Reflexiones en torno un nuevo proyecto institucional para la Universidad de Valparaíso: Un plan estratégico de desarrollo y nuevos estatutos. Por Gustavo Quintana.

La  discusión que se desarrolla en la Universidad de Valparaíso se hace en el contexto de una universidad pública, prácticamente privatizada, que se sitúa dentro de un sistema de educación superior destruido en su esencia.

El detonante de la destrucción del sistema universitario tradicional, donde el estado asumía plenamente su papel de sostén fundamental, es el efecto shock del golpe de estado de 1973 que permite la instalación del modelo neoliberal, actualmente vigente, a partir de 1981.

¿Bajo qué marco desarrollarla discusión? ¿Asumiendo el modelo neoliberal de educación, lo que limitaría esta discusión al marco de la legislación impuesta en 1981 y sus modificaciones posteriores(Decretos de 1981-LOCELGE)

¿Avanzar hasta el nivel de la inmensa mayoría de los países desarrollados considerando el papel preponderante que juega el Estado en la educación de esos países (como lo jugó en Chile hasta 1973).

Para tomar una decisión es útil hacer en primer lugar un análisis comparado entre la contribución del sistema educacional tradicional (con los niveles de calidad que tenía) al desarrollo global del país en contraste con el deterioro de la calidad(a partir de 1981), causal de un divorcio entre los verdaderos objetivos del nuevo modelo y las necesidades reales de la sociedad chilena.

Desde la fundación de la Universidad de Chile, las universidades(indiferentes épocas, a medida que se crean) aparecen ligadas a la reflexión sobre el rumbo de la sociedad y de la cultura nacional, y desde los comienzos de la República contribuyen a erradicar las secuelas del colonialismo, a definir una identidad y a buscar un desarrollo no dependiente.

Con diferentes intensidades, de acuerdo a la evolución social y política de la sociedad, las universidades juegan un papel de actor importante en el desarrollo del país, produciéndose las mayores articulaciones con las necesidades del país a partir del gobierno de Pedro Aguirre Cerda.

La calidad de los profesionales formados en el sistema universitario de esos años permite, en lo económico, emprender tareas como la industrialización de Chile (CORFOENDESA, ENAP, CAP, etc..) la administración y explotación del cobre nacionalizado y la Reforma Agraria,, pasos trascendentales en el camino hacia una mayor independencia.

La preocupación por acrecentar el ritmo de formación de estos profesionales y por democratizar el ingreso a la educación superior se traduce en una política de formación de profesores de calidad en todos los niveles (primario en las escuelas Normales secundarios en los Pedagógicos) permitiendo avanzar en la integración a la educación de sectores cada vez mas amplios, dentro de un sistema donde la gratuidad y la calidad son la norma.

Las universidades de esa época impulsan también de manera muy importante el desarrollo cultural, creando Escuelas de Teatro , la sinfónica y el ballet y contribuyendo a la creación y desarrollo de un ambiente cultural en el que aparecen y se desarrollan gigantes culturales como. Neruda, Mistral, García Huidobro, Matta, Arrau.V. Parra y muchos otros.

Es en este período en el cual la investigación recibe el mayor impulso en toda la historia del país.

En contrapartida, los resultados de casi 30 años de aplicación del modelo neoliberal de educación permiten constatar el empobrecimiento producido en el trabajo universitario, aquilatar los verdaderos objetivos del nuevo modelo y comprender las razones por las que la quiebra del sistema tradicional era una necesidad insoslayable ¿Como debiera responder un sistema educacional ante ¡as nuevas exigencias?

Con el cambio acelerado de la sociedad, sí se quiere mantener un desarrollo con márgenes importantes de independencia se requiere formar profesionales capaces de cuestionar lo tradicional, de pensar crítica, sistemática e independientemente, sin  perder la  capacidad  de trabajar en  equipo;   en  suma, profesionales reflexivos, creativos, con una amplia formación cultural y familiarizados con distintas concepciones del pensamiento.

La formación masiva de profesionales con estas características resulta indispensable para romper con el arquetipo de país exportador de riquezas y productos naturales en bruto y permite dar paso a producir valor agregado y exportar tecnología En un plano más amplio, una formación como la descrita permite tomar conciencia de que la ciencia contemporánea y los avances tecnológicos, no representan sólo fuerza productiva sino que son también armas sociales y políticas de muchos filos y de vastos alcances que pueden afectar la vida misma y la naturaleza de la especie y poder enfrentar en consecuencia, con mayor responsabilidad, los problemas éticos y políticos que se presentarán

¿ Cómo responde el actual modelo a los desafíos planteados?

Lo primero que constata el sistema de educación superior es que el nuevo modelo no ha sido capaz de resolver ni siquiera los problemas de calidad de la enseñanza básica y media, lo que limita la calidad de la formación a nivel superior, como lo acreditan un gran número de mediciones realizadas sistemáticamente (pruebas IALS, PISA, SIMCE MINEDUC, B.M.)

