Ingreso a la OCDE y ampliación del consejo de rectores para las nuevas universidades privadas. Por Gustavo Quintana

La ministro de Educación ha informado a los rectores del C.R.U.CH. que, “dado que Chile quiere ingresar a la O.C.D.E., será necesario cumplir las recomendaciones hechas por este organismo, es decir, ya que la OCDE califica de anacrónico este Consejo, será necesario ampliarlo a las nuevas universidades privadas”, al margen de que en vísperas de la discusión de una ley de educación superior este anuncio aparezca, por una parte, como una ingerencia abusiva de un organismo extranjero y, por otra, como un intento burdo del gobierno por abortar la discusión sobre la educación superior, este anuncio merece a lo menos un par de reflexiones preliminares antes de realizar un análisis más profundo.

Para visualizar las implicancias de acoger esta recomendación, hagamos, en primer lugar, el ejercicio de visualizar estas nuevas universidades privadas incorporadas al Consejo de Rectores.

Estaríamos ante un desequilibrio monstruoso entre lo que representan académicamente las universidades tradicionales en relación a las nuevas universidades privadas (aprox. un 90% de la investigación universitaria, una mayor cobertura de todas las disciplinas del conocimiento, y una evaluación internacional superior que corresponden al plus de las universidades del Consejo), y también en lo que representan en términos de objetivos y ética de acción. Mientras las primeras están ligadas al desarrollo de la nación y a la construcción de la República, las nuevas universidades privadas, salvo unas seis, cuya calidad es asimilable a la de las universidades del Consejo, el resto accedió a la categoría de “universidad” por la permisividad increíble de la ley de aseguramiento de la calidad, que obvió la creación de conocimiento como función universitaria (basta evaluar fundamentalmente la gestión, y la mayoría de ellas escasamente califican como Inst. Profesionales), o bien, empleando métodos casi mafiosos, como las denuncias en relación al proceso de acreditación de la Universidad de las Américas, entre otras. Mientras lo que distingue principalmente a las universidades del Consejo son sus logros académicos, lo más destacable del nuevo grupo son sus resultados financieros (balances, capacidad de insertar a las nuevas universidades en. verdaderos holdings. compra y venta de universidades, etc…)

Siendo todo el sistema de educación superior bastante elitista, esta característica está mucho más marcada en las nuevas universidades privadas, tanto desde un punto de vista ideológico como económico

En resumen, una mezcolanza como la planteada por el ministro de educación sólo puede contribuir a reducir aun más la calidad del conjunto de las universidades (efecto de la manzana podrida) y a hacerlo aun más elitista (manteniendo la calidad sólo al alcance de una minoría adinerada que no supera el 5% de la población)

La otra reflexión inicial tiene que ver con el carácter casi decisivo que se pretende dar a esta recomendación, donde el desarrollo de Chile dependería de acatarla sin discusión.

A los actuales miembros del OCDE nunca se les hizo esta recomendación, que significa prácticamente establecer el modelo neoliberal de educación en la enseñanza superior, y sería impensable que se efectuase hoy en día, por el abismo que existe entre el peso académico de los sistemas de educación de la inmensa mayoría de los 30 miembros de la OCDE y la ninguna competencia académica que tienen la OCDE y el BM. coautores del estudio sobre la educación superior chilena.

Los miembros de la OCDE son en total 30: tres de América del Norte (EE.UU., México y Canadá), cuatro del Asia-Pacífico (Japón, Australia. Corea y Nueva Zelanda), y los 23 restantes, de Europa (21 de los cuales son de la CEE).

Si analizamos, aunque sea someramente, los sistemas de educación superior de los 21 países de la C.E.E., vemos que se caracterizan por su elevado nivel académico, la calidad de los profesionales y postgraduados que forman, por el hecho que la inmensa mayoría de sus miembros participan activamente en actividades creativas o en la investigación, y porque la ayuda que reciben del Estado (70% de sus presupuestos, en promedio) les permite ya sea una enseñanza gratuita o una oferta muy amplia de becas, y, además, la posibilidad de seleccionar a sus estudiantes en una gama socioeconómica inmensamente más amplia que la chilena, aprovechando así mucho mejor las potencialidades de sus jóvenes.

Entonces ¿qué significa esta recomendación, en qué contexto se realiza, y qué pretende?

Al respecto dos ideas preliminares:

Primero, la aceptación de Chile a esta organización está ligada a tener bajo un mayor control a un país con riquezas estratégicas tan valiosas como el cobre y sus minerales, el agua y las posibilidades energéticas naturales (agua, mar, desierto). La exótica proposición en materia de educación superior está orientada a evitar que Chile pueda llegar a ser un participante “competitivo”, y para ello el modelo neoliberal de educación le es funcional.

En segundo lugar, se estaría produciendo así una colusión entre los intereses de las grandes transnacionales, representadas por el BM y la OCDE, y los de los sectores más conservadores de Chile, para asegurar que el saber no salga de una élite poderosa.

La proposición de aumentar la participación del estado en su financiamiento no se orientaría a consolidar la educación pública y a regular todo el sistema, sino que a permitir que el estado financie también a las nuevas universidades privadas, hijas naturales del modelo neoliberal, y así asegurar una educación meramente tecnológica, acrítica y no creativa, además de un espíritu conformista y consumista para los sectores que no pertenecen a las élites.

Anuncios
This entry was posted in Agentes Sistema Educacional by Cuadernos de Educación ISSN 0719-0271.. Bookmark the permalink.

About Cuadernos de Educación ISSN 0719-0271.

Como grupo de académicos de izquierda mantenemos desde hace un tiempo una reflexión acerca de la educación superior en Chile. En conocimiento de que otros colegas han estado preocupados por una problemática similar, y han elaborado trabajos al respecto, les invitamos, por medio de esta hoja a debatir en conjunto. Esperamos que este sea el embrión de una futura discusión que no dudamos será enriquecida gracias al debate. Por supuesto que para que este debate rinda frutos, debe incluir a todos quienes estamos por un nuevo sistema universitario, razón por la cual desde ya invitamos a contribuir en números posteriores a quienes entiendan la Universidad de manera no funcional al actual modelo económico. Esperamos que esta publicación sea un aporte para quienes vivimos con entusiasmo y espíritu crítico el quehacer universitario, y ojalá también ella contribuya a instalar en el ambiente académico una discusión que permita resolver profundas contradicciones que todavía se arrastran desde la dictadura, como son los problemas globales de la educación en nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s