Editorial (CdE nº27)

En el último mes del presente año no podemos solo abrazarnos deseándonos un feliz año 2014, sin antes darnos un momento para sentarnos y reflexionar lo que significó este año para el país. Año de término para un gobierno y vísperas del comienzo de otro. Ambos de tendencias distintas y de actores diversos.

Si tuviéramos que resumir en términos políticos el año para el gobierno de Piñera, podríamos concluir que no fue de lo mejor. No tan solo enfrentó  la esperada oposición concertacionista, sino que también las divergencias de su propio conglomerado. Ejemplo de lo anterior fue la conmemoración de los 40 años del Golpe de Estado, fecha sensible incluso en términos epistemológicos respecto al rol de las FF.AA el 11 de septiembre de 1973. Presenciamos  cómo gran parte de Renovación Nacional, partido del presidente, quiso desmarcarse notoriamente de las responsabilidades de la dictadura, principalmente en términos de los crímenes cometidos en ese período, resaltando su posición de derecha ligada a lo netamente económico. No así fue la posición de la UDI, quien con grandes esfuerzos no pudo evadir su responsabilidad y rol histórico como continuador del legado de Pinochet. Este ejemplo, entre otros tantos, nos mostró que la alianza existente entre ellos se ha ido debilitando agudamente, ya que el peso ético producido por el antidemocrático y criminal golpe, pareciera quedar en responsabilidad de la UDI y no de RN, quien al esquivar esta responsabilidad no solidariza con sus aliados naturales. Esto último se reflejó en el escaso apoyo que recibió la candidata Evelyn Matthei por parte del gobierno y de RN, sacando como resultado en la segunda vuelta presidencial un magro 37,83% de la votación, muy por el contrario al resultado obtenido por su contrincante la ex Presidenta Michelle Bachellet, quien obtuvo el triunfo con un 62,16% de los votos. En conclusión, la derecha chilena termina su gobierno y año 2013, con un gran desgaste político y grandes diferencias entre ellos.

Por otra parte, el conglomerado Nueva Mayoría, a diferencia de las desavenencias en la vereda del frente, ha podido exhibir un desbordante apoyo popular, no solo en la elección presidencial, sino que también en las elecciones parlamentarias y de Consejeros Regionales. Destaca en esta votación la obtenida por el Partido Comunista al doblar el número de diputados elegidos y aumentar notoriamente la cantidad de Consejeros Regionales. Este hecho tiene la relevancia que, junto a las demandas sociales surgidas en el último tiempo, debería constituir el sostén para que nada impida a la presidenta Bachelet llevar a buen término el programa de la coalición que la apoya.

Hasta aquí todo pareciera marchar sobre ruedas para las grandes mayorías del país. No está demás señalar que la conducta activa de las organizaciones sociales formada por trabajadores, pobladores y estudiantes hará su propia contribución, pero también la historia nos ha enseñado que, para no provocar retrocesos, quienes conducen la movilización social tendrán que actuar con especial responsabilidad.

This entry was posted in Agentes Sistema Educacional, Educación Superior, Gobierno Universitario, Historia by Cuadernos de Educación ISSN 0719-0271.. Bookmark the permalink.

About Cuadernos de Educación ISSN 0719-0271.

Como grupo de académicos de izquierda mantenemos desde hace un tiempo una reflexión acerca de la educación superior en Chile. En conocimiento de que otros colegas han estado preocupados por una problemática similar, y han elaborado trabajos al respecto, les invitamos, por medio de esta hoja a debatir en conjunto. Esperamos que este sea el embrión de una futura discusión que no dudamos será enriquecida gracias al debate. Por supuesto que para que este debate rinda frutos, debe incluir a todos quienes estamos por un nuevo sistema universitario, razón por la cual desde ya invitamos a contribuir en números posteriores a quienes entiendan la Universidad de manera no funcional al actual modelo económico. Esperamos que esta publicación sea un aporte para quienes vivimos con entusiasmo y espíritu crítico el quehacer universitario, y ojalá también ella contribuya a instalar en el ambiente académico una discusión que permita resolver profundas contradicciones que todavía se arrastran desde la dictadura, como son los problemas globales de la educación en nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s