In memoriam Jaime Massardo

 

Jaime Massardo

In memoriam  Jaime Massardo[1]

9-11-1949 / 11-04-2016

Escribo sobre la marcha estas pequeñas líneas, recién enterado de la partida de un amigo y compañero intelectual, Jaime Massardo, quien vivió nuestra historia política y cultural cargada de luchas y sacrificios, donde los aparatos de represión estatal se hicieron sentir en él y en muchos compatriotas que representaban el mundo de la izquierda chilena, proceso iniciado por la Dictadura Cívico Militar que azotó nuestro país, a partir del 11 de septiembre de 1973.

Jaime, luego de su detención política por los aparatos de seguridad en 1974, y pasar por diferentes casas de tortura, es llevado al campo de detención de Puchuncaví. Luego de su prisión, sale expulsado a un largo exilio a México en 1975. México, la nación que con su grandeza de espíritu acogió a muchos conciudadanos perseguidos; es desde las tierras de Zapata que inicia su periplo por Francia, donde consiguió su Doctorado en Historia en la Université de Paris III – la Sorbonne Nouvelle.

Son los años de exilio los que irán marcando su producción académica. Así es como su trayectoria político-intelectual lo lleva a instaurar lazos con el mundo cultural y político mexicano, donde se destaca su amistad con Elvira Concheiro, Massimo Modonesi y Lucio Oliver, grupo de gramcsianos mexicanos, los que al alero de sus reflexiones van formando una instancia de discusión política intelectual en la comprensión del pensamiento crítico latinoamericano.

Sus inquietudes intelectuales lo llevaron a Francia, al seminario de Robert Paris quien había escrito La formación ideológica de José Carlos Mariátegui[2]. Jaime asiste durante varios años a los seminarios y entabla innumerables conversaciones con el gran intelectual francés. De su estadía en Francia surge por primera vez, en formato de tesis doctoral en 1994, La formación del Imaginario Político de Luis Emilio Recabarren, bajo la dirección de François-Xavier Guerra, investigación que será publicada como libro por LOM ediciones en el año 2008.

Jaime, quien desarrolló un camino intelectual a la luz de la obra del pensador y militante comunista italiano Antonio Gramsci, buscó desenredar la madeja de dominación que se había desarrollado con la dictadura cívico-militar. Ya lo señalaba en su trabajo, El ojo del cíclope: un desafío político, donde  mostraba  el camino a través del cual,  manu militari, la economía chilena se abría al proceso de globalización, introduciendo un conjunto de elementos que conducía a la generación de nuevas variables y nuevas pautas culturales en el   comportamiento   de   los   actores   sociales.   Dentro   de   este   cuadro   resaltaban   las   nuevas tendencias que conformaban la visión de mundo de la élite y la absorción e internalización de éstas por los grupos subalternos[3].

Jaime, citando a Salvador Allende en el mismo estudio, reproducía lo siguiente: «Nosotros no queremos —decía premonitoriamente Salvador Allende en su Tercer Mensaje al Congreso Pleno, en mayo de 1973— una economía pretendidamente sana con desocupación, explotación, injusticia, sometimiento al extranjero y desigualdad extrema en la distribución del ingreso; no queremos una economía con desnutrición y alta mortalidad infantil, incultura y desprecio por la dignidad del hombre. Para nosotros, semejante economía está irremediablemente enferma». El «nosotros» —señala Massardo— con que acostumbraba a expresarse el Presidente Allende, revela aquí no solamente el castellano culto sino también un universo de representación de lo político que contrasta vivamente con el «yo» que caracteriza hoy el discurso de los más connotados exponentes de la clase política. Este «yo» desplazando al «nosotros» ilustra mejor que mil ejemplos el cambio de época, la mutación cultural y la modificación de la subjetividad que viene tomando forma en este rincón del planeta en el que todos habitamos; es el cambio de época que se resume justamente en lo que de manera genérica conocemos hoy como «globalización», término prácticamente desconocido en el momento en que Allende hacía esta reflexión, cuatro meses antes de inmolarse en La Moneda, pero cuyas características había enunciado precozmente. [4]

Jaime Massardo continúa e inicia el camino que muchos intelectuales comprometidos con la emancipación social, ya habían reflexionado en el siglo XX, el cual es, el de pensar desde Marx nuestras propias particularidades latinoamericanas, para generar la condiciones que subviertan la condición subalterna de las clases trabajadoras.

 

Patricio Gutiérrez D.

Referencias

[1] Patricio Gutierrez Donoso, académico de la Universidad de Valparaíso.
[2]  Robert Paris, La formación ideológica de José Carlos Mariátegui, Cuadernos de Pasado y Presente, México: Siglo XXI ; 1981
[3] Jaime Massardo,  “El ojo del cíclope: un desafío político”, en: http://www.rebelion.org/docs/71571.pdf
[4] Salvador Allende, «Tercer mensaje al Congreso pleno», en Salvador Allende, Obras escogidas, Ediciones del Centro de estudios políticos latinoamericanos «Simón Bolívar» y de la Fundación Presidente Allende, Madrid, Santiago de Chile: Editorial Antártida, 1992, p. 520, citado en: Jaime Massardo, “El ojo del Ciclope., op. cit.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: