El lucro en la Educación. Por Ricardo López

La Alianza derechista y algunos sectores neoliberales de la Concertación han centrado sus críticas al proyecto de nueva ley de educación en el tema del lucro.

El diccionario de la Real Academia Española de la lengua define lucro como “ganancia o provecho que se saca de algo”. Los economistas neoliberales dan al lucro una connotación de premio por el riesgo asumido en una iniciativa empresarial, es decir se trataría de una “justa” recompensa por el riesgo de perder activos físicos o monetarios en alguna actividad económica.

La prensa adicta al modelo viene insinuando que el Gobierno usará esta indicación en la ley (fin al lucro en la educación subvencionada) como moneda de cambio para lograr la aprobación general de la nueva ley de educación.

Sin embargo, creo que es de crucial importancia iniciar la discusión sobre el lucro en la educación en todos sus aspectos. Veamos:

Los colegios y liceos subvencionados son financiados por todos los chilenos y especialmente por los trabajadores; ésto ocurre a través de los excedentes del 33% de cobre chileno que aún no es privatizado, como ya se hizo con el 67% restante, y con el pago de impuestos. ¿Por qué tendríamos los trabajadores que financiar actividades privadas garantizando lucro a los sostenedores? ¿Qué riesgos asumen realmente éstos?

¿La inversión que realiza el Estado, con recursos de todos los chilenos, no debiera también esperar una “justa recompensa”? Pues si, esa justa recompensa consiste en que nuestros jóvenes tengan una educación de calidad que los ponga en la misma línea de partida de las oportunidades que tienen los hijos del sector más pudiente de la sociedad. .

Esa justa recompensa también se expresa en que la formación de todos los jóvenes sea incidente en lograr un país más solidario, democrático, justo y con un proyecto de desarrollo sustentable que garantice las mismas condiciones para las generaciones futuras.

Los sostenedores del modelo neoliberal Imperante en Chile se aprestan a defender con todo al lucro en la educación, seguramente ellos dirán que sin lucro no habrá entusiasmo, iniciativa, innovación en la gestión de colegios y liceos.

Sin embargo, la realidad es que con lucro estos sostenedores-empresarios no han sido capaces, durante 26 años, de gestionar y lograr una educación de calidad.

La razón de lo anterior es que estos sostenedores sólo pueden recurrir a dos formas para obtener lucro: obtener financiamiento compartido, es decir, obtener además de la subvención, dineros aportados por los padres y apoderados de sus alumnos; la otra forma es reduciendo costos, lo que en la mayoría de los casos se traduce en salas con mayor cantidad de alumnos, infraestructura deficiente o

 

simplemente inexistente, y una fuerte explotación e inseguridad de los profesores. En ambos casos no se logra un involucramiento positivo y proactivo de padres y maestros en el proceso formativo.

El lucro en la enseñanza subvencionada sólo puede provenir de una educación de mala calidad.

Sin embargo, exigirán que se les garantice utilidades, a pesar de que ellos no garantizan nada: sus “productos finales”, los egresados de 8o básico y 4o medio son víctimas de una verdadera estafa y creo que estamos en condiciones de demandar a los sostenedores ante el SERNAC.

Si quieran hablar de lucro, hablemos también de lucro cesante, cuya definición en la RAE es: “ganancia dejada de obtener como consecuencia del incumplimiento de una obligación. Normalmente debe ser indemnizada por el causante del daño”

La Presidenta Bachelet anunció el pasado 21 de mayo que se inyectaría alrededor de 680 millones de dólares a la educación; esos millones son de todos nosotros, y por tanto debemos exigir las debidas garantías sobre los dineros que vayan a parar a los bolsillos privados de estos sostenedores-empresarios. Si desean mantener el lucro, incorporemos también el lucro cesante causado a los trabajadores y sus hijos.

Los empresarios en Chile se han acostumbrado a obtener pingües ganancias sin correr riesgos de ninguna naturaleza: concesiones mineras a precio de huevo, carreteras concesionadas con garantía de tráfico, monopolio legal de transporte colectivo urbano (Transantiago,Transvalparaíso), y educación pública subvencionada.

La situación la pudimos ver reflejada en noticieros de TV del siguiente modo:

En una de las noticias veíamos cómo eran reprimidos trabajadores que protestaban por la inexistencia de medios de transporte para llegar a sus hogares, y en otra noticia (el mismo día) se podía ver cómo hijitos de los que han obtenido todo el lucro del modelo, corrían en autos de lujo a velocidades excesivas y criminales por las carreteras concesionadas.

Efectivamente la alegría llegó, pero sólo para los dueños del lucro.

Esta receta neoliberal, mantenida a ultranza por los sucesivos gobiernos concertacionistas, debe terminar, y la forma de que ello ocurra es con movilizaciones amplias y transversales de la sociedad.

Los estudiantes de enseñanza media y los estudiantes universitarios deben jugar un rol decisivo, pero también los maestros, los académicos, los padres y apoderados y los trabajadores; sólo una alianza social de esta envergadura podrá lograr el objetivo más trascendente: un sistema nacional y público de educación.

Anuncios
This entry was posted in Agentes Sistema Educacional by Cuadernos de Educación ISSN 0719-0271.. Bookmark the permalink.

About Cuadernos de Educación ISSN 0719-0271.

Como grupo de académicos de izquierda mantenemos desde hace un tiempo una reflexión acerca de la educación superior en Chile. En conocimiento de que otros colegas han estado preocupados por una problemática similar, y han elaborado trabajos al respecto, les invitamos, por medio de esta hoja a debatir en conjunto. Esperamos que este sea el embrión de una futura discusión que no dudamos será enriquecida gracias al debate. Por supuesto que para que este debate rinda frutos, debe incluir a todos quienes estamos por un nuevo sistema universitario, razón por la cual desde ya invitamos a contribuir en números posteriores a quienes entiendan la Universidad de manera no funcional al actual modelo económico. Esperamos que esta publicación sea un aporte para quienes vivimos con entusiasmo y espíritu crítico el quehacer universitario, y ojalá también ella contribuya a instalar en el ambiente académico una discusión que permita resolver profundas contradicciones que todavía se arrastran desde la dictadura, como son los problemas globales de la educación en nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s