ocultan la realidad de las relaciones sociales, El fetichismo es, entonces, el resultado de un proceso creciente de ocultamiento.

18. El análisis del proceso del fetichismo es un discurso paralelo en El Capital, a la exposición del proceso de reproducción del sistema capitalista. Ya la elección de la categoría con que comienza el modo de la exposición, involucra al fetichismo. La mercancía lo supone. ¿Por qué se parte con la mercancía? Porque la mercancía es a la vez premisa y resultado. Todo en esta sociedad es mercancía. Y esta categoría que aparece en nuestra sociedad como algo que va de suyo, algo banal y cotidiano alberga desde su aparición un carácter profundamente negativo que va a hacer del hombre, del productor, de la fuerza de trabajo una mercancía, y por lo tanto, una cosa. El proceso de la producción capitalista comienza, con la mercancía y culmina con ella. Al comienzo y al final hay una inmensa acumulación de mercancías.

Estas referencias intentan presentar el fenómeno del fetichismo en toda su complejidad. De partida, más que de alienación, o de ideología, el Capital nos habla de una inversión de las “relaciones sociales entre las personas” en una “relación social entre las cosas”. Pero desde ya la misma descripción del proceso introduce la reificación dentro de su contenido.

El texto orienta la mirada hacia un proceso previo, originario, y determinante de inversión, que expresado en el lenguaje todavía sin pasión del movimiento de las relaciones de producción, señala un cambio de estructura, una modificación en la disposición de los elementos, cuya forma es lo primero a examinar si queremos medir después, desde el punto de vista de los contenidos, el impacto que este proceso, que Marx define como fetichismo y que está presente en todas aquellas sociedades en donde rige el modo capitalista de producción.

Este proceso de inversión es, hasta tal punto constitutivo de las categorías económicas capitalistas, que se puede llegar a decir, que la forma económica se constituye en cuanto tal, y por lo tanto, pasa a ser una categoría económica relevante del punto de vista capitalista, sólo en cuanto contiene esta inversión. Pero contiguo a este proceso de inversión se origina un proceso de ocultamiento. En efecto, la relación no sólo invierte su verdadero contexto sino que oculta su sentido real. No se presenta tal como es ante la conciencia de los individuos. No anuncia su color, sino que por el contrario avanza enmascarada. Así aparece como algo de suyo banal y cotidiano, el papel privilegiado que la cosa asume en esta relación; como una representación corriente, del tipo de aquéllas que dan base y sustento a las ideas más asentadas y sólidas del sentido común; como un dato siempre a la mano, fijo, inmóvil, del cual se parte, o al cual se toma como seguro punto de partida. Esta es la tenebrosa apariencia de la cotidianidad en nuestra sociedad.

Su fuerza proviene precisamente del hecho que se presenta como algo obvio. De ahí también la forma sólida y concreta que esta figura reificada asume para la conciencia habitual. Es por eso que a este nivel, la imagen corriente, natural, no sólo aparece como lo concreto sino que funciona como tal. No basta que se conozca su esencia para que el efecto que provoca desaparezca.

 

Desde que Marx dice que la mercancía singular es “la forma elemental” de la riqueza de las sociedades donde impera el modo de producción capitalista, y que su investigación comienza por el análisis de la mercancía”; el fetichismo ya ha ocupado un lugar dentro de la casa, como una relación de las personas, bajo la apariencia de una relación entre cosas. Pese a la solidez de las formas que va asumiendo el proceso del fetichismo, a medida de su desarrollo, se revela como un enmascaramiento, que se acrecienta desde el carácter incipiente que tiene en el caso de la mercancía, hasta las formas obnubilantes que asume cuando se trata de categorías más complejas como lo son las de dinero y capital.

Esto señala, por otra parte, el carácter plenamente capitalista del fenómeno del fetichismo, pues, aunque su perfección sólo pueda alcanzarse en las formas más elevadas, ya está presente en la elemental mercancía, que desde un comienzo, en el modo capitalista de producción surge como una categoría cabal y plenamente burguesa, con toda la negatividad y la fuerza de una cosa.

