Editorial

La vida política del país en estos dos últimos meses ha estado fuertemente vinculada a la crisis que vive la educación nacional en general. Por una parte, la destitución de la Ministra de Educación, Yasna Provoste Campillay, generó un hecho político importante en el país, y marcó el giro hacia posiciones más neoliberales con el nombramiento de la actual ministra Mónica Jiménez de la Jara. Esta asistente social y sostenedora de colegios es manifiestamente partidaria del lucro en la educación, como lo demostró con su voto en el Consejo Asesor Presidencial para la Educación Superior, inclinándose por la moción que especifica: “ha de permitirse la existencia de entidades con fines de lucro y sin él”.  Se soslaya en esta frase que el lucro en la educación se realiza con recursos públicos. Además, la actual ministra, siendo rectora de la Universidad Católica de Temuco, expulsó a 26 estudiantes que habían participado en una toma. Sin duda estos antecedentes no son un buen pronóstico para el movimiento estudiantil, secundario y universitario, que en el período que se analiza ha estado generando movilizaciones de distinto tipo por las consabidas demandas que hasta aquí no han sido escuchadas.

En nuestra Quinta Región, conocidas son las movilizaciones estudiantiles de la educación superior, por mejores condiciones en el transporte escolar y por el retiro del Parlamento de la Ley General de Educación, incluyendo además demandas por la responsabilidad del Estado en la educación, por mayores niveles de democracia universitaria, por la defensa de la educación pública y por el fin al lucro en la educación con recursos públicos. Estas movilizaciones, que incluyen paros y tomas, han alcanzado las cuatro universidades tradicionales de la región. Algunos de estos planteles han planteado exigencias específicas, como es el caso de la Universidad de Valparaíso, donde se ha dado una fuerte lucha contra la corrupción. Es importante destacar que en esta universidad se han movilizado los tres estamentos a través de las respectivas organizaciones que los representan, llegando a fortalecerse algunas de ellas en número y organización, como es el caso de la Asociación de Funcionarios Académicos, que ha visto crecer el número de profesores que participan en las asambleas convocadas.

En la capital, el movimiento “los pingüinos” ha vuelto a movilizarse, aunque no con la intensidad y volumen con que lo hiciera el año 2006, pero sin duda que esta gran variedad de movilizaciones estudiantiles es un síntoma de que algo no anda bien en nuestra sociedad. Las autoridades nacionales y locales suelen culpar a los estudiantes por estas circunstancias, ocultando la verdadera causa de estas expresiones, la cual se encuentra en el actual modelo económico y en la legislación educacional heredada de la dictadura. Ni cambios cosméticos en el modelo económico, ni tenues reformulaciones de la LOCE, producirán la anhelada tranquilidad en la educación nacional. El desarrollo del conocimiento y la tranquilidad para hacerlo requiere de cambios profundos en el modelo y la legislación, y no existiendo la voluntad de llevarlos a cabo de parte de las autoridades políticas, sólo las organizaciones sociales ligadas a la educación podrán doblegar esta falta de voluntad.

El mundo universitario esperó infructuosamente el mensaje presidencial como un calmante a la crisis de la educación superior. Lamentablemente, absolutamente nada se dijo al respecto.

Cuadernos de Educación Volumen trimestral Junio 2008, Año 3 N° 7

Anuncios
This entry was posted in Agentes Sistema Educacional by Cuadernos de Educación ISSN 0719-0271.. Bookmark the permalink.

About Cuadernos de Educación ISSN 0719-0271.

Como grupo de académicos de izquierda mantenemos desde hace un tiempo una reflexión acerca de la educación superior en Chile. En conocimiento de que otros colegas han estado preocupados por una problemática similar, y han elaborado trabajos al respecto, les invitamos, por medio de esta hoja a debatir en conjunto. Esperamos que este sea el embrión de una futura discusión que no dudamos será enriquecida gracias al debate. Por supuesto que para que este debate rinda frutos, debe incluir a todos quienes estamos por un nuevo sistema universitario, razón por la cual desde ya invitamos a contribuir en números posteriores a quienes entiendan la Universidad de manera no funcional al actual modelo económico. Esperamos que esta publicación sea un aporte para quienes vivimos con entusiasmo y espíritu crítico el quehacer universitario, y ojalá también ella contribuya a instalar en el ambiente académico una discusión que permita resolver profundas contradicciones que todavía se arrastran desde la dictadura, como son los problemas globales de la educación en nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s