Estiba y Desestiba. Trabajo y Relatos del Valparaíso que fue (1938 – 1981)

Presentación al libro

Estiba y Desestiba. Trabajo y Relatos del Valparaíso que fue (1938 – 1981)

de Valentina Leal & Carlos Aguirre

(Facultad de Humanidades, Universidad de Valparaíso, 24 de enero de 2013)

Pablo Aravena Núñez

Buscando algún referente del trabajo que hoy comentamos, es decir, algún otro texto anterior que diera cuenta de la realidad de los estibadores de Valparaíso desde sus propias experiencias, fui a dar con el volumen 18 de la colección “Nosotros los chilenos”, publicado en junio de 1972 por la Empresa Editora Nacional Quimantú, titulado “Así trabajo yo”, en donde la primera parte está dedicada a los estibadores. En primer lugar con esto quiero hacer notar que en cuarenta años no surgió una iniciativa similar, pese a las dramáticas transformaciones de nuestro puerto y el enorme costo humano para los trabajadores y, consecuentemente, para la ciudad. He aquí una primera interrogante: ¿Por qué no se formuló antes un proyecto tal considerando que en Valparaíso coexistieron tres departamentos universitarios de historia? En cambio ¿a qué temas estaban –y están– dedicados nuestros historiadores locales? ¿Qué servicio han prestado en pro de la comprensión de los problemas más apremiantes de la ciudad?

estibadoresPara más, a estas alturas ese texto de Quimantú no nos sirve por sí solo para comprender lo que nos acontece en Valparaíso. En este sentido tampoco es equiparable al que hoy nos entregan Valentina Leal y Carlos Aguirre. Y no solo por las intencionalidades de cada proyecto (las dos políticas, aunque con distinta intensidad): la construcción/afirmación de una identidad proletaria (el primero) y la explicación genealógica de un presente problemático (el segundo). Sino porque el primero, el de Quimantú, ha devenido en “documento para la historia”.

Para el caso, debemos entender que un documento es un texto trasformado en huella y para que esto ocurra deben darse ciertas condiciones en el presente en el que comparecen un “espíritu historiador” (Chatelet) y un  texto. Si la huella es la permanencia de una ausencia, lo que aquí planteamos es que el texto de Quimantú ha devenido huella (documento) en la medida en  que acusamos la falta de ese trabajo portuario que describe. El documento por sí solo no explica nada. Es trabajo irrenunciable del historiador elaborarlo en relación con otras huellas, para así ayudar a explicar el porqué de esa falta hoy. Lo que en ningún caso equivale a justificarla. Todo lo contrario, pues el espíritu historiador remarca siempre lo arbitrario (lo artificial) de toda transformación.

En efecto, aquel texto (en cuya edición tuvieron responsabilidad directa el político e historiador Alejandro Chelén Rojas y el poeta Alfonso Alcalde) dibuja un cuadro del trabajo del gremio de los estibadores que es hoy irreconocible. Este extrañamiento se ve reforzado por los recursos retóricos introducidos que tienen por objetivo reforzar una identidad obrera, afirmando valores como la lucha social, el sacrificio, la valentía, la organización sindical y la filiación del trabajo portuario con el más puro de los linajes proletarios en el imaginario de la izquierda chilena: el proletariado salitrero.

Ese trabajo portuario, tan real como imaginado del que da cuenta el texto de Quimantú, se caracteriza por las conquistas, por los derechos adquiridos, en una palabra,  por su calidad. Hoy sabemos: el trabajo humano en las labores del puerto es cada vez más marginal y de una precariedad compartida con otras actividades laborales del Chile neoliberal.

            El presente libro trabaja con documentos (fundamentalmente prensa local de la época), pero también posee el mérito de provocar hoy testimonios para producir documentos originales. Ante todo, estos poseen el valor de ser testimonios de antiguos estibadores que organizan su recuerdo teniendo como centro de gravedad el mismo presente desde el que los autores se preguntan, junto con tantos otros ciudadanos porteños: ¿por qué Valparaíso está como está? ¿Qué fue de ese “Valparaíso que fue”?

            En la primera parte del libro los autores desarrollan, como he señalado arriba, una explicación genealógica de la actual ruina de la ciudad. Una ciudad por sobre la que transitan millones de dólares anualmente, derivados de su actividad portuaria, de los que no queda en ella ni un dólar. Nuestros gobernantes y sus financistas de campaña antes de modificar la ley y procurar algún grado de tributación local, han preferido en su lugar la invención de patrimonio para impulsar el turismo y maquillar el asunto con iniciativas de “responsabilidad social” de la empresa portuaria.