En   la   enseñanza   municipalizada  el   déficit  de   profesores calificados (Filosofía, Historia Ciencias ,…. ) necesitaría de a lo menos 10 años de incremento sustancial en el número de egresados(sextuplicarlo) para ser cubierto, junto al hecho insoslayable que la despreocupación de la lengua materna ha llevado a un analfabetismo funcional que alcanza a un 80% de la población y a un 30 a 40 % de la población universitaria .El mercado ha sido incapaz de resolver este problema y el Estado ha sido marginado constitucionalmente de su solución, transformándose esta insuficiencia esencial en un problema sin solución en los marcos del modelo educacional actual La repercusión de esta enorme falencia se expresa en la educación superior a lo menos de tres formas. La calidad los profesionales chilenos está por debajo de los promedios internacionales, el número de investigadores formados en sus universidades está por debajo del de los principales países latinoamericanos y el de investigadores en ejercicio no alcanza ni a la mitad de los que el actual grado de desarrollo.

Sin embargo el mayor fracaso del modelo neoliberal es su incapacidad irreversible de formar los profesionales con la calidad suficiente y en el número que se requiere para contribuir a la solución de problemas tan vitales para la sociedad como el acceso a una salud, a una educación y a una vivienda de calidad.

Al respecto, además de tragicómico, la caída (sin mayor provocación) del puente Loncomilla a los 6 años de su construcción, contrastando con la resistencia del viaducto del Malleco y del puente Huaiquen (que resistió carga de explosivos sin caer) son ilustrativos y simbólicos de la brutal caída en la calidad del quehacer universitario y de los profesionales que forma el modelo neoliberal, sin olvidar el escarnio público que ha significado la opinión de Presidente de la Corle Suprema sobre la calidad de los nuevos abogados.

Siendo todo lo anterior preocupante y grave para el desarrollo del país, amerita ver con más detención la repercusión de este derrumbe de la calidad académica en la vida o mortalidad de la población, en las insuficiencias insalvables, en calidad y en cantidad, para formar los profesionales de la salud que necesitan los sistemas para atender a toda la población.

Para que el acceso a la salud por parte de la mayoría de la población (que pudiera estar cubierta por el plan Auge) no sea una quimera, se necesita de la formación de médicos en general, y de especialistas en particular (indispensables en la atención integral), en número muy superior al que actualmente se forma .El modelo ha enfrentado este problema a través de la “regulación” que debiera producir el mercado, creándose así nuevas escuelas de Medicina, pero, siendo la formación de un médico muy cara, las nuevas escuelas han terminado preocupándose esencialmente del financiamiento y de los márgenes de ganancias más que de la calidad de los médicos formados. Esta solución del problema deja fuera de ella las capacidades de un 90% de los estudiantes, que estando muy por encima de las de una parte importante de los nuevos médicos no disponen de los recursos necesarios para realizar estos estudios y deja fuera también la participación del Estado, que pudiera actuar sin objetivos de lucro por estar legalmente fuera de! modelo neoliberal de educación.

Así pues, la degradación de la calidad profesional en un área tan sensible como la salud ha llegado a tales límites que personalidades del mundo académico tan calificadas como del rector Rosso de la P.U.C.CH. han debido reconocer que “si tuviéramos un buen sistema de acreditación funcionando varias carreras de Medicina serían cerradas mañana y el problema actual es que dentro de poco estas personas van a estar ejerciendo la medicina” (La Tercera JULIO 2005)

En conclusión, todos los problemas señalados no tienen solución al interior del modelo neoliberal y sólo el avance en un sistema público de educación, controlado y financiado por e! Estado puede revertir la situación

El modelo neoliberal sólo asegura una educación de calidad a una élite (un 4% de la población) que puede pagarla y a grupos ideológicos y políticos que utilizan algunas universidades para formar a sus futuros cuadros, pero esto corresponde a un número muy pequeño de las nuevas universidades privadas . La mayoría de estas nuevas universidades, hijas legítimas del modelo neoliberal, aprovechan esta libertad sin regulaciones para ganar dinero

¿Qué elementos deben considerarse en la discusión que se desarrolla en la Universidad de  Valparaíso?

En primer lugar, la REVISIÓN DEL PROYECTO INSTITUCIONAL debe considerar que la Universidad de Valparaíso debe .ser antes que nada una UNIVERSIDAD PUBLICA situada en el contexto específico de la V región , y de un país subdesarrollado, y avanzar más allá de lo que la legislación estructurada a partir de 1981 permite, principalmente en lo que se refiere a avanzar en la consolidación de un sistema público de educación.