Esta mistificación constituye, entonces, un proceso paralelo al desarrollo de las relaciones capitalistas de producción, cuya cosificación y el efecto fetichista que proviene de dicha cosificación, invade la totalidad del mundo en que vivimos, contamina todas las relaciones humanas y sociales, y seguirá estando presente, mientras haya capitalismo, y sigan circulando las mercancías, el dinero y los capitales.

Apuntes acerca del Tribunal Constitucional. Juan Marcos Galleguillos Miranda

1.- Antecedentes

Aunque existían algunos antecedentes anteriores, de organismos semejantes a los Tribunales Constitucionales, tales como la Alta Corte Constitucional en Austria en la Constitución de 1920 y el Tribunal de Garantías Constitucionales establecido por la Constitución Española Republicana de 1931, es con posterioridad a la Segunda Guerra Mundial que se generaliza el establecimiento y creación de Tribunales Constitucionales, como reacción a los graves crímenes contra la Humanidad cometidos por regímenes fascistas llegados al poder al amparo de la Constitución y las leyes imperantes en esos países, es significativo que Hitler llegara al poder bajo la vigencia formal de la Constitución de Weimar. Tras la Segunda Guerra Mundial se toma conciencia de la necesidad de reforzar la normatividad de la Constitución, sobre todo frente al legislador y de potenciar el sometimiento de todos los poderes públicos a los valores materiales implicados en la noción clásica de los derechos humanos. En este contexto, resultan muy importantes los textos constitucionales aprobados precisamente en los países donde triunfó el fascismo: la Constitución italiana de 1947 y la Constitución alemana (Ley Fundamental de Bonn) de 1949, ambas todavía vigentes, contienen preceptos irreformables (cláusulas de intangibilidad), crean un Tribunal Constitucional competente para declarar la inconstitucionalidad de las leyes, y contienen un completo catálogo de derechos.

En Chile, el Tribunal Constitucional fue incorporado a la Constitución de 1925 el año 1970, con la Ley de Reforma Constitucional N° 17.284 del 04 de noviembre de 1970.

Hasta esa fecha velaban por la supremacía de la Constitución, con carácter preventivo, en el orden administrativo, y solo en virtud de un mandato de la ley, la Contraloría General de la República y, a posteriori, la Corte Suprema, en ejercicio de la facultad de declarar inaplicable, para un caso particular, un precepto legal que pugnara con la Norma Fundamental.

Mientras en el derecho comparado la creación de Tribunales Constitucionales se había generalizado, en Chile la mayoría de los intentos había fracasado.

En 1964, el Presidente Frei Montalva, presentó al Congreso un proyecto de Reforma Constitucional, que no consultaba la creación de un Tribunal Constitucional, sin embargo, durante el debate se evidenció la necesidad de contar con un órgano jurisdiccional de alta jerarquía, distinto de la Corte Suprema, destinado a resolver los conflictos jurídicos que surjan entre los poderes del Estado. No obstante, como ya se dijo, el Tribunal Constitucional, solo nacería a la vida institucional en 1970.

El Tribunal Constitucional, creado ese año, ejercería sus funciones solo hasta noviembre de 1973, fecha en que fue disuelto mediante el Decreto Ley N° 119.

2.- Criterios que deben considerarse al establecer un Tribunal Constitucional

Los principales problemas que el constituyente encontrará para su establecimiento, frente a los cuales debe optar, púes existen diversas soluciones, son:

a.- En cuanto a su integración, en que puede escogerse entre una composición de carácter predominante política o predominante judicial. La elección dependerá de la apreciación que se tenga acerca de si su competencia incide en controversias de índole estrictamente jurídica o política, o de una mixtura de ambas.

b.- Para su organización deberá precisarse el plazo de duración de sus integrantes, si su renovación será total o parcial, las calidades que aseguren la aptitud adecuada para la función, las incompatibilidades e inmunidades que consagren su independencia.

c.- En lo que atañe a la extensión de sus atribuciones, las opciones varían: 1) en convertirlo en un órgano exclusivamente encargado de velar por la supremacía constitucional, o 2) asignarle otras funciones de importancia para la aplicación de la Carta Fundamental, tales como el resguardo del orden institucional, pronunciarse en torno a ciertas inhabilidades para ejercer el cargo de Ministro de Estado, declarar inhabilidades, incompatibilidades y causales de cesación en el cargo de los parlamentarios, entre otras.