            La realidad de la ciudad no fue siempre esta. Hubo un tiempo, no tan lejano (la década de los 60 y 70’), en que la ciudad recibía de algún modo parte de la riqueza que se movía en el puerto. Un tiempo en que en Valparaíso había trabajo, no solo en el puerto, sino que derivado de esta misma actividad, en diversas industrias y comercios. Una época que desapareció no del todo “naturalmente”, sino a partir del momento en que la organización de los trabajadores ya no pudo influir más en el aparato del Estado, quedando éste a disposición, primero, de las antiguas fortunas nacionales y los nuevos empresarios que asumían las funciones de un Estado en desmantelamiento y, luego, a disposición de los grupos económicos trasnacionales. Ese momento se inicia en septiembre de 1973.

            Existe un extendido mito, incluso en los mismos trabajadores portuarios, acerca del carácter inexorable del destino de cesantía que se avecinaba desde fines de los 70’: la introducción de las nuevas tecnologías y modos de empacar la carga, tarde o temprano, terminarían por prescindir del trabajo humano. El cálculo es cierto solo en la medida que la organización del gremio estuviese anulada. Así se lo puede entender luego del siguiente hecho registrado en 1978: el 26 de julio visita Valparaíso William H. Chester, dirigente gremial estibador norteamericano (y antiguo colaborador de Martin Luther King), quien quiso reunirse con los trabajadores para intercambiar experiencias, instancia en la que indicó un importante dato: el impacto de los containers en los puertos de Estados Unidos no había provocado cesantía, no cobró ni un solo puesto de trabajo (p. 45).

            Otra mistificación es posible constatar a partir del habitual juicio condenatorio de las prácticas informales de subcontratación por parte de los estibadores en posesión de “matrícula”, sistema conocido comúnmente como de “medios y cuartos pollos”. Es cierto: el pago por el turno de trabajo era tan elevado que un trabajador podía ofrecer a otro sin matrícula el turno pagando la mitad de la remuneración, e incluso éste subcontratado podía contratar a un tercero (un cuarto pollo). Si bien es posible constatar una micro relación de abuso, también es cierto que ese dinero iba a parar directamente a la ciudad (vía comercio, por ejemplo) y alimentaba una vida social bullente. No otro es el origen de la bohemia del barrio puerto (hoy inútilmente hecha resucitar vía turismo). La supuesta solución a este abuso, esto es, la sustracción del derecho a matrícula y la usurpación del derecho a autorizar el trabajo por parte de los sindicatos, no hizo más que amplificarlo. Los beneficiarios cambiaron y se redujeron: ahora ya no serían los obreros dueños de matrícula, sino los empresarios, ya que se pagarían menor sueldo (menos de la mitad del antiguo) y los trabajadores no tendrían derecho a voz ni a voto respecto al destino del puerto.

            En septiembre de 1981 los gremios agrupados en la Comach (Confederación Marítima de Chile) quisieron pedir la intervención de Augusto Pinochet para que éste pudiera modificar algunos aspectos de la Ley N° 18.032. En esa carta expresan:

“Que esta ley despoja totalmente a los trabajadores marítimos de sus legítimos derechos, destroza totalmente su estructura gremial, genera cesantía para todos aquellos que han dado toda su vida en este trabajo, crea crisis económico social del difícil solución, fomenta el odio entre trabajadores, discrimina hasta el punto de que ni las garantías del plan laboral les son dadas a los trabajadores marítimos pues no tenemos derecho a negociar y perdemos todo lo que teníamos en aspecto remuneracional, logrado con sacrificios de más de 50 años”.

            La carta no tuvo respuesta. Con seguridad porque lo que se pretendía con la ley era precisamente lo que los trabajadores exponían a Pinochet como un efecto no previsto.

De este modo se interrumpió también la inyección de dinero del puerto a la ciudad y se desintegró la sociabilidad popular porteña (el resto lo hizo el toque de queda). Si a ésta sociabilidad los autores del presente libro han llamado “esencia porteña”, estamos en condiciones de decir que Valparaíso hace ya tiempo no tiene esencia. Nos hemos conformado a cambio con la cáscara patrimonial, con la cosmética de los edificios antiguos y una particular actividad cultural de clowns, malabaristas, batucadas y carnavales.

            estibadores1 estibadores2 Porque este es un libro capaz de generar todas estas y más disquisiciones en quien lo lea, pero sobre todo porque posibilita una mejor comprensión de lo que nos pasa, es que es una lectura imprescindible para cualquier ciudadano que haya descuidado su memoria. También para recordarle algunas cosas a los que no quieren recordar o recuerdan mal. Pero sobre todo para una nueva generación para los que Valparaíso no es más que una postal, un mero escenario ad-hoc para desplegar la melancolía propia de los sin futuro. Quizá si comprendieran cómo llegó a ser el estado actual de cosas podrían representarse el presente no como un destino fatal, sino como el lugar en que se construye el futuro. Como siempre: arriesgando, peleando y asumiendo.

Anuncios

One thought on “Estiba y Desestiba. Trabajo y Relatos del Valparaíso que fue (1938 – 1981)

  1. Fantastic reading, I feel like crying when I see what is happen in my dear Valparaiso, it just to be so beautifull and look at it now, what a great shame, I think Valparaiso is gone for ever.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s