Como Universidad, tiene la misión irrenunciable de formar hombres cultos, solidariamente integrados a la sociedad, y buenos profesionales. Igualmente debe tener presente que, aunque la universidad no sea una institución de investigación y de creación de nuevo conocimiento, están sin embargo indisolublemente ligadas a ellas,   a tal   límite que si estas dos funciones no estuviera integradas a su quehacer, la Universidad no tendría ninguna razón de ser ni perspectivas de cumplir con su misión irrenunciable.

En la revisión del proyecto institucional debe considerarse esencialmente las características de Chile y de la V Región por sobre consideraciones mercantilistas y de autofinanciamiento.

Chile, como país subdesarrollado .incapaz de transformar, hasta el momento, su crecimiento en desarrollo (ni cultural, ni social, ni científico, ni tecnológico ni económico) impone a todas las Universidades públicas la obligación de revertir, en lo cultural, el proceso de pérdida progresiva de una identidad nacional y de una capacidad desarrollar un pensamiento propio e independiente, así como en lo material y social el deber de contribuir en forma relevante a superar su condición de exportador de riquezas básicas y productos naturales y de vendedor de diplomas, formando profesionales capaces de producir valor agregado y tecnología exportable y creándolas condiciones para integrar a la educación superior los mejores estudiantes independientemente de su capacidad de financiar sus estudios (disminución de aranceles hasta la gratuidad de la enseñanza, sistemas de becas .etc..)

En el desarrollo de un nuevo proyecto institucional la universidad debe fijarse como uno de los objetivos principales contribuir significativamente a superar el analfabetismo funcional (que alcanza hasta un 40% de los estudiantes universitarios) y el forado cultural en la conciencia de los chilenos que representa la desaparición progresiva del cultivo de la Filosofía y de la Historia, así como desarrollar una calidad muy por encima de los pobres requerimientos de la ley de acreditación de la calidad.

La V Región, una de las más importantes del país, demanda que sus universidades públicas además de cumplir con los requisitos universales que definen una universidad, respondan a exigencias sociales como formar, en calidad y Nº suficientes, los profesionales que la región requiere, aun cuando deba considerarse la fusión de sus dos universidades públicas en una sola . No es suficiente que la calidad de los profesionales de la salud y de sus médicos estén entre las mejores del país, sino que debe avanzarse en la dirección de cubrir las necesidades de salud de la V Región .Todo lo anterior sin dejar de considerar que en todo su quehacer debe tenerse en cuenta la ligazón que esta universidad tiene con el mar. El desarrollo de este proyecto Institucional requiere de un esfuerzo de transformación al Interior de la universidad (consolidación de la capacidad de creación e in-vestigación, reequilibrio de su quehacer desarrollando con mayor intensidad el área de las Humanidades, desarrollo de las áreas que la ligan a las necesidades de la V Región, ….) pero también de una lucha decidida ante el Estado . Mientras la universidad siga siendo una institución para la formación de una élite de la élite, que considera la educación recibida como un bien personal, no podrá trascender en la sociedad. .Elfinanciamiento de la universidad por el Estado está ligado a la idea de que la educación es un bien social, ai que toda la comunidad contribuye, y la universidad forma profesionales social mente deudores de esta sociedad.

En esta universidad en crisis deben participar todos sus componentes(académicos, estudiantes y no académicos ) y establecer un cogobiemo que asegure que los intereses de todos sus actores serán respetados, así como los de la población en que se desenvuelve.

Sin la movilización decidida de toda la comunidad universitaria y de la V Región para que la universidad de Valparaíso, como universidad pública financiada por el Estado, sea efectivamente la universidad de Valparaíso, toda la discusión iniciada corre peligro de transformarse sólo en una discusión académica sin mañana.

Anuncios
This entry was posted in Agentes Sistema Educacional by Cuadernos de Educación ISSN 0719-0271.. Bookmark the permalink.

About Cuadernos de Educación ISSN 0719-0271.

Como grupo de académicos de izquierda mantenemos desde hace un tiempo una reflexión acerca de la educación superior en Chile. En conocimiento de que otros colegas han estado preocupados por una problemática similar, y han elaborado trabajos al respecto, les invitamos, por medio de esta hoja a debatir en conjunto. Esperamos que este sea el embrión de una futura discusión que no dudamos será enriquecida gracias al debate. Por supuesto que para que este debate rinda frutos, debe incluir a todos quienes estamos por un nuevo sistema universitario, razón por la cual desde ya invitamos a contribuir en números posteriores a quienes entiendan la Universidad de manera no funcional al actual modelo económico. Esperamos que esta publicación sea un aporte para quienes vivimos con entusiasmo y espíritu crítico el quehacer universitario, y ojalá también ella contribuya a instalar en el ambiente académico una discusión que permita resolver profundas contradicciones que todavía se arrastran desde la dictadura, como son los problemas globales de la educación en nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s