El compañero Presidente. Por Ricardo López

“La muerte no es ver dad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida”.

José Martí.

Centenario del Salvador Allende (Primera parte).

El 26 de Junio de este año se cumplirán 100 años desde el nacimiento de Salvador Allende.

Gran cantidad de organizaciones políticas y sociales se preparan para rendir el debido homenaje al que fuera nuestro “compañero Presidente”.

Se trata de sumar voces que repongan la verdad histórica, que salgan al paso a los tergiversadores, de ayer y de hoy, empeñados en denostar la figura del Presidente Allende.

Se trata de una tarea de gran envergadura y de carácter revolucionario, pues debemos explicar a la gran mayoría de chilenos, los que no conocieron ni vivieron, la experiencia del gobierno de la Unidad Popular. Se trata de recuperar la memoria histórica del proceso que encabezara Salvador Allende y que significó poner en práctica las mayores transformaciones revolucionarias que el pueblo de Chile apoyara eligiendo como Presidente a Salvador Allende y respaldando el Programa de Gobierno de la Unidad Popular.

Se trata también de salirle al paso a los que buscan pasar mentira por verdad, señalando que: “todos tuvimos la culpa, todos somos responsables”: Es éste el argumento utilizado por aquellos sectores que han renegado de sus propios sueños y que hoy les permite defender el modelo neoliberal, el que ha enterrado todas las conquistas logradas entre 1970 y 1973, reemplazándolas por cesantía, educación, salud y vivienda precarias, y exclusión social y política de los trabajadores y de la mayoría del pueblo chileno.

Este Gobierno quiere una auténtica democracia y una libertad concreta para todos los chilenos. La democracia y la libertad son incompatibles con la desocupación, con la falta de vivienda, con la incultura, con el analfabetismo, con la enfermedad. ¿Cómo se afianza la democracia? Dando más trabajo. Redistribuyendo mejor. Levantando más viviendas. Dando más educación, cultura y salud al pueblo

(Del discurso en el Estadio Nacional con motivo del primer año del Gobierno de la Unidad Popular. 4 de septiembre de 1971)

 

Salvador Allende nace en Valparaíso el 26 de Junio de 1908; su familia es de origen vasco. Su padre y abuelo fueron radicales y masones.

Durante su infancia, y debido al trabajo de su padre, debió estudiar en distintas ciudades: Tacna, Valdivia y Valparaíso (Liceo Eduardo de la Barra). Finalizó sus estudios secundarios en 1924.

Ingresa a la Universidad de Chile a estudiar medicina, culminando en 1933 con la tesis doctoral “Higiene Mental y Delincuencia”.

La vida política de Salvador Allende se inicia tempranamente: es elegido vicepresidente de la FECH en 1930 y hacia finales de la dictadura de Carlos Ibáñez es detenido por su condición de líder estudiantil y férreo opositor a la dictadura.

En 1933 participa en la fundación del Partido Socialista de Chile; dos años después se uniría a la masonería.

Tras el Congreso General realizado en 1936, y con un destacado rol de Allende, el Partido Socialista se integra al Frente Popular, dando inicio a una larga experiencia de alianzas entre el Partido Comunista y el Partido Socialista, ambos partidos con fuerte raigambre obrera.

En el año 1937 es electo Diputado por Quillota y Valparaíso.

Participa en forma destacada en la campaña presidencial de Pedro Aguirre Cerda, siendo el principal responsable de la campaña en Valparaíso.

En Octubre de 1939 es designado por el Presidente Aguirre Cerda como Ministro de Salubridad. En su rol de ministro destaca en la producción y distribución de medicamentos contra enfermedades venéreas, reducción de la tasa de mortalidad por tifus, creación de centros de higiene pública, expansión de las atenciones dentales en escuelas públicas y entrega de alimentos para estudiantes. Es en este período que Allende escribe el texto “Realidad Médico-Social” en el que afirma que la principal variable que incide en el nivel de salud de una población es su nivel socioeconómico. Se gestaban elementos que serían prioritarios en el futuro Programa de Gobierno de la Unidad Popular.

En 1940 contrae matrimonio con Hortensia Bussi Soto.

En 1943 es electo Secretario General del Partido Socialista. El año 1945  es electo senador  por Valdivia, Llanquihue, Aysén y Magallanes. El año 1952 se produce un quiebre en el Partido Socialista: un sector (Partido Socialista Popular) apoya a Carlos Ibáñez y otro sector (Partido Socialista de Chile) levanta en conjunto con el Partido Comunista de Chile y demás fuerzas de izquierda la candidatura de Salvador Allende a la presidencia de la república. Nacía el Frente del Pueblo, que obtuvo una votación del 5,45%. En 1953 terminaba el período senatorial de Allende y de Elías Lafertte. Este último no podía ir a la reelección porque se lo impedía la Ley Maldita, y con el quiebre del Partido Socialista era probable que Allende no pudiese reelegirse. Ante esta situación el PC apoyó la candidatura de Allende a senador por Tarapacá y Antofagasta, resultando elegido con holgura. Se daba inicio a una larga relación de aprecio, confianza, y respeto entre Salvador Allende y el Partido Comunista de Chile.

En 1958 se presenta por segunda vez a disputar la presidencia de la república. La alianza socialista-comunista y otras fuerzas de izquierda habían formado el Frente de Acción Popular (FRAP) y obtiene un 28,5%. La derecha introdujo una cuña en esta elección mediante el financiamiento a la candidatura de un populista, el llamado “cura de Catapilco” (Antonio Zamorano), consiguiendo el objetivo de quitar votos de sectores populares a Allende.