d.- Si su función tendrá un carácter puramente preventivo, o sea, antes de la vigencia de la norma jurídica, o, por el contrario, podrá actuar con posterioridad a su vigencia.

e.- Debe determinarse quienes podrán requerir la actuación del Tribunal y formularle peticiones. Si la facultad se entregará exclusivamente a los órganos públicos fundamentales, o incluso a las personas, sociedades u organizaciones puramente privadas. Si resulta conveniente establecer una acción popular.

f.- El plazo dentro del cual podrá deducirse el requerimiento, si el procedimiento será contradictorio o investigativo, si su presentación suspende o no el curso normal de los preceptos o actos sujetos a control.

g.- Respecto al efecto de sus resoluciones, si ellas tendrán alcance general (erga omnes) o solo particular (inter partes).

En el articulado de la Constitución, que actualmente nos rige, relativo al Tribunal Constitucional, así como en la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, se buscó dar respuestas a todas estas cuestiones.

3.- El Tribunal Constitucional en la Constitución de 1980

En realidad, la Constitución, actualmente vigente, es la promulgada por el Presidente Lagos el 2005, con las reformas constitucionales que su Gobierno propuso y que se aprobaron, entre otras, en lo tocante al Tribunal Constitucional.

El Tribunal Constitucional se encuentra establecido en el Capítulo VIII de la Constitución Política de la República y va desde el artículo N° 92 al artículo N° 94, en los que norman la principales materias señaladas en el punto anterior, quedando algunas para la Ley Orgánica Constitucional que lo regula.

En el artículo N° 92 se resuelve la cuestión sobre la composición, quedando, de acuerdo al inciso N° 2 del artículo en comento, en que es predominantemente judicial, por las calidades y requisitos que se exigen a sus integrantes, sin embargo, el que intervengan en su designación el Presidente de la República, letra a) del inciso N° 2 del artículo N° 92, nombrando 3 integrantes y el Senado y la Cámara de Diputados designando 4 integrantes, letra b) del mismo inciso y artículo; que en total suman 7 de los 10 integrantes que establece el inciso N° 1 del artículo N° 92, le da a esta elección de los integrantes un carácter eminentemente político, lo que ha ocurrido en la práctica con la repartición binominalista de los cargos. Los tres restantes los elige la Corte Suprema. Durarán 9 años en el cargo, son inamovibles y cesarán en sus funciones a los 75 años.

En el penúltimo inciso del artículo N° 92 se establece la forma de funcionamiento del Tribunal que será en pleno o divido en 2 salas, el cuórum mínimo para sesionar será de 8 miembros y sus acuerdos se adoptarán por simple mayoría.

En el artículo N° 93 se establecen las atribuciones, enumerándose 16, en que además de otorgársele la exclusividad en el resguardo de la supremacía constitucional se le dan todas la atribuciones que describimos en el N° 2 de la letra c) del punto anterior, esto es: resguardo del orden institucional (N° 10 del artículo); pronunciarse en torno a inhabilidades para ejercer el cargo de Ministro de Estado ( N° 13 del artículo); declarar inhabilidades, incompatibilidades y causales de cesación en el cargo de los parlamentarios ( N° 14 del artículo) ; entre otras ( Nros. 11, 12 etcétera).

Tiene atribuciones de control preventivo, N° 1 del artículo N° 93, al ejercer el control de constitucionalidad sobre las leyes que interpreten la Constitución, sobre las leyes orgánico constitucionales y sobre los tratados internacionales que versen sobre materias propias de estas últimas, antes de su promulgación. Ejerce el control a posteriori, en el caso del N° 2 del artículo N° 93, al resolver sobre la constitucionalidad de los proyectos de ley y tratados sometidos a la aprobación del Congreso; también cuando resuelve sobre la inaplicabilidad de un precepto legal en cualquier gestión que se siga ante un tribunal ordinario o especial, N° 6 del artículo N°93.

