Discurso desde la Universidad de Valparaíso.* Mario Domínguez

Buenas tardes compañeras y compañeros, autoridades de la universidad, funcionarios y académicos amigos:

“La juventud ya no pide, Exige que se le reconozca el derecho a exteriorizar ese pensamiento propio en los cuerpos universitarios por medio de sus representantes. Está cansada de soportar a los tiranos. Si ha sido capaz de realizar una revolución en las conciencias, no puede desconocérsele la capacidad de intervenir en el gobierno de su propia casa.

Con estas palabras la juventud universitaria de Córdoba en 1918 aununciaba su emancipación respecto de un sistema universitario, colonial y monástico. El problema del rol de las instituciones universitarias era tanto ayer como hoy, en efecto, un debate irresuelto; sabemos sin embargo que dentro de los dimes y diretes tenemos una ventaja no menor: la ventaja de la experiencia, de la cotidianidad, la ventaja de hacer universidad.

¿Cual es la vigencia del grito de los estudiantes de Córdoba hoy, A un año del gran movimiento por la educación que hemos levantado estudiantes, profesores, funcionarios y academicos, comunidades educacionales enteras?

empoderamientoSin duda los problemas son diferentes pero el trasfondo aun no ha cambiado: el hecho de que las naciones y sus gobernantes impongan sistemas educacionales arbitrarios, anti democráticos y excluyentes. La Universidad de Valparaíso sabe mucho de aquello; el 2007 fuimos protagonistas de una crisis que casi lleva a nuestra casa de estudios a la privatización a su crisis absoluta. Las causas eran sin duda el nefasto sistema de autofinanciamiento de las universidades públicas, su incompatibilidad con un modelo educacional de mercado, con un ínfimo financiamiento estatal viéndose obligada a financiarse de los aranceles de sus estudiantes , con una organización interna vertical,cual empresa privada, y un desarrollo académico al servicio de la oferta y la demanda y no a los intereses de las ciudadanas y ciudadanos de su entorno.

La movilización consciente y oportuna de los estudiantes se hizo sentir develando la arbitrariedad, denostando al mercado y emplazando al estado a hacerse responsable de sus universidades.

Queríamos una universidad pública , democrática y al servicio de su pueblo. El proceso de los nuevos estatutos orgánicos de la UV vino a contribuir a ese a ese anhelo. Construidos y refrendados con la participación de toda la comunidad universitaria, los declaramos un triunfo del movimiento estudiantil, los exhibimos como propios, y manifestamos nuestra voluntad de profundizar este proceso de democratización. No queremos instituciones insensibles a las necesidades de su entorno. Queremos comunidades responsables de su porvenir y el de su pueblo.

La vigencia del manifiesto de córdoba es irrefutable, como también es irrefutable que el desarrollo del movimiento estudiantil y universitario en toda Latinoamerica se encuentra intimamente ligado, estrechamente unido a las reivindicaciones de los trabajadores y trabajadoras, pueblos indígenas, y a todo ciudadano o ciudadana que quiera hacer de su porvenir la igualdad y la paz.

Hoy el gran enemigo en nuestro país es el neoliberalismo, concepto abstracto pero con repercuciones practicas, concretas. El Lucro en el sistema educacional se ha transformado en constitutivo de un sistema perverso, su perversión no remite a cuestiones religiosas o morales, remite a cuestiones reales y que dia a dia afectan a tantas y tantas familias chilenas.

El carácter perverso del Lucro lo podemos ver en el condicionamiento de la investigación de las intituciones educativas, en la docencia, en su relación con el medio. Su distorsión radica en la imposibilidad de compatibilizar la ganancia particular con los intereses de todo un país de una nación; la tragedia del sistema educacional chileno consiste en no poder hacerse responsable de las necesidades de sus ciudadanos, de ser un sistema sesgado por la oferta y la demanda,  de producir Artes, ciencias, humanidades, medicina e ingenierias bajo el interes privado y no público.

¿Quien puede determinar que tipo de pensamiento o producción académica de la índole que sea, es más importante que otra?… ¿existen acaso disciplinas de primer y segundo orden?. Para la universidad pública que aspiramos construir no existe una relevancia diferente entre la necesidad de salvar una vida por medio de la medicina y la necesidad de cultivar su espíritu mediante la música y el teatro. En ambas áreas necesitamos la excelencia, porque como vivir es importante, importante también es vivir con memoria y sentido de nuestra historia. Libres de la ignorancia.

Estas cuestiones son las que necesitamos discutir y transformar, instituciones educacionales públicas y al servicio del desarrollo de su país, sean de naturaleza estatal o particular, las instituciones educacionales deben tener un rol público.

Es por eso que nuestra crítica es frontal a las actitudes de este gobierno, que sin conformarse con mantener la herencia neoliberal de los gobiernos pasados, ha profundizado y pretendido legalizar la usura y la ilegalidad del sistema privado de educación. El sistema de acreditación es una vergüenza, sometido reiteradas veces al cuestionamiento publico ha dado rienda suelta a que un puñado de sinvergüenzas pueda lucrar con los anhelos de miles de compañeros sin otorgarles una educación de calidad ni una institución responsable con su entorno… el negocio: los fondos públicos, el cuestionado crédito con aval del estado.

Las universidades públicas, cobijo por derecho propio de los hijos e hijas del pueblo de Chile,  han sido desmanteladas, minimizadas y obligadas a luchar por subsistir teniendo que someterse a esta siniestra lógica de mercado. Las universidades regionales hemos sido las más golpeadas, la UV y la UPLA sabemos de aquello.

A propósito la disputa que siete familias tienen en la Haya por un mar que dicen Chileno, quiero citar a un peruano: José Carlos Mariátegui que relata nuestro sentimiento frente a las reformas hechas y prometidas:

“Pero la Universidad sigue siendo sustancialmente la misma. Y la juventud tiene de nuevo la sensación de frecuentar una Universidad enferma, una Universidad petrificada, una Universidad sombría, sin luz, sin salud y sin oxígeno. La juventud siente que la Universidad es, en esta época de renovación mundial y de mundial inquietud ideológica, una gélida, arcaica y anémica academia, insensible a las grandes emociones actuales de la humanidad, desconecta de las ideas que agitan presentemente al mundo”

Eso podemos decir del sistema educacional actual, es por lo mismo que nos hemos movilizado, es por ello que estamos aquí dando este discurso, frente a todos ustedes.

La Federación de Estudiantes de la Universidad de Valparaíso es una organización dispuesta a la transformación del actual estado de cosas, dispuestos también a construir con todas las organizaciones de la sociedad en conflicto con este modelo neoliberal, dispuestos también a ser parte, a contribuir, ni únicos protagonistas ni caudillos del movimiento social.  Estamos por formar parte de una mayoría nacional transformadora y con vocación unitaria, aquí caben todos y todas los que quieran caminar con nosotros, no excluimos a nadie. Funcionarios y académicos marchan con nosotros, la Feuv para todas y todos sin distinción alguna.

Empoderar

Manifestamos nuestra completa disposición al trabajo con la Central Unitaria de Trabajadores de Chile, con el Colegio de Profesores de Chile y las diversas organizaciones que luchan por una vida digna, hacemos el llamado a la unidad, creemos que las instituciones las hacemos las personas y las mismas personas tenemos que transformarlas…

Abogamos por una mayoría social y política que se plantee democratizar Chile, queremos ser arte y parte. Queremos una nueva constitución democrática que garantice libertad y justicia social para todas y todos, estamos por cambiar el sistema binominal a uno efectivamente representativo de los intereses de las chilenas y chilenos.

Nuestra tarea es ardua, pero será responsable y comprometida, creemos en una educación pública, democrática y al servicio de nuestro país, acogemos esta convocatoria y la hacemos propia.

O como dijeron los estudiantes de Córdoba…

“Los dolores que quedan son las libertades que faltan. Creemos no equivocarnos, las resonancias del corazón nos lo advierten: estamos pisando sobre una revolución, estamos viviendo una hora americana.”

Muchas gracias.

*Presentamos a ustedes el discurso pronunciado  por Mario Domínguez, actual Secretario general de la Federación de estudiantes de la Universidad de Valparaíso. Este discurso se emitió el día Miércoles 19 de Diciembre del presente año, en el cambio de mando de la federación de estudiantes de la Universidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s