En 1961 es electo senador por Aconcagua y Valparaíso. Y el año 1969 es nuevamente electo senador por Chiloé, Aysén y Magallanes.

El año 1964, se postula por tercera vez a la presidencia del país. En esta oportunidad la elección devino en una cerrada competencia entre Salvador Allende y Eduardo Frei Montalva. La derecha, que había levantado la candidatura del radical Julio Durán, lo abandona y vuelca su votación sobre Frei, con el único objetivo de no permitir el triunfo de Allende y el FRAP. En esta oportunidad las fuerzas populares alcanzan un 38,6% sin poder derrotar la alianza demócrata cristiana con la derecha

La década del 60 y los primeros años del 70 fueron en Chile tiempos de poderosos movimientos obreros, campesinos y estudiantiles. Al fragor de las luchas de estos movimientos se forjó la Unidad Popular, expresión política de la mayor alianza que hayan alcanzado los sectores populares. Si bien todas las fuerzas que la componían levantaron precandidatos presidenciales, al final fue Salvador Allende el abanderado del pueblo.

El 4 de Septiembre de 1970 los ojos del mundo se volvieron hacia Chile: había triunfado el candidato del pueblo que ofrecía un gobierno revolucionario, profundamente democrático, antiimperialista y pro socialista.

El resultado de la elección había resultado muy ajustado: Allende 36,6%, Alessandri 34,9% y Tomic 27,8%.

Esa misma noche Richard Nixon ordenaba emprender las acciones que fueran necesarias para evitar que Allende asumiera la presidencia. La CIA fraguó dos planes: el Track one y el Track two. El primero consistía en lograr que el Congreso eligiese a Alessandri, el cual luego renunciaría, y se llamaría a nuevas elecciones en las que la derecha volvería a apoyar a Eduardo Frei. El track two consistió en generar un clima de inestabilidad política con el objetivo de lograr que las FF.AA. intervinieran y anularan la elección.

El primer plan no prosperó, al lograr la Unidad Popular y la Democracia Cristiana la firma de un Estatuto de Garantías Constitucionales, que buscaba evitar cualquier fractura constitucional en el ejercicio del gobierno por parte de S. Allende. El segundo plan se ejecutó el 22 de Octubre de 1970, resultando en el asesinato del entonces Comandante en Jefe del Ejército, el general René Schneider y sin conseguir el objetivo buscado: la intervención de las FF.AA.

El 24 de Octubre de 1970 se realizó la votación del Congreso Pleno con los siguientes resultados: Allende 153 votos, Alessandri 35 votos, blancos 7 votos.

Allende fue proclamado Presidente Electo, debiendo empezar su período de gobierno el 3 de Noviembre de 1970 y finalizarlo el 3 de Noviembre de 1976.

La obra del Gobierno de la Unidad Popular significó los mayores logros históricos del pueblo chileno, de los trabajadores, de las mujeres, de los estudiantes y de los niños: en tan sólo 1043 días se realizaron las mayores transformaciones revolucionarias de nuestra sociedad, transformaciones que por 8su importancia y vigencia en las luchas populares actuales trataremos en nuestra próxima edición. Aquí estoy para incitarles a la hazaña de reconstituir la nación chilena tal como la soñamos. Un Chile en que todos los niños empiecen su vida en igualdad de por la atención médica que reciban, por la educación que se les suministre, por lo que coman.

Un Chile en que la capacidad creadora de cada hombre y de cada mujer encuentre cómo florecer, no en contra de los demás, sino a favor de una vida mejor para todos (Del mensaje presidencial ante el Congreso Pleno el 21 de Mayo de 1971).

¡Qué gran diferencia entre Salvador Allende y Pinochet y sus secuaces! Pinochet y sus secuaces están pasando a la historia como lo que realmente fueron: traidores, rastreros, asesinos y ladrones, la humanidad entera los reconoce así.

Salvador Allende ha entrado a la historia como él mismo quería: en Agosto de 1970, entrevistado por la periodista Erika Vexler, señaló que le gustaría que lo recordasen como un chileno consecuente; en la última hora de su vida pudo señalar con toda propiedad en su último discurso:

“Siempre estaré junto a ustedes. Por lo menos mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal con la Patria”

 

Bibliografía:

a.   www.nodo50.org/allende

b.   www.salvador-allende.cl

c.   www.memoriachilena.cl

d.   Luis Corvalán“El Gobierno de Salvador Allende”, 1ra ed., SantiagoEdiciones LOM, 2003

Anuncios
This entry was posted in Agentes Sistema Educacional by Cuadernos de Educación ISSN 0719-0271.. Bookmark the permalink.

About Cuadernos de Educación ISSN 0719-0271.

Como grupo de académicos de izquierda mantenemos desde hace un tiempo una reflexión acerca de la educación superior en Chile. En conocimiento de que otros colegas han estado preocupados por una problemática similar, y han elaborado trabajos al respecto, les invitamos, por medio de esta hoja a debatir en conjunto. Esperamos que este sea el embrión de una futura discusión que no dudamos será enriquecida gracias al debate. Por supuesto que para que este debate rinda frutos, debe incluir a todos quienes estamos por un nuevo sistema universitario, razón por la cual desde ya invitamos a contribuir en números posteriores a quienes entiendan la Universidad de manera no funcional al actual modelo económico. Esperamos que esta publicación sea un aporte para quienes vivimos con entusiasmo y espíritu crítico el quehacer universitario, y ojalá también ella contribuya a instalar en el ambiente académico una discusión que permita resolver profundas contradicciones que todavía se arrastran desde la dictadura, como son los problemas globales de la educación en nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s