En el inciso N°2 y siguientes de este artículo N°93, se establece quienes están habilitados para recurrir ante el Tribunal y requerir su pronunciamiento, eventualmente, según la materia, puede recurrir el Presidente de la República, el Senado, la Cámara de Diputados, 10 de los miembros de de las Cámaras, cualquier persona que sea parte en un juicio que esté conociendo un Juez y se concede acción popular respecto de las situaciones que se presentan en los números 10 y 13.

Finalmente, en el artículo N° 94, se establecen los efectos que tendrán las resoluciones del Tribunal Constitucional, contra las que, en primer lugar, no procederá recurso alguno, sin perjuicio de la facultad del mismo Tribunal para rectificar los errores de hecho en que hubiere incurrido.; las disposiciones que el Tribunal declare inconstitucionales no podrán convertirse en ley. Esto último es muy importante para el análisis de las actuaciones del Tribunal.

4.- Sobre algunos pronunciamientos recientes del Tribunal Constitucional

Recientemente el Tribunal se ha pronunciado sobre tres proyectos de ley aprobados totalmente por el Congreso y que versaban sobre materias de gran interés. a) La ley sobre despenalización del aborto en tres causales; b) La ley sobre el SERNAC y c) La ley sobre la educación superior.

En el caso de la ley sobre despenalización del aborto, si bien el Tribunal no declaró inconstitucional ninguno de sus preceptos, introdujo la dudosa noción de objeción de conciencia institucional, otorgándole así a las personas jurídicas una cualidad específica de las personas naturales, pero lo más grave es que para hacerlo se extralimitó en el ejercicio de sus atribuciones, en efecto, la Constitución lo faculta para declarar inconstitucional un precepto, impidiendo así que entre en vigencia, que exista como ley, no lo autoriza a modificar la ley completándola, ampliándola o adicionando partes al texto original, cambiando su sentido, o haciéndolo decir cosas que no decía originalmente, en suma no lo autoriza a actuar como legislador.

En caso de la ley del SERNAC, también hay aspectos de gravedad, que ponen en cuestión el funcionamiento y operación de, prácticamente, todos los organismos fiscalizadores del Estado, ya que su argumentación fue que la ley otorgaba al SERNAC las atribuciones de juez y parte y, además, de sancionar, pero resulta que este es el marco legal, juez y parte y sancionador, con el que operan, por ejemplo, la Dirección del Trabajo, Impuestos Internos, Tesorería General de la República, Superintendencia de Salud, Superintendencia de Sociedades Anónimas, etc. Esta decisión del Tribunal puede traer serias como consecuencias en el futuro.

Por último, en caso del artículo N° 63, el Tribunal argumentó que la prohibición para que instituciones con fines de lucro actuarán como controladores de universidades, atentaba contra la libertad de enseñanza, consagrada en el N° 11 del artículo N° 19 de la Constitución, que establece el derecho de abrir organizar y mantener establecimientos educacionales, así como también, a la libertad de asociación, en circunstancias que, lo que el artículo N° 63 prohibía era el lucro el control de las universidades por parte de entidades con fines de lucro, en concordancia con la ley de universidades de 1981, que prohíbe el lucro en éstas, en consecuencia no afecta los derechos señalados, ya que estos si se pueden ejercer.

Pero lo más grave, respecto de estas dos últimas situaciones, es que el Tribunal actuó a requerimiento de un “téngase presente”, en el caso de la ley del SERNAC, de la Cámara de Comercio de Santiago, y en el caso de la ley de educación, del Consorcio de Universidades Privadas, incumpliendo lo establecido en el inciso N° 4 del artículo N° 93, en cuanto a que el Tribunal solo podrá conocer de esta materia, proyectos de ley, a requerimiento del Presidente de la República, de cualquiera de las Cámaras o una cuarta parte de sus miembros en ejercicio. No existe en esta materia, el derecho de las personas o u otras entidades, a requerir el pronunciamiento del Tribunal y la vía del téngase presente, que es solo eso, una comunicación al destinatario, para lo que estime pertinente, no está considerada en la normativa que rige al Tribunal, se trata solo de un artilugio para entrar a conocer, sin haber sido requerido de acuerdo a la Constitución.

Juan Marcos Galleguillos Miranda

Abogado

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: